• La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 17
  • Imagen Slider 8
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Subscríbete a nuestro boletín y recibe siempre nuestras últimas novedades
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

Hoy celebramos la festividad de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa


Esta fiesta es realmente significativa para todos aquellos que formamos la Milicia de la Inmaculada; ya que nuestro querido Padre Kolbe quiso adoptar como forma de apostolado de nuestro movimiento, el que conquistáramos el corazón de todos los hombres y mujeres del mundo, através de la entrega amorosa de la medalla de la Virgen Milagrosa...auténticas "balas" para la conversión de los corazones, que usaba San Maximiliano Kolbe.

En palabras de nuestro santo y fundador:

"En distintas ocasiones la Santísima Virgen María ha ayudado a sus hijos y ha ofrecido diferentes maneras de alcanzar más fácilmente la salvación y la liberación de los demás del yugo de Satanás. Ahora, en la era de la Inmaculada Concepción, la Santísima. Virgen ha entregado a la humanidad la Medalla Milagrosa, la cual, por medio de innumerables curaciones y sobre todo de conversiones milagrosas, confirma su procedencia celestial. Al manifestarla, la Inmaculada misma prometió muchísimas gracias a todos aquellos que la llevaran; y ya que tanto la conversión como la santificación son gracias divinas, la Medalla Milagrosa es el mejor medio para alcanzar nuestro fin. Ésta constituye, pues, la mejor arma de la “Milicia. (EK 1248)

 

Qué nunca falte colgada de nuestro cuelllo y en nuestros bolsillos, para entregarla en toda ocasión a nuestros hermanos los hombres, este regalo del cielo que nos llegó directamente de las manos de La Inmaculada, en forma de medalla.

ORACIÓN A LA VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA

Virgen Milagrosa, gracias por estar hoy con nosotros.
Nosotros queremos abrir nuestro corazón a todos.
Queremos que seas nuestra mejor amiga,
compañera de camino, Madre nuestra.
Madre nuestra:
Ya que estás con nosotros,
que encuentres en cada uno de nosotros una casa.
Comparte nuestros momentos alegres
y nuestros días grises.
Ayúdanos a superar nuestros problemas
y a salir de las situaciones que nos quitan la alegría.
Te pedimos que cuides nuestra vida,
nuestros actos
y nuestras actitudes.
Que todo ello sirva para bien del prójimo
como hizo tu Hijo, Jesús.

¡Todo por amor a ti, Madre Inmaculada!

Preciosa canción que nos narra el momento en que comienza el martirio de nuestro querido San Maximiliano Kolbe en la terrible celda de la muerte, en el campo de concentración de Auschwitz.

Que su ejemplo de entrega a La Inmaculada, incluso hasta el martirio, nos ilumine en nuestro caminar hasta llegar a Cristo.

 

 

María, ¿sabías?

 

 
Preciosa canción sobre la Virgen María y su Hijo, nuestro Señor.
 
Que esta preciosa canción nos ayude a profundizar en el misterio amoroso
de la unión entre los Corazones de Jesús y María
 
¡ Qué hermoso cuando la música nos eleva y ayuda a rezar !
 
 
 
Para que podamos reflexionar, meditar y rezar con esta canción ponemos las letras en inglés y en castellano

 

== Mary, did you Know? ==
 
Mary, did you know that your Baby Boy would one day walk on water?
Mary, did you know that your Baby Boy would save our sons and daughters?
Did you know that your Baby Boy has come to make you new?

This Child that you delivered will soon deliver you.
Mary, did you know that your Baby Boy will give sight to a blind man?
Mary, did you know that your Baby Boy will calm the storm with His hand?
Did you know that your Baby Boy has walked where angels trod?
 
When you kiss your little Baby you kissed the face of God?The blind will see. And the deaf will hear. The dead will live again. The lame will leap. The dumb will speak
The praises of The Lamb.
Mary, did you know
that your Baby Boy is Lord of all creation?
Mary, did you know
that your Baby Boy will one day rule the nations?
Did you know
that your Baby Boy is heaven's perfect Lamb?
The sleeping Child you're holding is the Great, I Am

== ¿ María sabías? ==

María, ¿sabías que tu bebé caminaría un día sobre el agua?
María, ¿sabías que tu bebé salvaría a nuestros hijos e hijas?¿Sabías que tu bebé vino para hacerte nueva?


