Para el grupo MI de Madrid (23-11-2010)

Queridos amigos del Grupo “Nuestra Señora del Rosario” de la Milicia de la Inmaculada. Este grupo recién nacido lo formáis personas que habéis conocido el amor de la Virgen María. Todo es mucho mejor con Ella, porque Ella es quien nos ha convocado. Necesitamos urgentemente ser de Cristo, pero nuestro corazón está muchas veces dividido. Queremos pertenecerle de verdad a Jesús, pero nuestra vida se asfixia en muchas pertenencias, en preocupaciones descontroladas, pérdidas de tiempo, relaciones rotas y heridas que nos ha dejado la vida… Por eso, en este momento concreto de nuestra historia hemos respondido a la llamada de María Inmaculada, a pertenecer a su Milicia.

Como san Maximiliano Kolbe queremos enloquecer por María, ser de Ella, ponernos en sus manos cada día. Nadie lo puede hacer por ti. Si no te levantas cada mañana y centras tu corazón en Ella, otras cosas, a veces muy pequeñas y ridículas, van a centrar tu atención. Por eso, renueva tu deseo de consagrarte cada mañana a María Inmaculada, dile cosas hermosas desde lo más íntimo de ti, deja que salgan palabras propias de un hijo para con su Madre. Y ofrécete, ofrécete entero a Ella, díselo, sin miedo: Ella te va a ayudar. Recuerda, cada mañana, lo primero, con la máxima intensidad, renueva tu consagración a María. Este amor dará sus frutos, como los dio en San Maximiliano María Kolbe y en tantos hermanos nuestros. ¡Todo a gloria de María Inmaculada, porque así todo será en Cristo!