• La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 17
  • Imagen Slider 8
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Subscríbete a nuestro boletín y recibe siempre nuestras últimas novedades
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



“Ella”: El mejor antídoto contra yo

 
En la festividad de la Inmaculada Concepción del pasado 8 de diciembre tuvimos el gozo de que 80 nuevos mílites españoles se consagraran a la Inmaculada: en Roma, en Granollers y en Murcia.
 
Compartimos con vosotros el precioso y bello testimonio de lo vivido y sentido por uno de ellos en ese dia, en el que entregó total y completamente su vida a La Inmaculada .
 
Que su ejemplo de lo vivido nos sirva a todos para fortalecer nuestra entrega total y completa a La Virgen.
 
¡ Gracias Joaquín por compartir con nosotros lo vivido y darnos la oportunidad de asomarnos a tu corazón, que ahora está totalmente lleno de Ella !
 
 
“ELLA”: EL MEJOR ANTÍDOTO CONTRA “YO”
 
Cuando era muy pequeño tenía claro que era frágil, que no podía avanzar sin apoyarme en la mano que, atenta a mis titubeantes pasos, me acompañaba de manera imperceptible pero constante, y continuaba mi caminar errático, inseguro, pero confiado en que, si caía, esa mano estaba presta a levantarme, a consolarme, a limpiar mis heridas, a desinfectarlas, a enjugar mis lágrimas, a escuchar mis quejas inconexas, infantiles, y a, finalmente, acunarme en su regazo, hasta que me quedaba dormido, reconfortado al oír el latido de su corazón que me transmitía seguridad y alivio.
 

Conforme crezco, y gracias a esa confianza que mi madre me transmite, voy sintiéndome más seguro y capaz de hacer cosas por mí mismo, y voy siendo más independiente, y rompiendo ese cordón umbilical invisible que aún me liga a ella, que pasa de ser mi apoyo, mi muleta, mi consejera, a ser la pesada que me enseña lo que está bien y lo que no, la que no me deja llegar a la hora que yo quiera, la que me recuerda que debo ordenar mi habitación, servir a los demás en la mesa antes que a mí mismo, estar pendiente de los demás, ser considerado con el prójimo ….” los demás, el prójimo …”.
Pero yo, a medida que cumplo años, cada vez sigo menos esos consejos, porque “yo ya soy mayor de edad”, “yo tomo mis decisiones”, “yo no le tengo que dar explicaciones”, “yo sé lo que hago”, y otra serie de determinaciones que tienen a mi querido y admirado “yo” como protagonista. Y sin darme cuenta, “yo” va sustituyendo a “mi mamá”, porque ya soy alguien maduro, adulto, con experiencia, y estoy, en definitiva, encantado de haberme conocido.

Y mi madre va quedando en un rincón de mi vida, con su pesadez, sus manías y su incapacidad para entender los tiempos que vivimos, de los que YO soy un gran experto, por supuesto.

Los errores, los golpes, los accidentes, los desengaños, las frustraciones, el alejamiento de ella, y de los demás, para centrarme en la adoración a mi dios YO, son lo siguiente. Y ella me lo recuerda siempre que le dejo: “los otros. No YO”.

María, la Madre por excelencia, me recuerda que dejar el YO es la única manera de entregarme a la verdadera felicidad. Ella no me sermonea; me da una clase práctica de dejarse hacer, y me pide que haga lo mismo, para ayudarme a abandonar ese YO al que tanto me cuesta renunciar.
 

El pasado día 8 de diciembre, en el Eremitorio de Nuestra Señora de la Luz, en la sierra que flanquea el sur de la ciudad de Murcia, pedí a María  que me volviera a coger de la mano, que me guiara en mi caminar vacilante, que me consolara y limpiara en mis caídas, y que reforzara ese cordón umbilical que nunca ha dejado de existir con ella, aunque me empeñe en ignorarlo, y hasta en cortarlo. Me cobijo bajo su manto para que ella me proteja y, a cambio, le consagro todo mi ser, todo lo bueno y lo malo que hay en mí.
 
Quiero hacer real el “fiat” que fue el referente de su vida en la Tierra, sin preguntas, sin demanda de explicaciones, sin vehemencia, haciéndose la última la que era la primera, la Bendita entre todas las mujeres.

