• La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 17
  • Imagen Slider 8
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Subscríbete a nuestro boletín y recibe siempre nuestras últimas novedades
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



Ven a los "Sábados con la Inmaculada"

 
Este próximo 31 de enero e, a las 11:30, tendrá lugar en Madrid, en la Parroquia de "Ntra. Sra, del Rosario" (Colonia Batán) un nuevo encuentro de los "Sábados con la Inmaculada" de este curso 2015, organizado por La Milicia de La Inmaculada en España.
 
Será encuentro de oración, de la mano de María, para realizar una potente alabanza a Dios Padre, una adoración profunda a Jesús Eucaristía, una invocación confiada al Espíritu Santo, sanador de todas nuestras heridas y enfermedades del cuerpo y del alma.
 
En el camino de conversión, la alabanza es algo clave: la alabanza te saca de ti, en alabanza puedes intuir la gravedad de tu pecado, puedes vislumbrar hasta dónde ha llegado el amor de Dios por ti, vas dejando que este Amor te posea, y con este Amor aprendes a amarte a ti y a los demás de una manera nueva, generosa, alegre, hasta poder decir con verdad: no me quitan la vida, la doy.
 
El Señor quiere regalarnos los mismos signos que en los comienzos de la predicación apostólica, pero necesita que creamos en Él, que borremos toda duda, y Él actuará, mejor, Él está actuando, ¡atrévete a verlo! ¡Atrévete a dejarte inundar de su Santo Espíritu, como María, y como Ella verás las maravillas de su Amor y proclamarás que su Misericordia es eterna! 
 
Todos los que amáis a nuestra Madre Inmaculada.
Todos los que buscáis a tientas en las sombras una respuesta que de sentido a vuestra vida.
Todos los que queréis aumentar vuestro amor al Señor Jesús, a través de su Madre.
 
Todos, seais quienes seais, estais invitados. ¡ Tu Madre te espera !. ¡ Ven !

 

 

 

¡ La Inmaculada nos ama !

 
Para meditar, rezar, interiorizar y acrecentar nuestro amor a María, leamos este precioso escrito de nuestro fundador San Maximiliano María Kolbe:
 
" Queridísimos hijos, cómo desearía decirles, repetirles lo buena que es la Inmaculada, para poder alejar para siempre de sus pequeños corazones la tristeza, el desaliento interior, el abatimiento. La sola invocación “María”, acaso con el ánimo sumergido en las tinieblas, en las arideces, y hasta en la desgracia del pecado, ¡qué eco produce en su Corazón que tanto nos ama! Y cuanto más infeliz es el alma, hundida en sus pecados, tanto más este Refugio de los pobres pecadores como nosotros, la rodea de cariñosa y solícita protección. Pero no se aflijan nunca si no sienten tal amor. Si quieren amar, ésta es ya una señal segura de que están amando; se trata sólo de un amor que procede de la voluntad. También el sentimiento exterior es fruto de la gracia, pero no siempre sigue inmediatamente a la voluntad. Puede venirles, queridos míos, un pensamiento, casi una triste nostalgia, una súplica, un lamento. “¿Quién sabe si la Inmaculada me ama todavía?” ¡Hijos amadísimos! Se lo digo a todos juntos y a cada uno en particular en su nombre, anótenlo bien, en su nombre: Ella ama a cada uno de ustedes, los ama mucho y en todo momento sin excepción alguna. Esto, queridísimos hijos, se lo repito en su nombre.  Ámala, Ámala a la Inmaculada. Ella te hará feliz. Fíate de ella sin límites. "

 

A 121 años del nacimiento de San Maximiliano Kolbe

Hoy hace 121 años que nació San Maximiliano María Kolbe
 
 
Nuestro santo nació en la población de en Zsdunska- Wola el 8 de enero de 1894, cuando Polonia ni siquiera existía como nación. Austria, Rusia y Alemania se repartían su territorio.

Fruto del amor de sus padres: María Dabrowska y Julio Kolbe. Ambos eran tejedores. Se casaron en 1891 y tuvieron cinco hijos varones de los que sobrevivieron tres: Francisco, Raimundo (nombre de pila del futuro padre Maximiliano) y José.

