VII Meditaciones y pensamientos sobre El Rosario

Acabamos el mes de Octubre

El mes de El Rosario


A lo largo de todo este mes: oraciones, pensamientos y meditaciones de santos y cristianos, nos han ido acompañando para reforzar en nosotros el amor a Nuestra Madre y renacer en nuestro corazón el deseo amoroso de honrarla con la oración que tanto le gusta y agrada y que es fuente de tantas Gracias: El Rosario.

A un dia de celebrar el dia de nuestros queridos difuntos , El Rosario se nos muestra con todo su explendor y como fuente de vida y de intercesión para todos los seres queridos que todavía necesiten de nuestra oración para llegar al Padre Dios.

Hoy traemos a nuestra web los pensamientos y oraciones de todos los que nos leeis en esta humilde web y que muestra la realidad de nuestras vidas y de cómo El Rosario nos ayuda en nuestro vivir cristiano. Damos las gracias a todos ellos por compartir, libremente, ese pedazo de su vida y de su intimidad con nuestra Madre Inmaculada.

Joelbi
"Para mi el Rosario es la oracion que me da fuerza y me aserca a Jesucristo me mantiene luchando, cuando pido la proteccion de la Madre por medio del Rosario soy protejido, cuando hablo de Maria delante de alguien que no cree en ella me fortalesco pues ella es la Madre del unico Dios verdadero, Maria santisima como te pagaremos los favores recibido de ti? Soy todo tullo Madre llevame a tu hijo... "

Ivan
“El Rosario cadena de oraciones incesantes y meditación plena de la vida, muerte y resurrección de Nuestro Señor, juntamente con momentos sublimes de la vida de nuestra Madre María. El Rosario lo rezo dos veces al día una de ellas es muy temprano a primera hora de la mañana y otra por la tarde. Llevo rezandolo mucho tiempo y me hace sentir bien, pero no pienso en mi, siempre pienso en que nuestra Madre se sienta feliz, se sienta alegre, resplandezca en Ella una sonrisa, en realidad eso es lo que me importa. Creo que es un arma importante para luchar contra las divergencias existentes en nuestra vida, una fuente llena de esperanza que nos pone a los pies de María. En las peticiones que hago al comenzar el Rosario siempre le pido a nuestra Madre que Ella me guíe a su Hijo Nuestro Señor, que Ella sea mi camino hacia Él, que quiero ir de su mano.”

Fabrizio
“Mi experiencia con el Santo Rosario es de hace dos años y medio, cuando, tristemente mi padre enfermó de aquella enfermedad que, en un periodo de apenas tres meses, le llevó al Cielo, donde estoy seguro que ahora descansa al lado de Nuestro Padre.Hasta entonces, mi relación con el Santo Rosario había sido bastante inconstante, pero cuando mi padre enfermó, empecé a rezarlo dos veces al día y, cuando podía, incluso más. Lo rezaba por la mañana y por la noche pero, también en el coche, aprovechaba momentos para escucharlo por mp3,…Esta maravillosa oración, junto con la Suplica a la Virgen de Rosario de Pompeya, a la que mi padre era profundamente devoto, me ayudó a vivir de una forma diferente su enfermedad. No pedía especiales milagros y quizás he recibido más de lo que realmente pedía: mi padre no tuvo grandes sufrimientos y la fuerza interior que me dio el Santo Rosario para soportar esos difíciles momentos fue increíble. De otra manera no se como hubiera podido pasar por aquello. “


 

Isael
“El Rosario para mí: El Rosario es estar en conversación amorosa con la Mami, en su presencia tranquilizante y acogedora.
Cuando lo rezo, mi cara empieza a sonreír sin pretenderlo. Un gozo que va aumentando.
El Rosario es para mi una sonrisa sincera multiplicada por 50.
Es el resumen de todas las letanías: María, causa de mi alegría.”