San Maximiliano Kolbe, el “loco de la Inmaculada”, fue mi inspiración para ello. El se percató muy bien de que no era posible encontrar a Cristo sin antes imitar a Su Madre, en cuya vida YO fue un personaje olvidado, inexistente. Él lo creyó y, sobre todo, lo vivió, y no lo dejó pasar como un discurso con bonitas palabras y violines de fondo: lo hizo carne en su vida.

El Hermano Héctor, con su paciencia y su capacidad para transmitir ese entusiasmo por las enseñanzas del santo polaco, me ayudó a comprender mejor el amor que, contagiado por el de Ella, fue el motor de su vida. Y es justo reconocer que, sin su labor, sin su reflexión y su discernimiento, muchas cosas de las que he aprendido nos hubieran pasado desapercibidas.
 

Fue inmensa la alegría que la Consagración a la Inmaculada me regaló, la sensación de que  mi vínculo con Ella se hacía más estrecho me puso la carne de gallina,  porque decía en voz alta que quería volver a ser su niño indefenso que sentía en su amparo la verdadera seguridad, que quería hacer real el “Hágase Tu voluntad” del Padre Nuestro. Y para ello, qué mejor que tener como referente a un ser humano (excepcional, pero humano al cabo) que puso todo su empeño en imitar, y en dejarse hacer, por Aquella que es el mejor medio para imitar a nuestro auténtico modelo: Cristo.

Y ahora es cuando empieza lo bueno."
 
Joaquín Montesinos
Mílite de la M.I. en España desde el 8 de diciembre de 2016
Grupo M.I. Murcia

 

 

 

 

175º Aniversario de la aparición de la Virgen del Milagro

 

ratisbonne virgen

 

“Si tuviese que contar el episodio de mi conversión, una sola palabra bastaría: ¡el nombre de María! Este hijo de Abraham, encontró la vida, la gracia y la felicidad en Roma”. Así relata el propio Alfonso T. Ratisbonne, cómo la Santísima Virgen abrió su corazón a la fe católica, únicamente con su presencia. Como diría Ratisbonne tras la aparición de la Inmaculada, “Ella no dijo nada, pero yo lo entendí todo”. El 20 de enero celebrábamos con inmensa alegría la fiesta de la Virgen del Milagro, conmemorando aquella aparición de la Madre de Dios al judío Alfonso T. Ratisbonne, en la Basílica de S. Andrea delle Fratte.

Para la Milicia de la Inmaculada, este santo lugar es de notable importancia. Según fuentes italianas cercanas a esta Basílica, San Maximiliano Kolbe recibió la primera inspiración de fundar la Milicia de la Inmaculada, cuando su maestro, el P. Stefano Ignudi, describió la aparición de la Virgen a Alfonso Ratisbonne, el 20 de enero de 1917. A este hecho hay que sumarle que, ante el altar de la Virgen del Milagro, el P. Kolbe celebró su primera misa, el 29 de abril de 1918. Él mismo lo recuerda en sus escritos: “Hoy, ya que es el aniversario (20 de enero), celebré la santa misa, en el altar donde la Inmaculada se apareció a Ratisbonne. Ahí mismo había celebrado mi primera santa misa” (EK 224, Carta de SMK a la Comunidad de Niepokalanów, Roma, 20-I-1930).

Este año, celebramos el 175º aniversario de esta aparición de la Virgen del Milagro. El pasado 1 de enero, en la Solemnidad de la Madre de Dios, el Papa Francisco pidió que le llevaran la imagen de la Virgen del Milagro que custodia S. Andrea delle Fratte, para orar ante Ella. Al igual que nuestro Santo Padre y tantos santos que han peregrinado a este santo lugar (San Juan Pablo II, San Maximiliano, Santa Teresita del Niño Jesús, Santa Teresa de Calcuta, el Beato John Henry Newman…) acerquémonos también nosotros a Nuestra Madre Inmaculada. Como hizo aquel 20 de enero con su hijo Alfonso Ratisbonne, bastará únicamente su presencia, su mirada, su sonrisa… para que su gracia entre en nuestro corazón.