No fue fácil la vida de los Kolbe. El trabajo artesanal no podía competir con las modernas máquinas, por lo que se vieron obligados a emigrar. En el espacio de nueve años vivieron en al menos seis lugares diferentes entre Lodz y Pabianice, hasta su instalación definitiva en ésta última ciudad, cerca de una importante fábrica.
El padre montó un pequeño negocio y a ratos cultivaba un trozo de tierra arrendado. La madre trabajaba en la fábrica y en su tiempo libre reforzaba la escasa economía familiar ejerciendo como comadrona. La pobreza no les impedía conservar con dignidad su carácter de familia católica tradicional. Ellos mismos se ocuparon de la educación de los hijos con ayuda de la parroquia, donde Raimundo ayudaba como monaguillo. Las escuelas no eran obligatorias, enseñaban en ruso y eran demasiado caras para la clase obrera. Sólo en 1904 enviaron a Francisco, que ya tenía 12 años, a la escuela de la fábrica para hacer los estudios primarios, porque querían que fuese sacerdote. Al año siguiente ocupó su lugar el más pequeño, mientras el mayor pasaba a la escuela comercial de Pabianice.
 
A Raimundo le tocó quedarse en casa. Tenía diez años y era muy vivaracho y desenvuelto y algo travieso. Mientras sus padres iban al trabajo y sus hermanos al colegio, él limpiaba la casa y se ocupaba de la cocina.
 
Como todos los niños de su edad, también él se planteó el problema de su futuro: sus hermanos, al menos, estudiaban; pero él: ¿Qué podía esperarse de él? Un día su madre le regañó por algo que no hizo bien: "¿Qué va a ser de ti?", le dijo. Aquella pregunta le dolió. Su madre no hizo caso al principio, pero empezó a notar que Raimundo se acercaba con frecuencia, sin hacerse notar, a un altarito que tenían en casa, y allí rezaba llorando. Siempre se le veía serio y pensativo. Viendo aquel comportamiento tan impropio de su edad, temiendo que estuviese enfermo, le obligó por fin a decirle lo que pasaba.
 
Llorando de emoción, respondió el pequeño: "Mamá, cuando me reprendiste, le pedí mucho a la Virgen que me dijera lo que iba a ser de mí. Luego en la iglesia se lo volví a pedir. Entonces se me apareció la Virgen con dos coronas en la mano, una blanca y otra roja. Me miraba con cariño. Me preguntó si quería aquellas dos coronas. La blanca significaba que perseveraría en la pureza. La roja, que llegaría a ser mártir. Yo le respondí que las aceptaba las dos".
Este secreto, celosamente guardado durante toda su vida, revelado después de su muerte por su madre, ilumina la vocación del padre Kolbe. El doble ofrecimiento de la Virgen daba un sentido claro a su existencia, aunque eso no le resolvía demasiado las cosas. Por delante tenía un largo camino de maduración y discernimiento, no exento de peligros y de posibles equivocaciones. Solamente la presencia de María, tan familiar desde entonces, le animaría a seguirlo sin miedo.
Fuente: Biografía Fray Tomás Gálvez O.F.M.Conv.
 
 
 
El resto de su vida no por ya conocida por todos nosotros nos debe dejar de soprendernos cada dia más: su temprana vocación de entrega de su vida a Cristo, su fuego misionero y de apostolado que le llevó a fundar la Milicia de la Inmaculada, su increíble y loco amor a la Inmaculada, la entrega de su vida hasta el martirio por amor a los demás en el campo de concentración de Auschwitz.
 
San Maximiliano, padre nuestro de la Milicia de la Inmaculada; en este dia en que viniste al mundo y tu vida fue una gran luz pra los hombres de nuestro tiempo; tus hijos de la Milicia de la Inmaculada del siglo XXI, te pedimos que tu ejemplo de santidad nos ayude a llevar a todos los hombres y mujeres del mundo, el mensaje de amor que nuestra Madre Inmaculada tiene para cada uno de ellos: ¡Que son amados locamente por Dios por ser hijos suyos!
 

 
 
San Maximiliano María Kolbe, ¡ ruega por nosotros !
 
 

Dios se hace niño...¡ Feliz Navidad !

