¡OYE!

Orar con la biblia

El Amor en la Trinidad

¡MIRA!

El Papa en Asís

El auténtico camino de s. Francisco

¡VEN!

¿Quieres conocernos?

vocaciones franciscanas

¡TOCA!

Abiertos al mundo

Misiones Franciscanas

¡SIENTE!

Milicia Inmaculada

Espacio de encuentro y oración

¡TOMA!

Materiales

materiales de Pastoral

La Bendición de San Francisco

bedicion

La bendición de San Francisco al hermano León es uno de los tres autófrafos que se conservan del Santo de Asís. Ésta y las alabanzas al Dios altísimo se conservan en el Sacro Convento de Asís y la carta que San Francisco escribió al hermano León se guarda en la catedral de Espoleto.

La Bendición de San Francisco es un pergamino de diez centímetros de ancho por catorce de largo en el que se lee:

El Señor te bendiga y te guarde;
te muestre su faz y tenga misericordia de ti.
Vuelva a ti su rostro y te conceda la paz.
El Señor te bendiga, hermano León.

En un inventario de las reliquias del Sacro Convento de Asís, terminado y firmado el 15 de febrero de 1338, se recuerda un marco de madera con cristal “con la bendición que San Francisco dio a su compañero el hermano León”. En otro inventario de 1473, la bendición se halla ya en un relicario de plata: “en el que se halla el escrito de mano de San Francisco”. Actualmente se conserva en un relicario de plata del siglo XVII en la Capilla de las Reliquias de la Basílica de San Francisco en Asís.

Según cuenta Tomás de Celano en su segunda Leyenda de San Francisco: “Uno de los compañeros del Santo deseaba con mucho afán tener por escrito, para que le confortase, alguna de las palabras del Señor, acompañada de una breve anotación manuscrita de San Francisco. Creía, en efecto, que con eso desaparecería una tentación molesta que lo atormentaba. Aunque se consumía en este deseo, le daba pavor descubrirlo al Santo; pero a quien no se lo manifestó el hombre, se lo reveló el Espíritu.

bendicion

Un día llama el bienaventurado Francisco al hermano y le dice: “tráeme papel y tinta, porque quiero escribir unas palabras del Señor y sus alabanzas que he meditado en mi corazón”. En cuanto los tuvo a mano, escribió de su puño y letra las alabanzas de Dios y las palabras que quiso, y, por último, la bendición para el hermano, a quien dijo: “Toma para ti este pliego y consérvalo cuidadosamente hasta el día de tu muerte”. Al instante desaparece del todo la tentación” (2C. 49).

Este compañero de Francisco era el hermano León, natural de Asís, que fue secretario y confesor del Poverello. Después de la muerte de San Francisco estuvo en diversos conventos, como en el de San Simón de Espoleto, donde deja la carta que le escribió San Francisco. Reside también en La Porciúncula, donde muere el 15 de noviembre de 1271. Fue enterrado en el Sacro Convento.

La bendición que escribe Francisco, poco después de la impresión de las llagas, es la bendición solemne sacerdotal del libro de los Números (cfr. Núm. 6, 24-27). La firma con la TAU, cuyo trazo vertical divide el nombre del hermano León.

El hermano León anotó posteriormente en el pergamino con tinta roja: “El bienaventurado Francisco escribió de su puño esta bendición para mí, hermano León”. Y debajo del cráneo, signo del primer Adán salvado con la muerte en cruz del segundo Adán, Jesús, el hermano León apunta: “También de su puño hizo el signo TAU y la cabeza”.

Valentín Redondo