Que ese niño que tú diste a luz, pronto te traería a la LuzMaría, ¿sabías que tu bebé dará la vista a un hombre ciego?
María, ¿sabías que tu bebé calmará una tormenta con su mano?¿Sabías que tu bebé ha caminado por donde los ángeles pisaron?


Que cuando besabas a tu pequeño niño besabas el rostro de Dios.¿María, sabías? ¿María, sabías?Los ciegos verán, los sordos oirán
Los muertos volverán a vivir
Los paralíticos saltarán,
Los mudos hablarán las alabanzas del Cordero.María, ¿sabías que tu bebé es el Señor de toda la creación?
María, ¿sabías que tu bebé gobernará un día las naciones?¿Sabías que tu bebé  es el Cordero Perfecto del cielo?
Que el Niño dormido que sostienes es el Gran YO SOY

 

 

María: Reina de la Iglesia Purgante

MES DE NOVIEMBRE

Mes dedicado a recordar a nuestros hermanos difuntos

En este mes de noviembre consagrado a los fieles difuntos, provistos de nuestro Rosario, atémonos con ardor a la Virgen María, Reina de la Iglesia sufriente, y pidamos por su liberación.

La liturgia de la Iglesia nos invita especialmente, en este mes, a rezar por la Iglesia sufriente: son todas los almas que se encuentran actualmente en el estado intermedio del Purgatorio y que necesitan de nuestras oraciones y de nuestras mortificaciones, para borrar lo más pronto sus penas temporales debidas a sus pecados, perdonados pero no expiados aquí abajo.

No es un mes de tristeza ni de luto: es un mes de ardiente súplica para que, por María, nuestra Madre Iglesia libere a sus hijos difuntos, para que Dios, que es todo Amor les acoja lo antes posible en la Vida Eterna.

Ayudados por el magisterio de nuestros obispos, ofrecemos la homilía del Obispo de Córdoba, Don Demetrio Fernández, que impartió el 1 de noviembre de hace un año por este motivo.

POR NUESTROS DIFUNTOS
Don Demetrio Fernández, obispo de Córdoba


"La fe cristiana nos enseña que hemos nacido para vivir eternamente, primero en la etapa de la vida terrena, después en la etapa eterna con Dios y con los hermanos. Y que nuestra suerte depende del amor de Dios misericordioso y de nuestras obras en correspondencia a ese amor. Dios nos ha creado para la vida, y para la vida feliz en la eternidad del cielo. Ahora bien, no nos llevará con El forzadamente, sino por la colaboración libre de nuestra voluntad y nuestros actos. La fe nos habla de “otra vida” más allá de la muerte, pues no acaba todo con la muerte, sino que seguiremos viviendo para siempre.

El culto a los difuntos se basa en esta certeza. Si no creyéramos en la otra vida, a qué viene la veneración y el culto a los difuntos. Pues no se trata simplemente de un recuerdo nostálgico de aquellos con los que hemos compartido una etapa –más o menos larga- de nuestra vida pasada, sino de la certeza de que están vivos, a la espera de una plenitud, que llegará en el último día de la historia de la humanidad. Los difuntos nos hablan, por tanto, no sólo de pasado, sino de futuro. Allí donde ellos han llegado, llegaremos cada uno de nosotros, no sabemos cuándo.

La vida del hombre sobre la tierra reviste ese tono de dramatismo, por el hecho de estar sometido a fuerzas contrapuestas, que le llevan a la lucha entre el bien y el mal en su propio corazón y en el escenario de la historia de la humanidad. Nacidos para el cielo, nacidos para Dios, el hombre experimenta la tentación constante de apartarse de Dios, porque lo considera su rival, corriendo el riesgo de perderse eternamente. En esta lucha dramática, la más importante de nuestras tareas, nuestra preocupación estriba en aprender a amar de verdad, para saciarnos plenamente de Dios, que nos llama al amor eterno. Pero también constatamos que muchas veces nos invade el egoísmo, el desamor, todos los vicios capitales, que nos apartan de Dios y de los hermanos.

De nuestros hermanos, que han cruzado el umbral de la muerte, tenemos la certeza de que algunos ya están con Dios, han llegado a la meta con éxito pleno. Son los santos, muchos de los cuales han sido canonizados por la Iglesia, otros muchos más sin canonizar, pero que han recorrido el camino de su vida terrena con éxito, aprendiendo a amar hasta el extremo. Por estos no rezamos, sino que ellos son nuestros referentes, nuestros hermanos mayores que nos ayudan en esa lucha dramática de la vida terrena.

