• Imagen Slider 18
  • La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 8
  • Todas las noticias sobre el Centenario de la Fundación de la M.I.
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



Oración para preparar la próxima Asamblea Internacional Electiva de la Milicia de la Inmaculada

Desde del próximo 11 al 13 de octubre tendrá lugar en Roma la V Asamblea Internacional Electiva de la Milicia de la Inmaculada. Será un momento importante de discernimiento y comunión, entre los distintos centros nacionales establecidos, incluida España, y los que están en proceso de reconocimiento. Desde el Centro Internacional de la MI nos han pedido que encomendemos este encuentro con la oración preparada para la ocasión:

 

ORACIÓN PARA LA PREPARACIÓN DE LA
ASAMBLEA DE LA MILICIA DE LA INMACULADA

 

MI International

¡Oh, San Maximiliano María Kolbe, que diste la vida para salvar a un padre de familia, enséñanos a amar como tú!
Tú que tuviste una experiencia profunda del amor de Dios y de la Inmaculada, atrayendo a incontables apóstoles a ese amor materno, muéstranos el camino que debemos recorrer para llevar a Dios el corazón de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo, testimonios valientes y fervorosos para continuar defendiendo tu legado espiritual en el mundo.

Pedimos la intercesión de Raffaella Aguzzoni, la cual, siguiendo los pasos de Jesús y atraída por Él, fue apóstol y misionera que con su celo apostólico fue testigo de cómo la Milicia de la Inmaculada constituye una herencia profética que, con el correr de los años, nos es confiada a cada uno de nosotros.

Que nuestros ojos sean capaces de vislumbrar siempre nuevos horizontes y que, impulsados por el ejemplo de San Maximiliano, sepamos llegar hasta los confines de la tierra, manteniendo encendida la llama que ardía en su corazón.
Que nuestras orejas sepan escuchar el grito de los pobres y que sepamos traducir nuestra Consagración a la Inmaculada mediante gestos concretos de vida y de esperanza.

Por ello, oh San Maximiliano, te pedimos que renueves en nosotros la audacia, el coraje, el espíritu de sacrificio y que, en esta V ASAMBLEA GENERAL DE LA MILICIA DE LA INMACULADA sepamos abrazar la cruz de Cristo, venciendo todos los desafíos, que nos harán más fuertes. Amén.

¡San Maximiliano Kolbe, ruega por nosotros!

Carta del Asistente Nacional de la Milicia de la Inmaculada con motivo de la Fiesta de San Maximiliano Kolbe

Como cada año, con ocasión de la fiesta de San Maximiliano María Kolbe, fundador de la Milicia de la Inmaculada (MI), en el 78 aniversario de su martirio en Auschwitz (14 de agosto de 1941), y en la vigilia de la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, el Asistente Nacional de la MI en España, Fr. Abel García Cezón, OFMConv, nos dirige una reflexión, que adjuntamos, con el título "Lo más pronto posible", sobre la urgencia evangelizadora que, de la mano de la Inmaculada, nos estimula en nuestros tiempos. Adjuntamos la carta:

 

san maximiliano kolbe

 

Madrid, 11.08.2019

Fiesta de santa Clara de Asís

“Lo más pronto posible”.

Queridos mílites: paz y bien.

Se acerca el día 14 de agosto, fiesta litúrgica de san Maximiliano María Kolbe, cuyo testimonio luminoso de amor a Cristo, a la Inmaculada y a los hermanos nos preparará a la gran solemnidad de la Asunción de nuestra Señora al cielo: “De pie a tu derecha está la reina, enjoyada con oro de Ofir” (Salmo 44). La solemnidad de la Asunción tiene que ver mucho con nuestra vida: nos habla de un acontecimiento destinado a colmar de esperanza y consuelo nuestro pobre corazón, tantas veces amenazado por el pecado, el dolor, la tristeza y el sinsentido. En ella, el misterio de Cristo, su encarnación, muerte, resurrección y ascensión al cielo, ha tenido ya pleno cumplimiento. Por estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, ayudarnos con su bondad materna, sostenernos en nuestro camino, consolarnos en nuestras tristezas y desvelos. Nos ha sido dada como madre a la que podemos dirigirnos en cada momento. En ella podemos poner siempre nuestra vida, a través de la consagración diaria como nos enseñó san Maximiliano, sabiendo que está siempre cerca de cada uno de nosotros. ¡No nos cansemos de dar muchas gracias al Señor por un don tan grande y vivamos con ella una verdadera relación de hijos!

