Una Madre no se cansa de esperar

Quién no se acuerda como de niños rezábamos y cantábamos a la Virgen con la sencillez, sinceridad y candor de esos años; y como poco a poco al hacernos mayores perdimos esa dulzura y la cambiamos por la amargura de los problemas
 
Pero su HIjo nos pide que nos hagamos niños para entrar en su Reino; ya que Él siempre nos ve con los mismos ojos desde el dia en que nacimos.
Por tanto debemos volver a rezar y cantar como niños.....porque Ella y Él nunca a se van a cansar de esperarnos.
 
Os regalamos esta canción que nos lleva a nuestro tiempo de niños cuando con total confianza cantábamos que "una Madre no se cansa de esperar", para que así nunca olvidemos que sólo entraremos en el Reino de Cristo con un corazón sencillo como el de los niños.
 
¡ Gracias Madre Inmaculada por esperarnos siempre !