Otros, sin embargo, están en fase de purificación hasta llegar a la plenitud del amor. Habiendo muerto en la amistad de Dios, hay cicatrices de pecados anteriores que han de ser restauradas, hay egoísmos recónditos que han de ser transformados en amor, hay deudas de amor que sólo se curan en el sufrimiento. Estas son las almas de nuestros hermanos difuntos, que todavía no han llegado al cielo, pero que sin embargo ya han alcanzado la salvación eterna. Por estos rezamos, porque nuestra oración les llega y les hace bien. Por ellos participamos de la cruz de Cristo, en el ayuno y la penitencia, para reparar lo que hicieron mal, y nosotros podemos resarcirlo en solidaridad fraterna.

Cabe la suerte de los que libremente se han apartado de Dios para siempre en el infierno. Por esos no podemos rezar, porque la condenación es eterna, y en el infierno es imposible poder amar. No nos consta de nadie, que viva esta situación. Solamente los ángeles caídos, los demonios, que se rebelaron contra Dios y fueron arrojados al infierno, sin posibilidad de redención. Jesús nos avisa en su evangelio de este peligro en nuestra vida, no para asustarnos, sino para mostrarnos que sería una terrible desgracia vivir sin el amor de Dios para siempre, siempre.

En estos días traemos a nuestra memoria a todos los difuntos, para vivir la comunión con ellos en el amor. Visitamos nuestros cementerios, ofrecemos sufragios en favor de sus almas, y de paso caemos en la cuenta de nuestra suerte eterna, para desear el cielo, para purificarnos ya aquí en la tierra, participando de la cruz de Cristo, para acrecentar la esperanza en Dios que nos llama a vivir con él.

Recibid mi afecto y mi bendición."

IV. Meditaciones sobre el Rosario 2014

Sigamos aprendiendo de San Maximiliano Kolbe, en este mes de Octubre, a amar a La Inmaculada através de su oración preferida: El Rosario

 

María en persona nos exhorta a rezar el Rosario
"Miembros del movimiento Milicia de la Inmaculada y todos ustedes que leen estas palabras, procuren participar, en los límites de sus posibilidades, en el rezo común del rosario, en las iglesias o en las calles, o ante los cuadros o estatuas de la Virgen. Quien, al contrario, no pueda salir de casa, que rece cada día en ella, la tercera parte del rosario. ¿Y por qué?. Porque la Inmaculada en persona quiso exhortarnos al rezo del santo rosario, manifestándose a la beata Bernardita con el rosario en la mano. ¿Y en beneficio de quién?. En beneficio de quien tiene más necesidad, y precisamente en beneficio de nuestros pobres e infelices hermanos masones. Ellos son hermanos, ya que Jesús no los excluyó en absoluto de la participación en los méritos de su Pasión. ¿Y según que intención?. ¿No piensan ustedes, queridos lectores, que la mejor intención en que se conviertan cuanto antes, es más, que formen parte del movimiento Milicia de la Inmaculada y que, con el deseo de reparar el mal cometido hasta aquel momento, se dispongan con mayor fervor, según el ejemplo de San Pablo después de su conversión, a trabajar en la obra de la salvación de las almas?" (EK 1133)

El Rosario y Lourdes
"En Lourdes la Inmaculada pasa las cuentas del rosario y anima así a Bernardita a que lo rece con Ella. Es un modo sabio de enseñarnos cómo debemos profundizar los misterios de Jesús, desde su venida al mundo hasta la coronación como Reina del cielo de Aquella que fue su Madre. Pues bien, si deseamos elevarnos hasta llegar a conocerla a Ella y a enamorarnos de Jesús, debemos detenernos a meditar estos misterios en unión con Ella, susurrando y repitiendo incesantemente el “Ave María”. (EK 1297)

 

Oración simple
"Una oración simple y sublime a la vez, que la misma Inmaculada indicó cuando se apareció en Lourdes, es el santo rosario. Que éste se convierta en la espada de cada persona que se entrega a la Inmaculada, lo mismo que la medallita (la Medalla Milagrosa) es la bala que vence el mal." (EK 1088)