 
A todos los que amáis a La Inmaculada y nos seguís desde esta humilde web, os deseamos de todo corazón una muy ¡ Feliz Navidad !
 
 
"He aquí que una Virgen está encinta y dará a luz un hijo

 

y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa Dios con nosotros"
Isaías 7,14

Imágenes de la película "Natividad" (2006)
 

 

! FELIZ DIA DE LA INMACULADA 2014 ¡

¡ FELIZ DIA DE LA INMACULADA !
 
 
 
Roguemos a nuestra Madre María Inmaculada, en este dia tan especial para todos los que formamos parte de la Milicia de la Inmaculada, que nuestro amor por Ella crezca, crezca y crezca cada día más, hasta que nos enamoremos perdidamente de Ella y de Su Hijo.

Que durante todo este día no dejemos de acordarnos ni un sólo segundo de Nuestra Madre María y consagremos toda nuestra vida a Ella.
 
ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A LA INMACULADA DE SAN MAXIMILIANO KOLBE
 
"OH Inmaculada, reina del cielo y de la tierra,
refugio de los pecadores y Madre nuestra amorosísima,
a quien Dios confió la economía de la misericordia.
Yo (n.n) pecador indigno, me postro ante ti,
suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y
posesión tuya.

A ti, Oh Madre, ofrezco todas las dificultades
de mi alma y mi cuerpo, toda la vida, muerte y eternidad.
Dispón también, si lo deseas, de todo mi ser, sin ninguna reserva,
para cumplir lo que de ti ha sido dicho:
"Ella te aplastará la cabeza" (Gen 3:15), y también:
"Tú has derrotado todas las herejías en el mundo".
Haz que en tus manos purísimas y misericordiosas
me convierta en instrumento útil para introducir y aumentar tu gloria
en tantas almas tibias e indiferentes, y de este modo,
aumento en cuanto sea posible el bienaventurado
Reino del Sagrado Corazón de Jesús.
Donde tú entras oh Inmaculada, obtienes la gracia
de la conversión y la santificación, ya que toda gracia
que fluye del Corazón de Jesús para nosotros,
nos llega a través de tus manos".

Ayúdame a alabarte, OH Virgen Santa
y dame fuerza contra tus enemigos."

 

Intención Mensual MI 2015 - Enero

Ha comenzado un nuevo año y con él vamos a ir acompañados de María en todo momento.
 
 
Desde la casa madre de la Milicia de la Inmaculada Internacional nos ofrecen a lo largo de estos 12 meses del 2015 una serie de intenciones, que en el fondo son virtudes que como cristianos tenemos que seguir cultivando toda nuestra vida, para que las vayamos reflexionando y llevando a nuestras vidas.
 
Al comienzo de cada mes iremos publicando esas intenciones en nuestra web.
 
Como mensaje e intención que debemos grabar en nuestro corazón para todo este año 2015, tenemos el de nuestro Asistente Internacional de la Milicia de la Inmaculada, el Padre Raffaelle Di Muro:

"Para que los que creen en Jesús
tengan la certeza
de que es posible alcanzar la unidad
a través de gestos cotidianos de comunión"
 
 
La comunión fraterna se realiza mediante los pequeños gestos de cada día. Lo enseña San Maximiliano Kolbe, cuya experiencia espiritual se caracterizó por una infinidad de actitudes simples que siembran comunión. Pensando en su experiencia en Roma, entre 1912 y 1917, el joven franciscano y futuro mártir de la caridad favorece la comunión entre sus jóvenes hermanos que en él ven un modelo de caridad y paciencia. Lo admiran por las calles de Roma, durante el paseo comunitario de los frailes en formación, en el reprender delicadamente a cuantos blasfeman y se dejan llevar por estas expresiones. Lo que sorprende es su sensibilidad y el deseo profundo de que todos conozcan el amor del Señor y de la Inmaculada.
 
