y María dijo SÍ

LA ENCARNACIÓN
 
 
 
Hoy celebramos con inmenso gozo la Encarnación del Hijo de Dios.
Hoy celebramo que el SÍ de la Virgen María permitió que el que era la VIDA se hiciese hombre .
 
Con gratitud y admiración acogemos estas profundas palabras de San Maximiliano Kolbe,
tan propias también para este tiempo cuaresmal:
 
"En el seno de María el alma debe renacer según la forma de Jesucristo.
La Inmaculada debe alimentarla con la leche de su gracia,
formarla delicadamente y educarla así como alimentó, formó y educó a Jesús.
De su Corazón cada alma debe aprender el amor hacia Él y,
aún más, a amarlo con el mismo Corazón de Ella"
(EK 1295).