Cómo se reza el Rosario
"Las oraciones que se recitan en el rosario son: la “Oración dominical”, la “Salutación del Ángel” y el “Gloria al Padre”.
La "Oración dominical" la enseñó Jesucristo mismo. La “Salutación del Ángel” es llamada comúnmente “Ave María”. Se trata de una oración compuesta por las palabras de la salutación del Arcángel Gabriel a María, de la salutación de Isabel y de una súplica con la cual la Iglesia pide la intercesión de María. El “Gloria al Padre” es una oración de alabanza a la Santísima Trinidad. Cada una de estas oraciones es conocida y utilizada ampliamente desde los orígenes de la Iglesia. Cuando se llega al grano grueso se reza el “Padre Nuestro”, con los pequeños el “Ave María”, y al terminar cada decena se añade el “Gloria al Padre”. Durante el rezo de estas oraciones se reflexiona sobre quince misterios. Los misterios son: gozosos, dolorosos y gloriosos." (EK 1171)

 

Una oración muy fácil
"El rosario es una oración muy fácil, con tal de que se recuerden las tres oraciones mencionadas. Es fácil entender que los niños, incluso las personas que no saben leer, pueden recurrir con facilidad al rosario como a un medio de oración. Además, las personas cultas, si reflexionan a fondo sobre estos misterios, entienden fácilmente la doctrina católica, y cualquiera que reflexiona sobre ellos hace propias muchas verdades necesarias para la vida diaria. Evidentemente, también los incrédulos pueden rezar el rosario. No sólo pueden rezarlo, sino que, reflexionando sobre los misterios, entienden más fácilmente la devoción del rosario y además, mediante el rezo del rosario, pueden impetrar para sí mismos la gracia de la verdad perfecta y de la fe". (EK 1133)

 

Cristo es nuestro Rey

Jesucristo es nuestro Rey
 
 
Este domingo hemos celebrado que Cristo es nuestro Rey.
Fiesta que es el preámbulo del tiempo de Adviento, tiempo de espera y de conversión junto a nuestra Madre.
 
Dejémonos ayudar por los medios que la amorosa Providencia pone a nuestro alcance como este hermoso vídeo y canción,
para que renazca en nosotros una Fe viva y un amor más grande a nuestra Madre Inmaculada y su Hijo,
 
Rey y Señor de nuestras vidas y de toda la creación.

 

Intenciones MI-2014 - mes de Noviembre

Para que, al contemplar a Cristo,
recordemos que el camino de la santidad
consiste en recibirlo con pobreza de corazón.
 
 
La santidad no es solo el resultado de la aceptación de la gracia divina y de las mociones que vienen de Dios. Cuanto más el hombre colabora, más se realiza esta maravillosa participación. De la misma idea es San Maximiliano, quien se expresa de este modo: «Solo Jesús, al venir al mundo, ha indicado a la humanidad, con el ejemplo y la palabra, el camino de la verdadera santidad. La esencia de la santidad está en el amar a Dios con heroísmo. El sello que la distingue es el cumplimiento de la Voluntad Divina, que está contenida principalmente en los mandamientos de Dios y de la Iglesia y en los deberes del propio estado. El medio es la vigilancia constante sobre uno mismo con el fin de conocer sus defectos y erradicarlas, vivir la virtud, cultivarla, desarrollarla hasta el grado más elevado; luego la oración con la que el alma obtiene gracias divinas sobrenaturales, esenciales para el progreso espiritual. En todos los santos la oración ocupa el primer lugar. Los grados más importantes de la misma son: la oración vocal, la meditación y la contemplación. En este último grado algunas veces Dios llama al alma muy cerca de él y, si es así, ésta, deslumbrado por una luz sobrenatural y por el fuego de amor, entra en un éxtasis que no tiene nada en común con los encantos naturales» (EK 1001).
 

El mártir polaco nos hace comprender que para alcanzar la santidad es esencial cultivar con el Altísimo una relación de profunda e intensa comunión que le permite crear, paso a paso, un proceso de continua conversión. La Inmaculada, por su parte, es la Madre y la discípula de Jesús, que lo recibió en su seno, lo asistió durante su vida terrenal y lo acompañó hasta el Gólgota. La Virgen nos enseña a estar con Cristo, a orientar con decisión y exclusividad la vida a Él, para vivir con él una profunda y constante comunión, una comunión que es el hábitat ideal para la oración. La unión de amor con Jesús como el centro de nuestra misión nos ayuda a crecer continuamente en el camino de la oración: María nos enseña que, habiéndonos detenido por un largo tiempo en compañía de Jesús, nuestra oración está cada vez más orientada a la voluntad del Padre, y es apoyo invencible durante nuestra fidelidad y perseverancia.
 