 

Adjuntamos la historia de la conversión de Alfonso T. Ratisbonne, ante la Virgen del Milagro, en la Basílica de S. Andre delle Fratte:

Alfonso Tobie Ratisbonne (1812-1884), abogado, banquero muy rico, judío pero libertino. Despreciaba particularmente a la Iglesia Católica y al clero. Resentía que su hermano Teodoro se había convertido y ordenado sacerdote.
En 1842, Ratisbonne se encontraba en Roma. Allí se encontró con el Barón De Bussiéres, francés converso del protestantismo, hombre devoto y consciente de su responsabilidad de evangelizar. Este le contó de los milagros que estaban ocurriendo por medio de la Medalla Milagrosa. Pero Ratisbonne lo rechazó tildándolo de supersticioso.  
El Barón no se dio por vencido y desafió a Ratisbonne a someterse a una simple prueba sobre la eficacia de la medalla. Debía llevarla y rezar el Memorare todos los días. Ratisbonne, ante la insistencia del Barón y para demostrar que nada le iba a persuadir a convertirse, se puso la medalla.  El Baron un grupo de amigos se comprometieron a rezar por la conversión de Ratisbonne. Entre ellos, el conde Laferronays, que estaba muy enfermo y ofreció su vida por la conversión del “joven judío”.  Ese mismo día entró en la Iglesia y rezó 20 Memorares por esa intención, sufrió un ataque al corazón, recibió los sacramentos y murió.
El día siguiente, el 20 de enero de 1842, el Barón se encontró con Ratisbonne cuando iba a la iglesia de Sant Andrea delle Fratte, cerca de la Plaza de España en Roma, para hacer los arreglos de un funeral. Los dos entraron en la iglesia y Ratisbonne se quedó mirando las obras de arte mientras su amigo estaba en la rectoría. De pronto, el altar dedicado a San Miguel Arcángel se llenó de luz, y se le apareció, majestuosa, la Virgen María, tal como en la imagen de la medalla que llevaba al cuello. El se arrodilló y se convirtió. Mas tarde escribió: "Una fuerza irresistible me llevó hacia ella. Ella me pidió que me arrodillara. Ella no dijo nada pero yo lo entendí todo"  Cuando el barón regresó de la rectoría se encontró a su amigo orando de rodillas con gran fervor frente al altar de San Miguel. Ratisbonne entonces le dijo que deseaba confesarse y prepararse para entrar en la Iglesia. El 31 de enero recibió el bautismo, la confirmación y la comunión de manos del Cardenal Patrizi.

La conversión de Ratisbonne fue muy famosa y tuvo gran impacto en una cultura muy influenciada por el racionalismo, que rechaza las realidades espirituales. En 1847 Alfonso Ratisbonne fue ordenado sacerdote jesuita. Su hermano  inspirado por su conversión fundó la congregación de “Nuestra Señora del Sión”, con sede en Israel, cuyo carisma es la evangelización del pueblo judío (Romanos 11, 25-26).

El San Miguel del altar del milagro en San Adreas de Fratte ha sido remplazado por una gran pintura de la Virgen según Ratisbonne la describió. (San Miguel fue movido a otro lugar de la misma iglesia) El Papa Juan Pablo II visitó y oró en el altar de la aparición.

Fuente:http://www.corazones.org/maria/ratisbonne_medalla_milagrosa.htm

 

