Crónica 5ª Asamblea Nacional de la MI en España

Gracias a Cristina, mílite de la Inmaculada en Madrid, podemos ofreceros esta bella crónica de nuestra 5ª Asamblea Nacional de la Milicia de la Inmaculada en España.
 
Os invitamos a seguir rezando por los frutos de ese dia y os animamos a que el año que viene podáis participar los que no pudisteis ir.
¡La Inmaculada os espera!
 
CRÓNICA 5ª ASAMBLEA NACIONAL DE LA MILICA DE LA INMACULADA EN ESPAÑA
 
El Señor nos regaló, en honor a su Madre, un día precioso, el cielo azul como su manto, y un sol espléndido.
Estábamos todos los de Madrid felices porque iban llegando grupos de toda España: Sevilla, Murcia, Palencia, Mota del Cuervo, Guadalajara… eran acogidos con grandes abrazos que mostraban la alegría de estar unidos un año más en torno a la Inmaculada, bajo la mirada de san Maximiliano Kolbe, tan presente siempre en nuestros corazones. 

Comenzamos en el salón de actos con una conferencia del p. Jesús Mari centrada en la acción del Espíritu Santo en la Virgen María. Con preciosas palabras llenas del Espíritu, expresó el acatamiento de María a tantas dificultades y sufrimientos, y su abandono a la acción del Espíritu Santo.
Siguieron unas palabras del p. Gonzalo, exhortando, animando a confiar y amar sin límites a la Inmaculada para que Ella nos alcance la efusión del Espíritu Santo y nos llenemos de alabanza y acción de gracias al Señor Jesús, que son la razón de ser en nuestra pertenencia a la Milicia de la Inmaculada.
La consagración de cada día es la llave de nuestro amor por Ella, porque, ¿qué podemos nosotros, pequeños, sin nuestra Madre? Ella nos da la fuerza para estar siempre dispuestos a estar alerta, en misión.
Después en la iglesia, con el Santísimo en el altar,  tuvimos una potente alabanza, y el regalo de la imposición de manos que sanan en nombre del Señor. A este acto se unió el p. Juan que tuvo gran emoción con alguno de los niños que asistieron.
Nos acompañaron desde ese momento hasta el final de la jornada nuestros “ángeles cantores”, las Hijas del Amor Misericordioso, que con sus voces ideales, nos hacían soñar en un adelanto del cielo.
La comida nos unió fraternalmente, allí pudimos cambiar impresiones mas relajadas y personales.
Ya de vuelta al salón de actos, un representante de cada lugar de España, iba relatando sus actividades y compartiendo la realidad de sus mílites, y de su apostolado a veces difícil porque no hay renuevo en los mílites, hablaron el p. Patricio, de Palencia, el Hermano Jose Manuel, de Murcia, de Sevilla…
Son momentos emocionantes porque se ve que el amor a La inmaculada y la oración  nos hacen superar las dificultades y seguir, seguir con ánimo.
Continuamos con el rezo del rosario, confesiones, la Eucaristía y las nuevas consagraciones, qué emocionante es acompañar a hermanos que aman y se comprometen a amar siempre a la Inmaculada y con su ayuda, llevar almas a Jesús.
Terminamos con la bendición del p. Gonzalo, el agradecimiento a todos los asistentes, y el deseo de que el Espíritu Santo nos acompañe siempre para dar frutos de verdadera santidad.