Aquí también se hace hincapié en la humildad de María, que siempre muestra la plena cooperación con la gracia que Dios le concede, y que en Ella encuentra plena disponibilidad. En la Inmaculada emergen en particular las virtudes de la humildad y de la gratitud, que le permiten mantener una actitud de pequeñez interior tan profunda para acoger con gran disponibilidad las ayudas derivadas del amor misericordioso y providente del Altísimo.
En todo esto, Ella se revela como maestra maravillosa para todos los creyentes. La santidad es una expresión de la participación entre la gracia y el mérito: María nos ayuda a comprender la mejor manera de utilizar el apoyo divino, con el máximo compromiso y determinación.
 
 
       
Muy claras son las siguientes expresiones de Maximiliano: «Nosotros solos no somos capaces de hacer nada, salvo el mal que es precisamente ausencia de bien, de orden, de fuerza. Si reconocemos esta verdad y dirigimos nuestra mirada hacia Dios, de quien recibimos en todo momento todo lo que tenemos, veremos enseguida que Él nos puede dar aún más, y que Él, como buen Padre, puede darnos todo lo que necesitamos. Pero cuando un alma se atribuye a sí misma lo que es don divino, ¿podrá Dios colmarla con su gracia? En este caso, Él la confirmará en su opinión falsa y arrogante. Por su misericordia, entonces, Él no concede una gran cantidad de dones  y... permite incluso una caída, para que la persona conozca finalmente lo que es por sí misma, para que no se fíe solo de sí misma sino que se consagre exclusivamente a Él con plena confianza. Este es el motivo por el cual para los santos las caídas son escalones hacia la perfección. ¡Ay de quien no acepte siquiera este medicamento extremo y, permaneciendo fija en su orgullo, afirmase: "Yo no soy capaz de corregirme”, porque Dios es justo y exigirá que rindamos cuenta de toda gracia que hemos recibido!» (EK 1100).
 
 

Para reflexionar
- ¿Cómo acojo las inspiraciones del Espíritu en mi camino?
- La santidad es apertura al Señor. ¿Contemplo el ejemplo de la Inmaculada?
-  ¿Recibo la presencia de Cristo con la humildad que la Inmaculada me enseña?
- ¿Acojo la presencia del Señor, incluso cuando experimento la prueba?
- La acogida de la presencia de Cristo en mí ¿es incondicional o con hipocresía?
 
 
 
 
 
 

V. Meditaciones sobre el Rosario 2014

 
Finaliza ya este hermoso mes de octubre, mes del Rosario.
Durante todo este mes la Iglesia nos ha regalado la oportunidad de profundizar aún más en esta preciosa oración, que es un regalo de nuestra Madre María a todos los hombres.
 
Así damos también por terminadas nuestras meditaciones sobre el Rosario, acompañados finalmente por los pensamiento marianos de santos y hermanos nuestros en la Fe de todas las épocas.
Que su ejemplo de amor a la Inmaculada y a el Rosario nos sirva de inspiración y nos infunda energías renovadas para seguir consagrando nuestra vida a La Inmaculada.
 
! Virgen Inmaculada María, Reina del Rosario, ruega por nosotros !
 
 
Beato Bartolo Longo
"no puede haber ningún pecador tan perdido, ni alma esclavizada por el despiadado enemigo del hombre, Satanás, que no pueda salvarse por la virtud y eficacia admirable del santísimo Rosario de María, agarrándose de esa cadena misteriosa que nos tiende desde el cielo la Reina misericordiosísima de las místicas rosas para salvar a los tristes náufragos de este borrascosísimo mar del mundo"
 
San Juan Bosco
"Sobre la devoción de la Virgen y el rezo del Rosario se basa toda mi obra educativa. Preferiría renunciar a cualquier otra cosa, antes que al Rosario
 
San Felix Cantalicio
Los ojos en el suelo, el espíritu en el cielo y en la mano, el santo rosario"
 
Pablo VI

El Rosario es una oración sencillísima y bellísima, que invita al reposo interior, al abandono en Dios y a la confianza en la seguridad de obtener las gracias que necesitamos por la meditación poderosa de la Santísima Virgen María, cuyo nombre constantemente invocamos
 
San Juan XXIII
El Rosario es la Biblia de los pobres… Es el obsequio mejor a María… Es oración para todo tipo de gentes… Es la síntesis de la redención en quince cuadros… Es el Evangelio que revive… Son quince ventanas a través de las cuales contemplo, a  la luz de Dios, todo lo que sucede en el mundo… Es una magnífica posibilidad de contemplación
 