 
Lo vemo como un joven fraile comprometido en la actividad de la prensa en Niepokalanów, en el sostener con gestos delicados y sinceros a sus hermanos comprometidos en el trabajo apostólico y en las fatigas de la vida en el convento. Los frailes que vivieron con él en la Ciudad de la Inmaculada polaca atestiguan que cada uno de los numerosos religiosos que compartieron su misión tenían por él un gran afecto y estima: a todos amaba y buscada valorizar a partir de los talentos de cada uno. Un día, mientras tenía el servicio de guardián se dio cuenta que los hermanos panaderos se arriesgan a enfermarse debido a su agotadora actividad física y compra para ellos una máquina amasadora que todavía hoy se utiliza para confeccionar el pan. Aquella maquinaria rudimentaria es un himno a la bondad y al cuidado del santo que se manifiesta en las pequeñas vivencias de cada día.
 
En Auschwitz ayuda a todos los que tienen dificultades físicas y espirituales acompañando de diversos modos a aquellos que eran mayormente probados. Los que han conocido a Maximiliano en el campo de concentración atestiguan que la luz de la caridad se irradiaba aún antes del acto supremo del martirio. El amor del Padre Kolbe es capaz de irradiar sentimientos de unidad y hacer reinar la armonía también entre personas de credos y procedencias diferentes. Eso ocurre en Japón cuando está comprometido con el trabajo de la prensa y en la difusión de El Caballero de la Inmaculada. Sus primeros colaboradores son de procedencias y pensamientos muy diferentes de las suyas, sin embargo logra instaurar armonía y equilibrio a través de las pequeñas y significativas acciones de profunda caridad. San Juan Pablo II afirmó justamente: «Desde los años de la juventud lo invadía un gran amor a Jesús y un gran deseo de martirio. Este amor y este deseo lo acompañaron a lo largo del camino de su vocación franciscana y sacerdotal, a la cual se preparaba tanto en Polonia como en Roma. Este amor y este deseo lo siguieron a través de todos los lugares del servicio sacerdotal y franciscano en Polonia, y también en el servicio misionero en Japón» (Homilía en ocasión de la canonización de San Maximiliano Kolbe, n. 4).
 
 
El testimonio del Padre Kolbe va en esta dirección: día a día estamos comprometidos a construir con paciencia una «telaraña» de pequeñas actitudes de bondad que contribuyen a difundir sentimientos de unidad. La comunión fraterna se favorece también hacia aquellos que pueden ser considerados «enemigos». Son muy fuertes estas expresiones de San Maximiliano, escritas en El Caballero de la Inmaculada (en su edición polaca) en diciembre de 1922, donde extiende su benevolencia no solo a quienes sostienen la revista sino también a aquellos que se oponen: «Damos muchas gracias y un cordial “Dios se lo pague” a través de la Inmaculada a todos aquellos que de alguna manera, con el consejo, la pluma, o cualquier actividad han ayudado al Caballero en su lucha por los más altos ideales espirituales. Sin embargo, nosotros no deseamos lo mejor solo para estas personas. Con la misma caridad nos dirigimos a quienes han sido enemigos del Caballero e incluso a quienes han hecho lo posible para que no saliera. A todos ellos los perdonamos de corazón (…)» (EK 1021).
 
 
La enseñanza del mártir polaco es particularmente luminosa para las personas de hoy, a menudo «contaminadas» por la manía del egoísmo y la autoafirmación. El santo nos enseña que para construir puentes de unidad es fundamental realizar gestos cotidianos inspirados en la caridad y el máximo respeto al prójimo. En la sociedad multicultural en la que vivimos, la propuesta de Kolbe nos parece particularmente actual. Los creyentes en Cristo pueden redescubrir la belleza de la comunión entre ellos desde los más simples gestos cotidianos, que consolidan los vínculos de caridad al interno de la comunidad de los creyentes y de la sociedad en general.

Para la reflexionar
-    ¿Cuáles son los pequeños gestos mediante los cuales busco difundir sentimientos de unidad y de caridad?
-    ¿Creo en la unidad de todos los creyentes y en la armonía nueva que puede liberar a la humanidad del egoísmo y del deseo de dominio de los hermanos?
-    ¿Qué me dice el ejemplo de San Maximiliano? ¿Qué aspecto de su vida me habla de unidad?
-    ¿Mi pertenencia a la MI me estimula a ser hermano sincero y constructor de bien hacia las personas que encuentro?
-    ¿De qué manera busco superar las «barreras» que se interponen entre mí y los hermanos?
 
