El poder de intercesión de La Inmaculada

Quienes creen que la Iglesia forma un solo cuerpo inmenso en el cielo como en la tierra, donde toda creatura de Dios tiene su lugar y cuya vida es la oración, una vez que toman conciencia de la santidad y de la dignidad de la Santa Virgen, les resulta imposible, pienso yo, no poder comprender, igualmente, que su papel en los cielos consiste en interceder sin cesar por los fieles de la Iglesia militante, y que nuestra verdadera relación con ella es verla de protegida a protectora, y que en la guerra permanente entre la mujer y la serpiente, la oración es el arma de la nueva Eva, la Madre de Dios.

John Henri Newman
Carta a Pusey, 1866
(Carta a un hermano separado, sobre la devoción mariana de los católicos)