“Lo más pronto posible” es la expresión que da título a mi sencilla carta de este año. Está muy presente en el vocabulario apostólico y misionero de san Maximiliano, junto a otras expresiones que nos hablan de un corazón conquistado por Cristo y por la Inmaculada, deseoso de ofrecer a otros, ¡a todos!, una inmensa riqueza de gracia y bendición. Y “no mañana, ni siquiera esta noche, sino ahora, lo más pronto posible. No poco, sino mucho. No una sola región sino el mundo entero” (EK 1325). Cómo nos interpelan estas palabras del padre Kolbe: esa caridad de Cristo que arde en su corazón y que quiere que arda “lo más pronto posible” en todos los corazones sin excepción; ese deseo de que todos los hombres conozcan que tienen una verdadera madre en el cielo y no vuelvan a sentir nunca más el peso de la orfandad; esa certeza de que lo verdaderamente necesario para el hombre es Dios, porque todo cambia dependiendo de si Dios existe o no existe, de si vive o no, de si está presente y actúa en el mundo, en nuestra vida, en mi vida o no. La Milicia de la Inmaculada nació para dar cauce a esta urgencia de anunciar, llevar, dar a conocer, ofrecer “lo más pronto posible” esta riqueza de gracia y salvación a todos: “aquellos que se consagran a la Inmaculada... desean conquistar para la Inmaculada, lo más pronto posible, el mundo entero y cada una de las almas sin excepción” (EK 1327). Nosotros, queridos mílites, ¿sentimos esta misma urgencia que sentía san Maximiliano? ¿Qué hacemos para dar cauce a la misma “lo más pronto posible”? ¿No estamos, quizás, un tanto adormecidos?

Los datos son más que elocuentes. La percepción que cada uno tiene de lo que está ocurriendo en nuestro país, y en occidente en general, es más que evidente. Está en marcha desde hace años un proceso progresivo y arrollador de descristianización que ya está dando sus resultados… Los últimos Papas han descrito la situación como “arrinconamiento de Dios”, con el consecuente triunfo del materialismo y del hedonismo, que avanzan hacia el nihilismo o la indiferencia más desoladora. Nuevas ideologías están promoviendo incansablemente un estilo de ser y de estar en el mundo etsi Deus non daretur, como si Dios no existiese. Pero no nos engañemos: Quitado Dios del horizonte, el hombre se pierde. Y nuestras calles se llenan de nuevos ídolos a los que hay que sacrificar tiempo, dinero, vidas... El deseo de buscar el verdadero rostro de Dios, que desde siempre caracteriza el anhelo más profundo del corazón humano, se ha suplantado por la búsqueda insaciable del propio bienestar: físico, emocional, económico, etc. El único rostro que se refleja es el propio. Reflejar el propio rostro (como en un selfie constante) puede satisfacer durante un tiempo ese narcisismo cada vez más imperante que caracteriza nuestro tiempo, pero al fin se descubre que el drama de la vida aparece, se quiera o no, como muy bien expresó don Pedro Calderón de la Barca en El gran teatro del mundo: “No olvides que es comedia nuestra vida y teatro de farsa el mundo todo…”. Separado de su Creador, el hombre muere. Perdida la relación original, deja de ser persona y se transforma en individuo, un náufrago que no tiene ninguna posibilidad de supervivencia y de relaciones sanas y buenas, y así, la soledad triunfa. El círculo se cierra de esta manera. Tristemente, pero de manera irrevocable.

Pese a todo, no debería caber entre nosotros ni un ápice de desesperanza o derrotismo. La esperanza del cristiano es la victoria de Jesucristo, su muerte y su resurrección, porque si no fuera así: ¡inútil sería nuestra fe y nosotros unos desgraciados! A propósito de la resurrección de Cristo, de la que la Virgen María participa plenamente en su Asunción a los cielos, hay que ir más allá de una pura fe intelectual, para hacer de ella una experiencia viva: aquí y ahora. Y ¿dónde conseguiremos este conocimiento nuevo y vivo de la resurrección? La respuesta es: ¡en la Iglesia! La Iglesia ha nacido de la fe en la resurrección; está literalmente «impregnada» de ella, o sea, llena. Decir «en la Iglesia» significa lo mismo que esto: en la liturgia, en los sacramentos, en la sana doctrina, en la belleza de la cultura católica, en la experiencia de los santos. Poder confesar con los labios y creer con el corazón: «¡Jesús es mi Señor! ¡Él es la razón de mi vida; estoy en sus manos; Él reina!» ¡Qué poder se encierra en estas sencillas palabras! En ellas actúa el Evangelio que es «fuerza de Dios para el que cree». Son un potente baluarte contra las fuerzas del mal, dentro y fuera de nosotros.