 

Hemano Javier Guillén

"Tantas cosas y tan verdaderas que se han dicho sobre el Santo Rosario, que cómo decir otra más. Sin embargo, es posible si me preguntan que qué significa para mí, así que humildemente voy a intentar escribirlo.Empecemos por el principio. Es decir, en mi niñez, a pesar de la fama de aburrido que constantemente le quieren colgar al Santo Rosario, pues yo era un niño muy alegre y juguetón que cada vez que rezaba el Santo Rosario nunca tuve el sentimiento de aburrimiento al hacerlo, sino como una especie de sobrecogimiento ante el misterio, es decir, que sentía que allí había algo especial; y con el paso del tiempo descubrí claramente que ese algo especial era Alguien especial, era María, nuestra Madre.De niño, pues, lo rezaba alguna vez en familia, junto con mi madre que desde que lo recuerdo lo reza a diario, y ha sido un gran testimonio para mí; y especialmente lo rezaba durante el mes de Mayo en mi parroquia (Nuestra Señora del Carmen de Chimiche, en Tenerife, una de las islas Canarias), pues aquí también se le dedica ese Mes de las flores a nuestra Madre María, y cómo no, rezar todos los días de ese mes el Santo Rosario es el mejor gesto de cariño que le nace hacer al pueblo sencillo, sencillo y santo como la oración del Rosario. Aunque también somos concientes de que el Mes de Octubre es el Mes del Rosario; de hecho mi hermano mayor nació el Día de nuestra Madre del Rosario, el 7 de Octubre. Y en esos dos entornos, casa familiar y parroquia, también me di cuenta de que no era el lugar lo que marcaba esta oración, sino la relación mística que se produce en ella; es decir, es más con Quien que dónde, pues en ambos lados me encontraba especialmente a gusto y con buenas sensaciones similares.Luego empecé a rezarlo mientras caminaba , hasta que sin ninguna obligación hace años que lo rezo diariamente y con mucha santa Alegría. A día de hoy continúo rezándolo mayoritariamente mientras camino o mientras conduzco de un lugar a otro; y hace años me llevé la grata sorpresa de saber que así mismo nació, como oración itinerante mientras se iba de un lugar a otro.Para mí, el Santo Rosario, es como una oración-relación con nuestra Madre, con Aquella que está tan cerca de Dios y que también está tan cerca nuestro; es también el Rosario para mí como un remanso de Paz en medio del camino diario; como un bendito parón y descanso para mi alma en medio de los ajetreos del día a día. Es también y ha sido como una Fuente de Luz, pues cuántas veces me ha ayudado a decidirme por algo luego de rezar el Rosario, o cuántas veces mientras lo rezaba (y sin pensar en ello) de repente me ha llegado la idea que dio solución a un problema que tenía o la mejor manera de hacer alguna cosa. En momentos de sequedad espiritual, el Rosario también ha sido una gran ayuda para orar cuando no me salían otras palabras; por lo que también lo denominaría como un arma de resistencia para nuestra alma, para nuestra fe. El Rosario para mí es también como un refugio en medio de la tormenta, y creo que esa comparación es muy fiel a la realidad que se produce en mí y en mi alrededor al rezarlo, pues no importa cuan grande sea tu problema o tormenta que te azote, que al rezar el Rosario no quedes más consolado y experimentes esa Protección que viene de lo Alto. En el Rosario, también, experimento la exquisita e inmensurable dulzura y ternura de nuestra Madre María, es como si me acostara en su regazo mientras lo rezo y luego continúo con su Bendición todo el día. En este sentido, vuelvo a ser como un niño, y recuerdo la Palabra de nuestro Señor donde nos dice que hay que ser como niños para entrar en el Reino de los Cielos; y así pues me ayuda el Rosario a vivir el Reino ya aquí en la tierra. Y seguro que muchas cosas más que significa el Santo Rosario para mí, pues María es Madre y nosotros, por infinito Amor de Dios, somos sus hijos.También, últimamente vengo comprobando el instrumento de Bendición tan grande que es el Santo Rosario; saben cómo? Pues al ver cómo justamente el Rosario es el objetivo de tantas críticas y el elemento protagonista de tantas pancartas y eslóganes enemigos de la Fe. Una oración tan sencilla como el Rosario, que no le hace daño a nadie, y sin embargo que suscita rabias tan airadas contra ella. Se ve que sí le hace daño a alguien, al Enemigo de la Fe y Enemigo nuestro, pues si no, no hay explicación de que se revolvieran tanto contra el Rosario. Y tiene que ser así, pues en verdad que el Rosario es una gran Bendición, para cada uno de nosotros y para toda la humanidad.Disculpen si me alargué demasiado, pero es que se deja uno llevar por la Belleza de Dios y de nuestra Madre y eso apasiona mucho. Desde Canarias les agradezco mucho a todos los hermanos de la Milicia de la Inmaculada su Amor por Mamá María, con la esperanza de seguir aprendiendo con ustedes, y si Dios quiere algún día más de cerca también físicamente.Un fuerte y fraternal Abrazo en Jesús y María!! Y Feliz Día de Todos los Santos, Feliz Día de la Belleza de Dios!!"