 
 

¡ Feliz 2015 ! Caminémoslo con María

Hace 6 dias celébrabamos con alegría el nacimiento de nuestro Dios hecho niño.
El pasado 28 de diciembre festejamos el dia de la Familia más Sagrada y más plena de toda la historia. La formada por Jesús, La Inmaculada y San José. Dia en que miles y miles de familias en toda España se echaron a la calle para proclamar y anunciar a nuestra sociedad cual es el modelo de familia querida por Dios.

Pues el dia 1 de enero, dia en que el nuevo año es ya una realidad; la Iglesia, como Madre y Maestra que es, nos invita a empezar el año nuevo cogidos de la mano de María y celebrando la fiesta con el atributo mayor que jamás nunca a una criatura se le pueda conceder: ser verdadera y realmente Madre de Dios. La "Theotokos".

Como cristianos y enamorados de La Inmaculada, no debería pasarnos desapercibido ese grande y hermoso dia, en que el año nuevo comienza bajo el manto de la Virgen.

Así todas las fiestas que estamos viviendo estos dias: la Natividad, la Sagrada Familia, esta de nuestra Madre de Dios y la que vendrá de la Epifanía, forman un todo por el misterio insodable de Amor que es La Encarnación: Dios hecho hombre.

¡Dejémonos acompañar en este 2015 y caminémoslo cogidos de la mano de nuestra querida Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra y de San Maximiliano Kolbe!.

¡ Feliz 2015 !
MI España

Intenciones MI-2014 - mes de Diciembre

Para que el nacimiento de Jesús nos muestre que en la encarnación
Él se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza
 
 
 
«¿Quién se atrevería a suponer que Tú, oh Dios infinito y eterno, me amaste desde siglos, más aún, antes de los siglos? Aunque yo no existía todavía, tú me amabas ya y, justamente por el hecho que me amabas me llamaste de la nada a la existencia... Para mí creaste los cielos tachonados de estrellas, para mí la tierra, los mares, los montes, los ríos y muchas cosas hermosas que hay sobre la tierra...
Sin embargo esto no te bastaba. Para mostrarme de cerca que me amabas con tanta ternura, bajaste del Cielo a esta tierra llena de lágrimas, llevaste una vida de pobreza, fatigas y sufrimientos y, en fin, despreciado e insultado, quisiste ser colgado entre los tormentos en un lúgubre patíbulo... ¡Oh Dios de amor, me redimiste de esta manera terrible, pero tan generosa!.
Todo esto no te bastaba todavía. Tu corazón no consintió que yo debiera únicamente nutrirme con los recuerdos de tu amor ilimitado. Permaneciste en esta tierra en el Santísimo Sacramento del Altar y en la comunión te unes estrechamente a mí bajo forma de alimento... compenetras mi alma, le das fuerza y la alimentas... ¿Quién se atrevería a suponer tales prodigios?.¿Qué podrías darme todavía, oh Dios, después de haberte ofrecido con toda tu persona a mí?. Tu Corazón, ardiente de amor hacia mí, te sugirió otro don más... Tú nos has ordenado hacernos como niños si queremos entrar en el Reino de los Cielos (cfr. Mt 18,3). Tú sabes bien que un niño necesita una madre: Tú mismo has establecido esta ley de amor. Tu bondad y tu misericordia han creado para nosotros una Madre, personificación de tu bondad y misericordia infinitos y desde la Cruz nos la diste y nos entregaste a Ella como hijos. ¿Quién podrá permanecer lejos de ti si encuentra una Madre en su camino? ¿Quién no alcanzará con Ella el Paraíso?.
Miremos dentro de nosotros mismos. ¿Acaso no es verdad que cada vez que nos hemos ofrecido con toda el alma a la Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, ha entrado siempre la paz en nuestro corazón?... ¿no es verdad que cuanto hemos sido tentados y hemos recurrido a Ella con confianza nuestra voluntad ha recibido ayuda y no se ha sometido?... ¿no ha sido precisamente así?. Quien no lo haya experimentado todavía, que pruebe, que lo vea, que se dé cuenta personalmente: ¡comprobará lo potente y lo buena que es la Madre de Dios y Madre nuestra! También nuestra, nuestra Madrecita»
 
San Maximiliano Kolbe (EK 1145).

