Novena a LA INMACULADA, día 8º

DÍA 6: HUMILDAD

Texto bíblico: (Lucas 1, 46-48) Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios mi Salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz."

REFLEXIÓN: Dios se complace en María sobre todo por su humildad. Cada momento y cada acontecimiento de su vida Ella lo supo vivir como don de Dios para aceptar y amar.

De los escritos de San Maximiliano Kolbe: Que cada caída, aunque sea gravísima y repetida, nos sirva siempre y solamente como escalón hacia una perfección más alta. Por esto sólo, en efecto, la Inmaculada permite una caída, para curarnos del orgullo, de la soberbia, y para empujarnos a la humildad y hacernos de tal manera más dócil a las gracias divinas.

Rezo del Santo rosario