Miguel Angel
“Soy sincero cuando reconozco lo ardúo que se me hace a veces rezar El Rosario y las mil excusas que pongo en la vorágine del dia a dia para no buscar ese encuentro cariñoso con La Madre que es el rezo de El Rosario; pero hay un momento en que su presencia con esa oración es la más dulce de todas .
Es cuando en un viaje largo y de noche, mis tres hijos y mi mujer tranquilamente se quedan dormidos y entonces en la oscuridad y acompañado sólo por las luces de la carretera y el dulce silencio de mis seres querido, empiezo a desgranar a media voz las 50 Avemarías. En ese momento de encuentro amoroso con La Virgen, siento que es Ella no sólo la que conduce por mí; sino la que conduce mi vida y la vida de mi familia para llevarla a su Hijo.
¡Gracias Madre y perdóname las veces que me olvido de tí!

 

 

VI Meditaciones y pensamientos sobre El Rosario

SAN MAXIMILIANO KOLBE
 
 
Ya casi a final de mes y para finalizar la serie de artículos relacionados con pensamientos y meditaciones sobre el rezo del Santo Rosario de santos y cristianos de todas las épocas, ofrecemos finalmente una recopilación de los pensamientos de nuestro querido Padre Kolbe sobre el Rosario.
El dia 31 publicaremos las oraciones y pensamientos que la Milicia de la Inmaculada de España ha ido recibiendo de sus seguidores en redes sociales y directamente.


María en persona nos exhorta a rezar el Rosario
"Miembros del movimiento Milicia de la Inmaculada y todos ustedes que leen estas palabras, procuren participar, en los límites de sus posibilidades, en el rezo común del rosario, en las iglesias o en las calles, o ante los cuadros o estatuas de la Virgen. Quien, al contrario, no pueda salir de casa, que rece cada día en ella, la tercera parte del rosario. ¿Y por qué?. Porque la Inmaculada en persona quiso exhortarnos al rezo del santo rosario, manifestándose a la beata Bernardita con el rosario en la mano. ¿Y en beneficio de quién?. En beneficio de quien tiene más necesidad, y precisamente en beneficio de nuestros pobres e infelices hermanos masones. Ellos son hermanos, ya que Jesús no los excluyó en absoluto de la participación en los méritos de su Pasión. ¿Y según que intención?. ¿No piensan ustedes, queridos lectores, que la mejor intención en que se conviertan cuanto antes, es más, que formen parte del movimiento Milicia de la Inmaculada y que, con el deseo de reparar el mal cometido hasta aquel momento, se dispongan con mayor fervor, según el ejemplo de San Pablo después de su conversión, a trabajar en la obra de la salvación de las almas?" (EK 1133)


El Rosario y Lourdes
"En Lourdes la Inmaculada pasa las cuentas del rosario y anima así a Bernardita a que lo rece con Ella. Es un modo sabio de enseñarnos cómo debemos profundizar los misterios de Jesús, desde su venida al mundo hasta la coronación como Reina del cielo de Aquella que fue su Madre. Pues bien, si deseamos elevarnos hasta llegar a conocerla a Ella y a enamorarnos de Jesús, debemos detenernos a meditar estos misterios en unión con Ella, susurrando y repitiendo incesantemente el “Ave María”. (EK 1297)

Oración simple
"Una oración simple y sublime a la vez, que la misma Inmaculada indicó cuando se apareció en Lourdes, es el santo rosario. Que éste se convierta en la espada de cada persona que se entrega a la Inmaculada, lo mismo que la medallita (la Medalla Milagrosa) es la bala que vence el mal." (EK 1088)