San Maximiliano fue muy consciente de la situación social, cultural y política que le rodeaba, ¡que no era mejor que la nuestra! Y supo ver que, ante todo, esa situación reclamaba de él y de sus hermanos la capacidad de saber dar razón de la propia fe, mostrando a Jesucristo, Hijo de Dios e Hijo de María, como único salvador del hombre. En la medida en que seamos capaces de esto, siempre de la mano de la Inmaculada, podremos ofrecer la respuesta que el mundo necesita o que debemos provocar en él. Sí, lo que necesitamos en estos momentos de la historia son hombres que, a través de una fe iluminada y viva, hagan a Dios creíble en este mundo, como hizo el padre Kolbe. Solamente a través de hombres tocados por Dios, Dios podrá retornar a los hombres (cf. Benedicto XVI). La urgencia de la misión parte de aquí: de la credibilidad de nuestra vida creyente y de la convicción de que la fuerza de la resurrección de Cristo actúa y transforma hasta el punto de cambiar el corazón.

Si la Inmaculada pudiese disponer de nosotros de manera cada vez más perfecta, entonces también nuestra audacia misionera, la conquista de las almas para Cristo por medio de ella, sería cada vez más eficaz. Qué amor tan grande el de Kolbe y que disponibilidad, que le hacían estar siempre pensando en la salvación de las almas. ¡Eso es tener fe! Por eso se fue al Japón, y además quería ir a China, a la India, etc., y quiso editar “El Caballero de la Inmaculada” en todas las lenguas, e hizo proyectos y traducciones a muchas de ellas. Esa urgencia del amor de Cristo le mantuvo siempre en camino, sin parar, hasta el final de sus días, cuando dio un paso adelante para ofrecer su vida en lugar de un padre de familia y acompañar a los otros nueve prisioneros a morir santamente, suplicando el perdón para sus verdugos. Lo mismo nosotros, pidamos esa sana y santa tensión, ese celo apostólico de los santos y la gracia de discernir qué podemos hacer “para colaborar en la extensión del reino de Cristo”. Pidamos fervientemente en nuestra oración que el Señor nos ilumine y haga de nosotros tierra buena, mullida, abonada, para lo que la Inmaculada nos pida! Y hagámoslo “lo más pronto posible”, sin perder ni un momento.

Que la intercesión de la Inmaculada – “toda bella” y “toda pura” –, nos sostenga en el amor a Cristo hasta el final. Que su omnipotencia suplicante alcance a la Iglesia y a su Milicia la audacia apostólica y misionera que necesita en estos tiempos. Oh Inmaculada, ¡nos dejamos guiar por ti! San Maximiliano M. Kolbe, ¡ruega por nosotros!

Os abrazo y bendigo en el nombre del Señor.

Fray  Abel  García  Cezón  OFM Conv.

Asistente nacional de la MI en España

 

 

La Inmaculada nos lleva al Corazón de Jesús. Artículo en la revista Cristiandad

El número de la revista barcelonesa Cristiandad del pasado mes de mayo (núm. 1054), dedicado especialmente al Corazón Inmaculado de María, recoge un artículo de los mílites Cristina Abbad y Miquel Bordas con el título: “¿Cómo amaría el Corazón de María al Corazón de Jesús?” (pp. 4-7). En este mes de junio que acabamos de estrenar, acompañados de San Juan Eudes, San Luis María Grignion de Monfort y San Maximiliano Mª Kolbe nos acercamos al Corazón de Jesús desde el Corazón de su Madre Inmaculada.

Sgts Cors

 

Adjuntamos el citado artículo en formato PDF. 

Adjuntos:
Descargar este archivo (ArticuloCristiandad052019.pdf)ArticuloCristiandad052019.pdf[ ]212 kB

Flores a María 2019 - 23 mayo

 
María, la alegría del Pentecostés   
 
El gran día del Pentecostés llegó y el Espíritu Divino descendió cubriendo a todos con el Fuego del Amor y la Purificación, de Dones los llenó y María llena de alegría vio a los discípulos de su Divino Hijo así bendecidos. Espiritual alegría debe tener toda alma, cuando vea descender Gracias del Cielo sobre sus hermanos, anticipando para Gloria de Dios y bien de la Iglesia, la gran Fiesta.  
 