En este escrito Maximiliano contempla lo que representa para el hombre la Encarnación y sus maravillosas consecuencias.
¿Qué significa para nosotros la Navidad?. Jesús se hizo uno de nosotros, se hizo semejante a nosotros, restaurando la humanidad caída en el pecado. Él nos mostró el camino de la santidad, con palabras y obras, y finalmente dio su vida por nuestra salvación. Su amor no se detiene aquí: ha asegurado su presencia hasta el fin del mundo a través del sacramento de la Eucaristía. Y como si eso no fuera suficiente, nos dio una Madre, para que pudiéramos tener un ulterior signo de su bondad y ser acompañados en nuestro camino hacia la vida eterna.
 
 
Maximiliano canta las alabanzas de Dios y agradece su inmensa bondad; él está muy atento a los dones divinos y está dispuesto a acogerlos con la máxima confianza. «Agradece» personalmente al Todopoderoso por el amor que mostraba hacia él y hacia todos los hombres. La benevolencia divina se manifesta enormemente, según el martir de Auschwitz, mediante la redención obrada en la muerte y resurrección de Cristo. La gratitud del Padre Kolbe se difunde poéticamente e insistentemente por los dones de los Sacramentos y de la Palabra que ofrecen al hombre la posibilidad de percibir constantemente la presencia y la caridad de Dios.
 
En definitiva, el franciscano polaco expresa su agradecimiento por el don de la Inmaculada, en cuanto 0 ue su mediación y su presencia materna se revelan como fundamentales para el camino de todo creyente. Es realmente emblemática la conclusión del santo: esta invocación colma de júbilo. Esta certeza es posible justo porque está motivada y animada por la fe que representa el «lente» para admirar y contemplar lo que el Señor realiza en favor de la humanidad.
 
De acuerdo con la enseñanza de Maximiliano, la  oración cristiana permite una reflexión constante sobre los elementos de la fe profesada que se arraigan profundamente en el corazón y en la mente, porque son accesibles a todos dada la simplicidad de este tipo de oración. El santo se describe, en todas las etapas de la vida, siempre dispuesto a rezar y a participar con fervor de la celebración de la Misa, a la cual no renuncia, a costa de su misma vida, incluso en el campo de concentración. En ese lugar de tinieblas vive el Santo Sacrificio clandestinamente y medita los beneficios que el Todopoderoso ha concedido a la humanidad a lo largo de la historia de la salvación. La contemplación de la benevolencia divina fortalece su fe y le permite infundir la paz y la alegría a los prisioneros y morir heroicamente en el lugar de un padre de familia.
 
 
 
Para reflexionar
 
 
- La humildad del Señor ¿me estimula a donarme generosamente?
- Mirando a San Maximiliano, ¿cómo puedo propagar el amor de Cristo?
- ¿Cómo puedo hacer de mi vida una ofrenda a Dios y a los hermanos?
- ¿Cómo puedo ser pobre entre los pobres como Maximiliano en Auschwitz?
- ¿Con qué gestos se concretiza mi meditación sobre la Encarnación y la Natividad?
 
 

Novena a La Inmaculada 2014 - 8º dia

DÍA 7-Dic: LA ALEGRÍA

 
Texto bíblico: (Lucas 1, 46-48) "Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios mi Salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz."

 

REFLEXIÓN: Dios se complace en María sobre todo por su humildad. Cada momento y cada acontecimiento de su vida Ella lo supo vivir como don de Dios para aceptar y amar.

 

De los escritos de San Maximiliano Kolbe:"Que cada caída, aunque sea gravísima y repetida, nos sirva siempre y solamente como escalón hacia una perfección más alta. Por esto sólo, en efecto, la Inmaculada permite una caída, para curarnos del orgullo, de la soberbia, y para empujarnos a la humildad y hacernos de tal manera más dócil a las gracias divinas."
 


Gesto: Demostremos hoy a los demás la alegría de ser cristianos y de sentirnos hijos de una Madre que nos ama con locura.

Jaculatoria: ¡ María, Madre mia, qué dulce es tu nombre !. ! Qué nunca mis labios dejen de repetir tu nombre !

Rezo del Santo Rosario