ratisbonne

Sierva de Dios VERÓNICA ANTAL

 
Verónica nació el 7 de diciembre de 1935 en Rumanía. De su pueblo natal procedía también el Fray José Pal del grupo de los 6 cofundadores de la M.I. Al día siguiente de su nacimiento, solemnidad de la Inmaculada Concepción fue bautizada. ¡Desde sus primeros días su vida estuvo unida a María!
Verónica creció con sus padres. Era una niña normal, le gustaba jugar, estudiar y sobretodo disfrutaba los momentos de oración en familia.  Poco a poco se fue incrementando en su corazón el amor a Jesús Sacramentado y la Virgen Inmaculada. Ya Dios iba formando a su pequeña hija en el Espíritu de la M.I.
A los 16 años comienza a formar parte del coro parroquial. Participando de la vida en su parroquia conoce la obra de San Maximiliano Kolbe y no duda en entregar su existencia en  manos de la Inmaculada y se convierte en Mílite.
Muy pronto Verónica sintió el llamado a la Vida consagrada, pero no lo pudo realizar por diversos motivos, sin embargo oyendo el consejo de su director espiritual decide consagrarse en la Orden Franciscana Seglar y hace un voto privado de Castidad. En el patio de su casa construye una pequeña celdita y se dedica allí a la Oración.
Los que la conocieron, cuentan que su amor a la Eucaristía la llevaba a movilizarse a píe hasta 8 kilómetros, incluso en invierno cuando las temperaturas son extremadamente bajas en esa región. Dado que la Iglesia de su pueblo no era parroquia y por ende no se celebraba la Eucaristía diaria, esta chica llena de amor por Jesús y deseosa de recibirle no dudaba en levantarse a las 4:00am e ir caminando hasta la parroquia más cercana.
 
El 23 de agosto de 1958 haciendo el recorrido de vuelta a casa, después de haber participado en la Misa, el joven Pavel Mocanu, que estaba enamorado de ella y enloquecido de pasión por esta hermosa joven, la abordó e intentó forcejearla para que ella accediese a sus deseos carnales y al negarse rotundamente, decidió quitarle la vida. La joven fue apuñalada 24 veces. Cuando encontraron su cuerpo al día siguiente, tenía aferrado a sus manos una camándula con la que iba rezando el rosario.
En la autopsia comprobaron que el joven por más que quiso no mancilló la pureza de esta valiente mílite.

Ella al igual que el padre Kolbe ha sido coronada en el cielo con la corona blanca y roja de la pureza y el martirio que mereció por su fidelidad en la tierra, mientras tanto esperamos que la Iglesia reconozca pronto su santidad y martirio. Que ella interceda para que en estos 100 años de la M.I. muchos jóvenes se animen a seguir su ejemplo entregando sus vidas a Jesucristo por manos de la Inmaculada.

Fuente:http://miliciadelainmaculadacolombia.blogspot.com.es/2016/12/sierva-de-dios-veronica-antal.html

 

Centenario de la Milicia de la Inmaculada: 1917-2017

 

logo centenario El año 2017, año en el que se celebra el centenario de la fundación de la Milicia de la Inmaculada, nos invita a valorar la preciosa herencia del pensamiento y de las obras que el p. Kolbe realizó y que consignó a los sucesores. Él hizo que pudiesen continuar existiendo y expandiéndose fundando una asociación, la Milicia de la Inmaculada. Un apecto determinante de la vida de la M. I. lo representa la misión, una dimensión que desde siempre ha caracterizado este movimiento y que representa su pasado y futuro. La misión era y es un aspecto prioritario en el camino de la asociación kolbiana y consiguientemente es importante encuadrar en la óptica misionera el itinerario vivido en estos cien años y también las perspectivas futuras en perfecto estilo kolbiano. He aquí las significativas palabras de San Maximiliano: "La M.I. (ésta es la sigla derivada de la denominación latina: "Militia Immaculatae", es decir, Milicia de la Inmaculada) tiende, en efecto, a hacer que todos lleguen a ser santos. En toda esta actividad lo que más llama la atención es la orientación mariana, que es la conseccuencia de una exacta comprensión de la misión de la Inmaculada (EK 1220).


La M.I. tiene un proyecto simple y eficaz: ¡la santidad de todos! Esto se consigue rezando, trabajando y ofreciendo el propio compromiso y el propio apostolado, a fin de favorecer un mayor fervor en los creyentes en Cristo, comprometidos en un itinerario sustancioso de fe, y de promover la posibilidad de un camino espiritual en el Señor a quienes están alejados de su amor. Se trata de la respuesta de Kolbe y de sus compañeros ante la delicada situación social, política, económica y religiosa de su tiempo. La M.I. se pone como elemento resolutorio y propulsor a las grandes problemáticas que afligen a la humanidad y a la Iglesia de aquel periodo. Hay que resaltar el extraordinario abandono a la Providencia divina y a María del joven fray Maximiliano y de sus confrades, quienes, con pocas fuerzas disponibles, soñan y están seguros que la Inmaculada sacará adelante aquel proyecto que ellos vislumbran, en aquel famoso 16 de octubre de 1917, solamente en una fase embrionaria.