Perla de San Maximiliano Kolbe:"La devoción a la Inmaculada es un secreto que muchos aún no conocen, o lo conocen y lo practican sólo superficialmente, cuando, por voluntad de Dios, es la sustancia de toda santidad".
(11-11-1936)
 
 
Oración: ¡Oh Virgen Santa, Madre de alabanza, que descienda sobre todos tus hijos el Espíritu Divino, para que seamos guiados por El y veamos al Rey!. Amén.  
Repetir tres veces: Ven Espíritu Santo, ven, por medio de la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María, Tu Amadísima Esposa, ven.
 
Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).
 
Florecilla para este día: Invocar a través del Inmaculado Corazón de María, Esposa del Espíritu Divino, la venida del Santo Espíritu sobre nosotros.   
 

 

Flores a María 2019 - 21 mayo

 
María en la Resurrección   
 
María en la soledad, María en el dolor esperaba en la Resurrección la promesa del Señor. Ella era dueña de toda fortaleza, con su Corazón enllagado esperaba el cumplimiento de lo por su Hijo anunciado. No tenia una fe débil, como la de los apóstoles, Ella creía que su Hijo resucitaría. En el dolor, la esperanza…en el dolor, la fe…en el dolor, sólo buscarlo a El. Oh alma mía, si alguna vez te agobia el peso de la cruz, confía en las delicias de la Divina Bondad, que Ella te consolará, te abrazará, te hará esperar segura de que Dios jamás te abandonará y te la hará más llevadera, anticipando los regalos eternos que se nos reservan en el Paraíso. 
 
Perla de San Maximiliano Kolbe:"Aun cuando uno haya tenido la desgracia de morir espiritualmente, y Satanás le haya sugerido que no resurgirá nunca más de la muerte, basta con que se dirija con sinceridad a la mediadora de todas las gracias la Inmaculada no sólo para obtener la gracia de la resurrección, sino también para alcanzar los grados elevados, muy elevados de la santidad
EK 1230
 
 
 
Oración: ¡María fortaleza de toda agonía, María esperanza mía!, fortaléceme en la fe y en la esperanza también, seguro de que al Rey me haréis ver. Amén.
Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).
 
Florecilla para este día: Meditar y hallar el dolor y el temor de este día, y entregarlo a María confiado en que será Ella la que intercederá ante su Hijo para que El se haga cargo de nuestra vida.  
 

 

San Maximiliano, ejemplo de celo apostólico y obediencia sobrenatural, según el Papa Francisco

En el discurso que el Santo Padre Francisco dirigió en la Sala Clementina a los Nuncios el pasado 13 de junio de 2019 recordó “la gran figura de san Maximiliano María Kolbe que, consumado por el ardiente celo por la gloria de Dios”, es un ejemplo de fervor apostólico en nuestros tiempos de indiferentismo. Asimismo, el Papa Francisco mencionó una de las cartas de San Maximiliano recalcando la importancia de la obediencia sobrenatural, algo de particular importancia para los Representantes Pontificios. Que la Inmaculada nos conceda la gracia de este celo sin límites por la gloria de Dios y por todas las almas, así como la humilidad para obedecer sobrenaturalmente a la Iglesia y a nuestros superiores, cada uno en su estado de vida. 

Papa Nuncis

 

[…]

3 El nuncio es un hombre de celo apostólico.

El nuncio es el anunciador de la Buena Nueva y al ser apóstol del Evangelio tiene la tarea de iluminar el mundo con la luz del Resucitado, de llevar a Cristo a los confines de la tierra. Es un hombre en camino que siembra la buena semilla de la fe en los corazones de quienes encuentra. Y aquellos que se encuentran con él deberían sentirse, de alguna manera, interpelados.

Recordemos la gran figura de san Maximiliano María Kolbe que, consumado por el ardiente celo por la gloria de Dios, escribió en una de sus cartas: «En nuestros tiempos constatamos, no sin tristeza, la propagación de la “indiferencia”. Una enfermedad casi epidémica que se está propagando en varias formas, no solo en la generalidad de los fieles, sino también entre los miembros de los institutos religiosos. Dios es digno de gloria infinita. Nuestra primera y principal preocupación debe ser la de darle alabanza en la medida de nuestras débiles fuerzas, conscientes de no poder glorificarlo cuanto Él merece. La gloria de Dios brilla sobre todo en la salvación de las almas que Cristo ha redimido con su sangre. De ello se deduce que el compromiso principal de nuestra misión apostólica será procurar la salvación y la santificación del mayor número de almas»[2].

