La Medalla de la Milagrosa

De tanta estima para San Maximiliano: era su munición preferida.