Cómo se reza el Rosario
"Las oraciones que se recitan en el rosario son: la “Oración dominical”, la “Salutación del Ángel” y el “Gloria al Padre”.
La "Oración dominical" la enseñó Jesucristo mismo. La “Salutación del Ángel” es llamada comúnmente “Ave María”. Se trata de una oración compuesta por las palabras de la salutación del Arcángel Gabriel a María, de la salutación de Isabel y de una súplica con la cual la Iglesia pide la intercesión de María. El “Gloria al Padre” es una oración de alabanza a la Santísima Trinidad. Cada una de estas oraciones es conocida y utilizada ampliamente desde los orígenes de la Iglesia. Cuando se llega al grano grueso se reza el “Padre Nuestro”, con los pequeños el “Ave María”, y al terminar cada decena se añade el “Gloria al Padre”. Durante el rezo de estas oraciones se reflexiona sobre quince misterios. Los misterios son: gozosos, dolorosos y gloriosos." (EK 1171)

Una oración muy fácil
"El rosario es una oración muy fácil, con tal de que se recuerden las tres oraciones mencionadas. Es fácil entender que los niños, incluso las personas que no saben leer, pueden recurrir con facilidad al rosario como a un medio de oración. Además, las personas cultas, si reflexionan a fondo sobre estos misterios, entienden fácilmente la doctrina católica, y cualquiera que reflexiona sobre ellos hace propias muchas verdades necesarias para la vida diaria. Evidentemente, también los incrédulos pueden rezar el rosario. No sólo pueden rezarlo, sino que, reflexionando sobre los misterios, entienden más fácilmente la devoción del rosario y además, mediante el rezo del rosario, pueden impetrar para sí mismos la gracia de la verdad perfecta y de la fe". (EK 1133)


Origen del Rosario
"Originalmente el rosario era llamado “salterio de María” ya que, así como el salterio de David está compuesto por 150 salmos, así también en el rosario encontramos 150 avemarías. Al cambio de la denominación contribuyó, según una leyenda, el hecho siguiente. Un joven devoto tenía la costumbre de adornar a menudo con rosas un cuadro de la Santísima Virgen María. Un día, este joven entró en la vida religiosa. En el convento no volvió a tener la posibilidad de llevarle las flores a María: esto lo entristecía mucho. Mientras estaba tan afligido, se le apareció la Santísima Virgen María, que le dijo: “Reza devotamente mi salterio, y me adornarás con la flor más bella”. Empezó, pues, a rezar enseguida el rosario y vio que a cada “Ave” la Santísima Virgen María quitaba de su boca una rosa de una belleza maravillosa y con aquellas rosas formada un guirnalda; cuando llegaba al Padre Nuestro formada, en cambio, una esplendorosa azucena. Y de aquí vino la denominación: “rosario”. 150 "Ave Marías". (EK 1257)

 

 

IV Meditaciones y pensamientos sobre El Rosario

Scott Hahn

“Las cuentas del rosario que tienes en tus manos y tus oraciones

son más reales que los coches que hay delante de ti y que los bocinazos que están sonando”

 

Scott Hahn
 
Del libro "Dios te salve, Reina y Madre".
 
Escritor, teólogo y apologista católico estadounidense,
 
converso del presbiteranismo al catolicismo en la Pascua de 1986.
 
Autor del Bestseller católico: ·"Roma, ducle Hogar"

III Meditaciones y pensamientos sobre El Rosario

Papa Francisco
 

 
El Rosario, escuela de oración y de fe

 

"Octubre es también el mes del Rosario, y en este primer domingo es tradición rezar la Súplica a la Virgen de Pompeya, la Bienaventurada Virgen María del Santo Rosario. Nos unimos espiritualmente a este acto de confianza en nuestra Madre, y recibimos de sus manos la corona del Rosario: ¡el Rosario es una escuela de oración! ¡El Rosario es una escuela de fe!"

 

Palabras del Papa Francisco,
domingo 6 octubre de 2013,
tras el rezo dominical del ángelus

Octubre mes del Rosario: Misterios Luminosos

Seguimos con las reflexiones sobre los misterios del Rosario en este mes dedicado especialmente a rezar a nuestra Madre con esta su oración preferida

Misterios Luminosos

1er Misterio: El bautismo de Jesús en el Jordán
“…bautizado Jesús, salió del agua…y una voz que salía de los cielos decía: este es mi Hijo muy amado en quien me complazco” (Mat.3, 16)

 

El Espíritu Santo descendió sobre Él para investirlo de la misión que le esperaba.