[…]

7 El nuncio es un hombre de obediencia.

La virtud de la obediencia es inseparable de la libertad, porque solo en libertad podemos obedecer realmente, y solo obedeciendo el Evangelio podemos entrar en la plenitud de la libertad[7]. La llamada del cristiano, y en este contexto, la del nuncio a la obediencia es la llamada a seguir el estilo de vida de Jesús de Nazaret. La vida de Jesús, basada en la apertura y la obediencia a Dios, que Él llama Padre[8]. Aquí podemos comprender y vivir el gran mandamiento de la obediencia liberadora: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch 5,29). la obediencia a Dios no se separa de la obediencia a la Iglesia y a los Superiores.

Nos ayuda de nuevo san Maximiliano María Kolbe, que en esa misma carta escribió: «La obediencia, y ella misma sola, es aquella que nos manifiesta con certeza la voluntad divina. Es cierto que el superior puede equivocarse, pero quien obedece no se equivoca […]. A través de la vía de la obediencia nosotros superamos los límites de nuestra pequeñez y nos conformamos a la voluntad divina que nos guía para actuar correctamente con su infinita sabiduría y prudencia. Adhiriéndose a esta divina voluntad, a la que ninguna criatura puede resistirse, nos hacemos más fuertes que todos.

Este es el sendero de la sabiduría y de la prudencia, la única vía en la que podemos rendir a Dios la máxima gloria […] Amemos, por lo tanto, hermanos, con todas las fuerzas al Padre celestial lleno de amor por nosotros; y que la prueba de nuestra perfecta caridad sea la obediencia, a ejercer, sobre todo cuando nos pide sacrificar nuestra voluntad. De hecho, no conocemos otro acto libre más sublime que Jesucristo crucificado para avanzar en el amor de Dios»[9].

[…]

[2] Cfr Scritti di Massimiliano M. Kolbe, vol. I, Firenze 1975, 44-46; 113-114.

[9] Scritti di Massimiliano M. Kolbe, vol. I, Firenze 1975, 44-46; 113-114.

Fuente: https://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2019/06/13/0507/01059.html

Kolbe Francesco

 

Flores a María 2019 - 24 mayo - Mª Auxiliadora

 
María Auxiliadora de los Cristianos  
Fiesta de María Auxiliadora  
 
“Todos estaban unidos, insistiendo en la oración, con María la Madre de Jesús” (Hechos 1,14). María siempre ha estado presente en todas las persecuciones de la Iglesia, por su ayuda en Lepanto protegió milagrosamente a toda la cristiandad, incluyéndola San Pío X en las Letanías. También es el auxilio de la Iglesia del silencio, ya que todo cristiano fiel “padecerá persecución” (Segunda carta a Timoteo 3,12), pero “de los perseguidos por causa de la Justicia es el Reino de los Cielos” (Mateo 5,10). ¿Defendemos a Cristo y Su Doctrina con la voz, con el corazón y con nuestra labor, o sólo tenemos un corazón tibio y poco digno?. Seamos soldados valientes, enamorados de Jesús y María, quien como Capitana nos defenderá con la Espada de la Justicia y el Manto de la Verdad. Y a través de Ella el Espíritu con Sus Alas nos cubrirá y nada nos pasará. 
 
Perla de San Maximiliano Kolbe:"Aunque sea con una sola Ave María, supliquémosle que prepare en nuestra alma la más agradable acogida posible de Jesús en la Santa Comunión"
EK 1218
 
 
Perla de San Juan Bosco:"Propaguen la devoción a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora y verán lo que son los milagros."
 
 
Oración: ¡Oh María auxilio de los cristianos!, cúbrenos con tu Manto de toda amenaza física y espiritual, para así poder luchar por la Patria Celestial. Amén.  
 
Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).
 
Florecilla para este día: Auxiliar a un hermano cercano que esté en dificultad física o espiritual, dando testimonio mediante ésta obra de misericordia de la fe en Cristo a través de Su Madre.  
 
 
 

 

Flores a María 2019 - 22 mayo

María Corredentora
 
 
Llegaron los días del Calvario para el Hijo, el Cristo…y también para la Madre.
Cristo se entrega, María se entrega y entrega al Cordero de Dios en oblación de amor.
¡Qué dolor!. La Madre sigue el rastro de la Santa Sangre en la calle de la amargura, el Gólgota.
 
