Presentación de la Santísima Virgen María

Según una tradición apócrifa, la Virgen María, a la edad de tres años, fue llevada al templo de Jerusalén por sus padres, para ser debidamente educada en la religión junto con otras niñas.

Esta fiesta, típicamente oriental, recuerda la dedicación de la basílica de Santa María la Nueva, construida cerca de Templo de Jerusalén, en el lugar donde se creía que habían vivido los padres de la Virgen.

En verdad, lo que hoy celebramos es la consagración que María hizo de sí misma a Dios, ya desde su infancia, movida por el Espíritu Santo, de cuya gracia estaba llena desde su Concepción Inmaculada.

En esta fecha son muchas las personas que renuevan las promesas de consagración religiosa, recordando la oblación primordial que hizo María de sí misma.

 

Oración

 Te rogamos, Señor, que a cuantos hoy honramos

la gloriosa memoria de la santísima Virgen María,

nos concedas, por su intercesión, participar,

como ella, de la plenitud de tu gracia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.