María, la aventurera de Dios

"Si tienes el temperamento aventurero sigue los pasos de la Virgen María. Su vida es una verdadera aventura de la fe. Ella puso todo entre las manos del Señor y se confió a él. En la gruta de Egipto como en Nazaret o en el Gólgota, ella tuvo confianza y avanzó en la marcha. Con ella la aventura la aventura la tienes asegurada.

En todo lugar y momento toma el ejemplo de la Virgen María y entrégale a Cristo al mundo. El lugar no tiene más importancia, la primera vez, fue en un establo que María presentó a Jesús a los pastores. Lo que cuenta es lo que tú vives en la caridad y la comunión, ya que no es sino en ese momento que Cristo está en ti. Si tú llevas a Jesús a los otros tu vida será una perpetua fiesta de Navidad.
"

Cardenal Francisco-Javier NGUYEN VAN THUAN
Libro "Por los caminos de la Esperanza"