¡Palabra encarnada! ¡Amor sin franteras!

¡Ya llega el Señor! ¡Que se alegre tu espíritu en Él! ¡Como María, siempre María!