Benedicto XVI
"Haced del Rosario vuestra oración de cada día, para poner a Cristo en el centro de vuestras vidas"

Beato Cardenal Van Thuan
Para convertirte en un santo, imita a los niños pequeños. Ellos no conocen ninguna teoría, pero se conforman con mirar a su madre y hacer lo que ella hace: así es como te convertirás en santo. El rosario es una cadena de oraciones que te unirá a Ella. Es también la película que te recordará todas las etapas del camino de la esperanza que ella ha recorrido: su ternura en Belén, sus tormentos durante la huida a Egipto, el silencio y la labor del taller de Nazaret, su fervor en el templo, su emoción ante las prédicas de su Hijo y las de San Juan. En otras palabras, la historia de dos vidas que no han sido sino una, ya que el Señor ha vivido en Ella, y Ella en Él. No descuides el rezo del rosario que tu madre, María, te ha confiado recomendándote vivir como Ella, con Ella, por Ella y en Ella

San Luis María Griñón de Montfort

"No encuentro otro medio más poderoso para atraer sobre nosotros el Reino de Dios, la Sabiduría, que unir a la oración vocal la oración mental, rezando el Santo Rosario y meditando sus misterios"
 
San Pío de Pietrelcina

¡Amad a la Virgen y hacedla amar. Recitad siempre el Rosario!
 
San Alfonso María Ligorio

"¡Cuántos por el Rosario han salido del pecado! ¡Cuántos han llegado a la santidad! ¡Cuantos han conseguido con una muerte dichosa, la salvación eterna!"

Monseñor Fulton J. Sheen

"El Rosario invita a nuestros dedos, a nuestros labios y a nuestro corazón a entonar una gran sinfonía de súplica y oración, y por estos motivos es la plegaria más grandiosa que jamás haya compuesto el hombre. El Rosario es un sitio de encuentro de los no instruidos y de los sabios; es la escuela donde el amor sencillo se acrecienta en conocimientos y donde los sabios aumentan su amor".

Miguel de Unamuno

"La oración es la única fuente posible de toda comprensión. ¿El Rosario? ¡Admirable creación! ¿Rezar meditando los misterios? Este es el camino".
 
Papa Francisco
"El Rosario es la oración que acompaña siempre mi vida; es también la oración de los simples y de los santos… es la oración de mi corazón"
 
San Maximiliano Kolbe
"La oración más deseada por La Inmaculada es el rezo de El Rosario.De la misma manera que Cristo vino a nosotros por María, nosotros también debemos ir a Él, através de María"


Ven a los "Sábados con la Inmaculada"

 
El próximo 25 de octubre, a las 17:00, tendrá lugar en Madrid, en la Parroquia de "Ntra. Sra, del Rosario" (Colonia Batán) un nuevo encuentro de los "Sábados con la Inmaculada" de este cruso 2014-15, organizado por La Milicia de La Inmaculada en España.
 
Será encuentro de oración, de la mano de María, para realizar una potente alabanza a Dios Padre, una adoración profunda a Jesús Eucaristía, una invocación confiada al Espíritu Santo, sanador de todas nuestras heridas y enfermedades del cuerpo y del alma.
 
En el camino de conversión, la alabanza es algo clave: la alabanza te saca de ti, en alabanza puedes intuir la gravedad de tu pecado, puedes vislumbrar hasta dónde ha llegado el amor de Dios por ti, vas dejando que este Amor te posea, y con este Amor aprendes a amarte a ti y a los demás de una manera nueva, generosa, alegre, hasta poder decir con verdad: no me quitan la vida, la doy.
 
El Señor quiere regalarnos los mismos signos que en los comienzos de la predicación apostólica, pero necesita que creamos en Él, que borremos toda duda, y Él actuará, mejor, Él está actuando, ¡atrévete a verlo! ¡Atrévete a dejarte inundar de su Santo Espíritu, como María, y como Ella verás las maravillas de su Amor y proclamarás que su Misericordia es eterna! 
 
Todos los que amáis a nuestra Madre Inmaculada.
Todos los que buscáis a tientas en las sombras una respuesta que de sentido a vuestra vida.
Todos los que queréis aumentar vuestro amor al Señor Jesús, a través de su Madre.
 
Todos, seais quienes seais, estais invitados. ¡ Tu Madre te espera !. ¡ Ven !