Jesús, siendo el Hijo del Padre, se puso al lado de los pecadores, sabía que podía limpiar todas las almas.
María asume un servicio en la misión de su Hijo que la lleva a la entrega y acogida en favor de los hombres, participa plenamente en la misión redentora de Cristo. La identificación con su Hijo se expresa en los evangelios mediante el silencio.

Sea Ella nuestro modelo de humildad, obediencia y fe en nuestro camino de conversión y de servicio al hermano que nos necesita

2º Misterio: Jesús y María en las bodas de Caná
“…y como faltara vino le dice a Jesús su madre: no tienen vino, Jesús le responde: mujer, ¿qué nos va a mí y a ti? Todavía no ha llegado mi hora. Dice su madre a los sirvientes: haced lo que Él os diga” (Jn.2, 2-5)

 

Jesús al transformar el agua en vino, abrió el corazón de los discípulos a la fe, hizo su primer milagro gracias a la intervención de su Madre, María.

“Haced lo que Él os diga” es la invitación de María a todos los cristianos a seguir el camino de la fe, a seguir a Jesús que es nuestro anhelo vital y que supone adhesión, entrega, confianza, respuesta, fortaleza y audacia para comunicarlo a quienes no le conocen o le han olvidado.

Sea Ella nuestra guía y fortaleza para no desfallecer en el camino de la evangelización

María, Madre Inmaculada

MARÍA, MADRE INMACULADA
 
 
María Madre Inmaculada, ruega por nosotros.

María , manifestación viva del amor de Dios.
Tú que eres el arca de las promesas del amor de Dios;
tú, la que pisas la cabeza de la serpiente;
tú, la esperanza de una nueva humanidad.
Mantén vivo en nosotros el recuerdo del Señor
en los momentos en que la vida nos desvía de Él.
Mantén fuerte nuestra fe en Cristo,
cuando el veneno del egoísmo amenaza nuestra entrega;
cuando el veneno de la desesperanza debilita nuestra fidelidad;
cuando el veneno de las dudas enturbia nuestro juicio.

Préstanos tu pie firme para el camino,
para aplastar la injusticia que nos rodea;
para pisotear el hedonismo que nos envuelve,
para destruir el erotismo que nos embauca;
para enterrar la desilusión que nos debilita.

María, la nueva Eva que vence el mal, ruega por nosotros.

María, la mujer coronada por doce estrellas;
estrella capital de las doce tribus de Israel;
estrella central de los doce pueblos de Pentecostés;
estrella polar que marca el camino hacia Dios;
cruz del sur que nos orienta hacia Jesús.

Guíanos a nosotros, nuevo pueblo de Israel,
por la senda de la decisión en un mundo en dudas;
por el camino de la verdad en un mundo relativo;
por rutas de compromiso en un mundo cómodo;
por la vía de la entrega personal en un mundo egoísta.

Ilumina nuestra mente para comprender a Dios;
danos un rayo de tu claridad para descubrir su voluntad;
envuélvenos en tu resplandor para buscar la vida nueva;
deslúmbranos con tu fulgor para llegar a ser hijos de la Luz;
radiantes testigos de la felicidad de estar salvados;
claros signos del amor de Dios que actúa en el mundo.

María, estrella polar de los cristianos, ruega por nosotros.

María tú que fuiste elegida por Dios;
y preservada del pecado para ser Madre del Salvador.
Tú que naciste Inmaculada, obra mestra de Dios
y orgullo de toda la raza humana.
María, nueva Eva, que inicias la nueva humanidad;
madre de la fuente de la salvación
y de todos los salvados por tu Hijo.

Haznos comprender que somos Hijos de Dios;
danos entendimiento para sentirnos auténticamente salvados;
inmaculados, como tú, por el bautismo;
limpios como tú, por la sangre de Cristo;
santos, como tú, por la redención de la Cruz;
resucitados, como tú, por el triunfo de Jesús.

María, obra maestra de la Creación, ruega por nosostros.

María, tú que te mantuviste Inmacualda,
a pesar del pecado del mundo que te envolvía;
tú que fuiste siempre santa
y venciste la tentación de hacer tu propia voluntad,
siendo siempre la esclava del Señor;
tú que venciste la zozobra de no entender lo que Jesús te decía,
que tuviste que aprender, reflexionando en oración,
que el estilo de Dos no es el de los hombres;
tú que superaste la terrible prueba de la Cruz
y estabas allí, junto a tu Hijo, dándole amor para resistir.