Kolbe enseña a quien quiere comprometerse hoy en la misión que es posible utilizar cualquier instrumento legítimo para difundir los contenidos evangelicos. La prensa, la radio, el arte: para el santo no hay límites al anuncio y al testimonio del amor de Cristo y de la Inmaculada. Él trasicende la predicación tradicional, demostrando que el apostolado puede realizarse con los medios más sofisticados, hallados y adaptados para los fines misioneros. En definitiva, para el mártir polaco la evangelización no es algo estandarizado, sino algo dinámico e innovador: ésta se mueve en virtud de las posibilidades de escucha del hombre. El trabajo apostólico no puede tener límites de espacio y de tiempo, se cumple en cualquier lugar y con la máxima participación de personas que comparten el mismo ideal y la misma finalidad evangelizadora. Todo el mundo es tierra de misión, para lo cual es necesaria la mejor formación teológica y cultural a fin de permitir el mejor impacto a los destinatarios del mensaje evangélico. El misionero es aquel que piensa y actúa en grande, sostenido por la gracia divina. Kolbe sueña en grande y por esta razón la M.I. y sus otras iniciativas apostólicas nacen con una finalidad de un alcance amplio y con una dimensión universal. La asociación kolbiana, fiel al mensaje de su fundador, sigue estando animada por la sensibilidad a los “signos del tiempo” y por la búsqueda continua para encontrar medios para un testimonio y una comunicación incisiva y actualizada del mensaje cristiano imperecedero, atravesado por el carismo kolbiano e impregnado de la espiritualidad mariana.

Fr. Raffaele di Muro

Presidente del Centro Internacional de la Milicia de la Inmaculada

(fuente: http://www.mi-international.org/centenario.html)

Cursillo de Franciscanismo 2016

Los pasados 27, 28 y 29 se llevó a cabo en El Pardo (Madrid) un  curso de Franciscanismo y que debido a la conmemoración del 75º aniversario del martirio de san Maximiliano M. Kolbe y el 100º de la fundación de la Milicia de la Inmaculada, giró en torno a la figura de San Maximiliano Kolbe.

El tema central que daba título al curso ha sido:
“NO OLVIDÉIS EL AMOR”
KOLBE: el hombre, el fraile, el “loco” de la Inmaculada, el mártir de la caridad

El cursillo de franciscanismo de este año ha querido dedicarlo a conocer una poco más a este santo hermano nuestro, cuya vida fue como  una semilla preparada por años de entrega sin descanso, por horas y horas de oración, por fatigas y desvelos apostólicos sin número, hasta caer en tierra, morir y dar fruto en Auschwitz.

El verdadero deseo de su enorme corazón de apóstol no fue otro que “ganar el mundo entero y cada alma para la Inmaculada y, a través de ella, para el Corazón de Cristo”. La vida, las enseñanzas espirituales y la entrega de su vida por amor del “patrón de nuestros difíciles tiempos”, como le llamó el Papa san Juan Pablo II, son para nosotros fuente de inspiración para nuestra vocación franciscana y de renovado impulso apostólico y evangelizador.

El programa del cursillo ha sido:

MARTES 27
14:00 Comida
16:15 Hora intermedia

16:30 Ponencia: “El discípulo no es más que su Maestro”. Teología
del martirio. Monseñor Juan Antonio Martínez Camino SJ,
obispo auxiliar de Madrid

18:30 Tiempo personal
19:30 Eucaristía y vísperas
21:00 Cena
22:00 Película o documental sobre el p. Kolbe

MIÉRCOLES 28

08:00 Oficio de lecturas y laudes
09:00 Desayuno

10.00 Ponencia: “Se vive una sola vez. Es necesario ser santos”.
Orígenes y vocación franciscana de Raimundo Kolbe.
Fr. Gonzalo Fdez.-Gallardo OFMConv

12:00 Ponencia: “La Inmaculada, ¡he aquí nuestro ideal!”.
San Maximiliano Kolbe y la Inmaculada Concepción.
P. Félix López HM (Hogar de la Madre)

14:00 Comida
16:15 Hora intermedia

16.30 Ponencia: “Por Cristo estoy dispuesto a cualquier
sufrimiento”. La fuerza del testimonio del padre Kolbe: consagración
religiosa, urgencia del apostolado y martirio en Auschwitz.
P. Félix López HM

18:00 Tiempo de reflexión y coloquio con los ponentes
19:30 Eucaristía y vísperas
21:00 Cena y velada fraterna: tómbola, cantos, dulces, etc.

