Mes de mayo, mes de María. Dia 1

 
 
La Iglesia ha dedicado este mes de mayo a nuestra madre María, a la dulce Reina de nuestras vidas, es por eso que comenzando con una simple oración le regalaremos nuestro corazón durante todo este mes:
 
"¡Oh María, oh dulcísima, oh dueña mía!. Vengo a entregarte lo poco que poseo yo,
pues sólo tuyo soy para que lo pongas en oblación ante el Trono de nuestro Señor.
Te doy mi voluntad, para que no exista más y sea siempre la Voluntad del Padre Celestial."
 
Cada día del mes de mayo tiene que ser una flor para María. Por eso le regalaremos en cada jornada de su mes una meditación, una oración, una decena del Santo Rosario y una florecilla. De este modo iremos formando un ramo de flores para nuestra Reina del Cielo y que nuestros ángeles custodios le llevarán en actitud de veneración.  

Flor del 1 de mayo: Santa María
Fiesta de San José Obrero, su castisimo esposo.

Meditación: “El nombre de la Virgen era María” (Lucas 1,27). Según la tradición cristiana a la Santísima Virgen le impusieron ese nombre por especial designio de Dios, significando en arameo Señora, en hebreo Hermosa y en egipcio Amada de Dios.
 
 
Perla de San Maximiliano Kolbe:
…Estamos de nuevo en el mes de mayo, el mes dedicado a Ella, Reina, Señora y Madrecita nuestra queridísima.
Ella dirige la mirada al mundo entero, a cada persona en el secreto de los corazones y conoce los pensamientos
y los deseos de cada uno de nosotros. ¿Qué podríamos hacer?:
* Difundir con mayor celo la Milicia de la Inmaculada, para que durante este mes, el número de sus consagrados aumente mucho.
* Repartir la Medalla Milagrosa donde sea posible, también a los niños, a fin de que bajo su protección tengan
las fuerzas necesarias para rechazar las muchas tentaciones e insidias que los amenazan, sobre todo en estos
tiempos. La Medalla Milagrosa es la bala de la Milicia.
* Que se difunda también la Revista “El Caballero de la Ianmaculada".
¿Cuándo oh Inmaculada, llegará la hora dichosa en que no exista sobre la tierra un solo corazón que no te ame
sinceramente y, amándote a ti, no arda de amor al Sacratísimo Corazón de Dios Salvador?
"
EK 1122 - Artículo del año 1926
 
Oración: "¡Oh hermosa Señora, nos alegramos en tu Hijo Resucitado ya que Dios te ha amado tanto para hacerte Hija del Padre, Esposa del Espíritu Santo y Madre de Su Hijo!. Amén."
Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria). 
 
Florecilla para este día: Hacer un especial examen de conciencia por la noche, antes de ir a dormir.