María, Inmaculada siempre,
esperanza de la humanidad caída;
modelo y garantía de la santidad que añoramos;
demostración visible de que es posible la salvación;
santa entre las santas, imán de santidad.

Danos fuerzas para vivir como hombres nuevos,
capaces de transformar la realidad que nos envuelve.
Danos entereza para mantener limpio nuestro corazón,
a pesar de los disfraces de normalidad del mal.
Danos constancia para luchar contra la tentación,
especialmente la que nace de nuestra propia debilidad.
Danos perseverancia para mantenernos libres de pecado,
viviendo como desterrados en este mundo pecador.
Danos resistencia para no dejarnos llevar por los criterios mundanos,
aunque a primera vista nos puedan parecer "normales".

María, Inmaculada siempre, ruega por nosotros

 

Toño Fernández
"Desde el regazo de María"
pp 207-209

Octubre mes del Rosario: Misterios Gloriosos

MISTERIOS GLORIOSOS

1er Misterio: La Resurrección del Señor

“Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí aunque muera, vivirá. Quien vive y cree en mí, no morirá jamás, ¿crees esto?” (Jn. 11, 25-26)

Es Jesús quien pregunta, y la respuesta de Marta está llena de fe. El don de la fe le hace proclamar que Él es el Mesías, el Hijo de Dios vivo que tenía que venir al mundo.

Por los caminos de Judea y Galilea, Jesús anunciaba la buena noticia del Reino de Dios, noticia de esperanza, de futuro, de glorioso amanecer tras la noche oscura.

Madre bendita de la Pascua, afianza nuestra fe, esperanza y amor, para llegar al final de la vida llenos de alegría en la confianza de la eterna presencia de Dios.

2º Misterio: La Ascensión de Jesús al cielo
“Jesús después de hablar a los apóstoles, fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios” (Mc. 16, 19)

Los apóstoles volvieron a Jerusalén llenos de alegría, su Maestro entraba en la Gloria…

Y para nosotros, la ascensión nuestra al cielo, es un subir continuo, es una disposición de nuestra alma a los asuntos del Señor…es ser misericordiosos: dar gratis lo que gratis recibimos, es usar nuestros bienes materiales siendo solidarios y para el bien común

Madre, enséñanos a ser generosos con los bienes de la tierra y a anhelar en el día a día los bienes eternos.

3er Misterio: La venida del Espíritu Santo sobre el Colegio Apostólico y la Virgen María
“En los últimos días derramaré mi Espíritu sobre todos los hombres y profetizarán sus hijos y sus hijas” (Hch. 2, 17-18)

Pedro salió y habló con voz potente a la muchedumbre y les contagió todo el amor que ardía en su corazón y en el de los apóstoles, y tres mil hombres entraron en la religión del amor, en la Iglesia primitiva.

Ahora que estamos al cuidado del Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, pidamos al Espíritu Santo que repita el milagro de Pentecostés en la Iglesia, y cimentemos la obra de Dios en la oración y en su presencia real.

Madre de la Iglesia, somos débiles, confiamos en tu gracia para que siempre arda en nosotros el fuego de la fe y se convierta en luz para el hermano.

4º Misterio: La Asunción de la Virgen María
“Tú eres la gloria de Jerusalén, Tú, el gran orgullo de Israel, Tú el insigne honor de nuestra raza” (Judit 15, 9)

María, la mujer judía elegida y amada por Dios, fue elevada a los cielos en cuerpo y alma adelantándose a toda la humanidad. Ella es para nosotros un faro de esperanza.

María ya goza eternamente de Dios. También Ella se ha ido a preparar un lugar para sus hijos…, es la Puerta del cielo, que nos espera con los brazos abiertos.

Madre Inmaculada, tus mílites del mundo entero, nos consagramos a ti para que tú dispongas de nosotros, para extender el Reino de Dios.

5º Misterio: La coronación de Nuestra Señora como Reina de todo lo creado
“Como arco iris que brilla entre nubes de Gloria, como rosa en los días de primavera, como lirio junto al manantial…” (Eclo. 50, 7- 8)

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo la coronan como Reina del universo, es el esplendor final del plan eterno de Dios para nuestra salvación. Nos hace desear el cielo.