JUEVES 29

08:00 Oficio de lecturas y laudes
09:00 Desayuno

10:00 Comunicación: “Pertenecer totalmente a Cristo por medio de
la Inmaculada”. La Milicia de la Inmaculada en el mundo y en España
hoy. D. Miquel Bordas, Presidente de la M.I. en España

12:30 Eucaristía final y consagración a la Inmaculada
Fr. Ángel Mariano Guzmán, Ministro provincial

Este curso ha sido una oportunidad preciosa para conocer un poco más a nuestro querido santo.

 

 

 

¡ Feliz Cumpleaños San Maximiliano Kolbe !

En un día como ayer, dicen que en una mañana gris y fría, en la localidad polaca de Zdunska Wola (en aquel entonces bajo el dominio ruso), el 8 de enero de 1894 nació el fundador de la Milicia de la Inmaculada.

El mismo día fue bautizado en la parroquia local de la Asunción de Nuestra Señora con el nombre de Raimundo Kolbe.

Nació para el cielo el 14 de agosto de 1941 como mártir de la caridad en el campo de concentración nazi de Oswiecim (Auschwitz).

San_Maximiliano_Kolbe

¡ Feliz cumpleaños Padre Kolbe !

 

San Maximiliano Kolbe, ¡ruega por nosotros!

María, Madre de Dios

¡ Qué gózo comezar el año celebrando a María como Madre de Dios !

¡ Ella es eterna bendición de Dios para nosotros, cauce de toda la Gracia, de todas sus gracias !

¡ Feliz año 2017 !

¡ Dios nos bendice !

 

Oración a María Madre de Dios

Santa María, Madre de Dios, tú has dado al mundo la verdadera luz, Jesucristo,

tu Hijo, el Hijo de Dios. Guíanos hacia Él.

Enséñanos a amarle de verdad y a confiar en Él,

a contarle nuestros deseos y esperanzas,

nuestras alegrías y sufrimientos, nuestros errores y pecados,

y nuestra gratitud por todo lo bueno y bello,

y que de esta manera esté siempre ante nuestros ojos

como punto de referencia en nuestra vida.

Amén.

¡FELIZ NAVIDAD! Con la Inmaculada al Pesebre...

FELICITACION NAVIDAD MI 2016 copia

¿Qué pensabas tú, oh Inmaculada, cuando por primera vez acostaste al Divino Niñito en aquel poco de heno? ¿Qué sentimientos inundaban tu corazón mientras lo envolvías en pañales, lo estrechabas al corazón y lo amamantabas?

            Tú bien sabías quién era aquel Niño, ya que los profetas habían hablado de Él, y tú los entendías mejor que todos los fariseos y los estudiosos de la Sgda. Escritura. El Espíritu Santo te había donado una inteligencia incomparablemente mayor que la de todas las demás almas juntas. Además, ¡cuántos misterios sobre Jesús habrá revelado única y exclusivamente a tu alma inmaculada ese Espíritu Divino que vivía y obraba en ti!

            Ya en el momento de la Anunciación la Sma. Trinidad, por medio de un ángel, te había presentado de manera clara su plan de redención y había esperado tu respuesta. En ese momento, ¡sabías perfectamente a qué dabas tu consentimiento, de quién ibas a ser Madre!

            Ahora lo tienes ante ti, en forma de débil recién nacido.

            ¡Qué sentimientos de humildad, de amor y de agradecimiento debieron de colmar tu corazón... mientras admirabas la humildad, el amor y el agradecimiento del Dios Encarnado hacia ti!

            ¡Llena, te ruego, también mi corazón de tu humildad, de tu amor, de tu agradecimiento!

(EK 1236, Echo Niepokalanowa, 24-XII-1938)