Perdón María porque sola te dejamos, porque no queremos nuestro pequeño calvario, perdón por preferir sólo vivir para mí, lleno de egoísmos y de vacíos, perdón por decir que mi cruz es pesada, si tú por mí haz sido también clavada…clavada espiritualmente la Madre, clavado en Su Cruz el Hijo, y todos esos Clavos debieron ser míos.  
 
¡Oh María Dolorosa, Oh Madre Corredentora!. Hazme un alma piadosa que esté junto a tí en el Calvario y permíteme participar del dolor de la Cruz para ser como tú, para asemejarme al Rey, y así poderlo ver. Amén.
 
Pensamiento mariano de San Maximiliano Kolbe: "Nosotros tenemos una voluntaria y amada ‘idea fija’ (si alguien quiere llamarla así), y es la Inmaculada. Nosotros vivimos, de todas las maneras, con todas las invenciones, etc., deseamos introducir esta ‘idea fija’ en todos los corazones." (EK 325)
 
 
Florecilla para este día: Meditar sobre nuestro destino de corredención junto a la Madre, que nos enseña el camino de la Cruz y nos invita a recorrerlo junto a Su Hijo, Jesús, como Ella lo hizo.

10ª ASAMBLEA NACIONAL DE LA M.I. EN ESPAÑA - 2019

¡ Paz y bien a todos los que amáis a La Inmaculada !
Con gran alegría os informamos que los próximos 25 a 26 de mayo, tendrá lugar la:
10ª Asamblea Nacional de la Milicia de la Inmaculada en España.
 
 
En esta ocasión nuestra Asamblea Nacional tendrá lugar en la Parroquia de "Nuestra Señora de El Rosario", de los Franciscanos Conventuales del barrio El Batán, en Madrid (Pza. de los Franciscanos s/n - Metro Batán)
 
Os adjuntamos el programa definitivo de la Asamblea, con todos los detalles importantes para la inscripción. ¡Estáis todos invitados!

X ASAMBLEA NACIONAL

MILICIA DE LA INMACULADA

ESPAÑA

MADRID

25-26.05.2018

PROGRAMA

Sábado 25 de mayo de 2018

17:00    Acogida y bienvenida a cargo del Presidente del Consejo del Centro Nacional de la MI

17:30    “La Inmaculada nos lleva al Corazón de Jesús” - charla a cargo de D. Emilio Carpio

19:30    Eucaristía

20:30    Cena – Piscolabis en los salones parroquiales

21:30    Rosario de antorchas por la Plaza de los Franciscanos

22:30    Hora Santa

23:30    Adoración Nocturna por turnos (hasta las 8:00 de la mañana del domingo). 

Domingo 26 de mayo de 2018

8:00      Bendición final Adoración Nocturna

10:30    “Vida de la Beata Verónica Antal, laica, mílite de la Inmaculada y mártir de la castidad” – presentación a cargo de Fr. Gabriel Jitaru

11:00    Asamblea y testimonios

11:45    Rosario en la Iglesia parroquial

12:30    Eucaristía dominical, seguida de consagraciones de nuevos mílites a la Inmaculada

14:30    Ágape-comida compartida en los salones parroquiales

 

Inscripción: Cristina Monsalve (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / telf. 607898848)

En esta nueva asamblea renovaremos nuestra consagración plena a la Virgen María y compartiremos con todos los participantes lo que nos une: nuestro amor incondicional a La Inmaculada, mediadora de todas la gracias.

Os dejamos también en esta líneas, la carta de convocatoria que nuestro Presidente del Consejo Nacional de la MI en España, Miquel Bordas Prószynski, nos ha querido dirigir a todos los mílites, para animarnos participar y asistir a la Asamblea. 

Te invitamos a que vengas a conocernos a esta nueva Asamblea Nacional. Seas quien seas. 
 
¡VEN!.... ¡Tu Madre María te está esperando para cambiar tu vida!
Adjuntos:
Descargar este archivo (Convocatoria_X_Asamblea_Nacional_Madrid_25-26.2019.pdf)Convocatoria a la X Asamblea Nacional de la M.I. en España[Carta de Convocatoria a la X Asamblea Nacional de la Milicia de la Inmaculada, que nuestro Presidente del Consejo Nacional, Miquel Bordas Prószynski nos ha querido dirigir a todos los mílites, para animarnos a participar y asistir a la Asamblea.]169 kB