Madre Inmaculada, reina en nuestros corazones, en nuestras familias, en la Iglesia…y con las palabras de san Maximiliano te decimos que:

“Acercarnos a Ti, dejar que Tú vivas y obres en nosotros y por nosotros, que Tú misma ames a Dios con nuestro corazón, y pertenecerte sin condiciones… ¡Ese es nuestro ideal!

Letanías a la Virgen

Octubre mes del Rosario: Misterios Gozosos

Seguimos con nuestras meditaciones entorno al rezo del Rosario en este mes de Octubre dedicado a que crezca nuestro fervor por esta oración.

MISTERIOS GOZOSOS

1er Misterio: La Anunciación del ángel a María y la Encarnación del Hijo de Dios

“El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, por eso

el Hijo en ti engendrado, será Santo, será Hijo de Dios” (Lc. 1, 35)

Este misterio que contemplamos refleja el amanecer de la Redención, comienza el resplandor de la Luz que vino al mundo para salvarnos. Y María hizo una hermosa consagración: “He aquí la esclava del Señor”

Gracias, Madre, por tu Sí, que tu ejemplo de entrega y amor nos ayude en el
esfuerzo sincero de humildad, de caridad y siempre, de acción de gracias.

2º Misterio: la Visitación de María a su prima santa Isabel.
“Dichosa Tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor, se cumplirá, entonces María dijo: “mi alma glorifica al Señor…” (Lc. 1, 45-46)


Bendita eres María, porque has creído por todos nosotros, tu fe nos ha salvado.

Creer es fiarse, es amar; con amor se alegra tu espíritu para que disponga de ti el amado.
Tu fe humilde te encendió el alma para cantar con gratitud el regalo que te hizo el Creador.

Ayúdanos, Madre, a llenar de tu amor nuestra vida, a ser misericordiosos, y dispuestos a una entrega silenciosa y humilde.

3er Misterio: El nacimiento del Niño Jesús
“Os ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador…Gloria a Dios en el Cielo y paz a los hombres que Él ama” (Lc. 2, 11,14)

San Francisco de Asís tenía gran devoción por esta fiesta y hablaba con mucha dulzura “del nacimiento del Rey pobre en la pequeña ciudad de Belén”

Qué humilde y pobre fue el nacimiento de Jesús… y es el regalo más grande de María a los hombres.
El deseo de san Maximiliano era llevar a Jesús a todos los hermanos alejados para que encuentren en Él su propia realización y alcancen la felicidad sin fin.

María, los mílites aquí presentes y los ausentes, nos encomendamos a tu guía para que nos alumbres el camino de la evangelización.

4º Misterio: La Presentación de Jesús en el Templo
“Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, justo y piadoso, que esperaba la consolidación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él” (Lc.2, 25)

Jesús pasa de los brazos de su madre al los del viejo Simeón, que ruega a Dios que le deje irse en paz, ya ha visto la Luz de las naciones y la gloria de Israel.
Es el Encuentro del hombre viejo, Simeón, y el hombre nuevo, Cristo. Es el Encuentro entre Dios y el hombre.


María, la Llena de gracia, la Madre de Dios y Virgen, estaba estremecida por las palabras que escuchaba…

Te amamos con todo el corazón, Madre, sin límites, y nos consagramos a ti cada día, y por siempre.


5º Misterio: El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo
“¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía ocuparme de las cosas de mi Padre? Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio”. (Lc 2, 49-50)

Cuánto se alegraron María y José al encontrarle. Pero, esa respuesta de Jesús, que desvelaba su filiación con el Padre, le hizo sentir a su Madre, que cada vez sería menos suyo.
Y no comprendía los misterios que la rodeaban, pero aceptó sin preguntar. Y conservando todas estas cosas en su corazón, las meditaba.

Los caminos de Dios son, a veces, muy difíciles de comprender.
Enséñanos Madre a aceptar Su voluntad sin preguntar, hasta que Él quiera ofrecernos su respuesta.

Letanías a la Virgen

Octubre: mes del Rosario

Empezamos el mes de octubre

Mes en que la Iglesia honra especialmente a nuestra Madre Inmaculada con el rezo del Santo Rosario

A lo largo de la historia se ha visto como el rezo del Santo Rosario pone al demonio fuera de la ruta del hombre y de la Iglesia. Llena de bendiciones a quienes lo rezan con devoción. Nuestra Madre del Cielo ha seguido promoviéndolo, principalmente en todas sus apariciones.