Flores a María 2018 - 5 mayo

María, maestra de oración
 
 
María fue una mujer enamorada de Dios, de Jesús, del Espíritu.
Todos los días y a todas las horas hablaba con ellos. Sabía que, en su corazón, estaba AQUEL que tanto amaba.

¿Cuánto hace que no rezamos por las mañanas? ¿Y por las noches? ¿bendecimos la mesa siempre?. ¿Nuestro pensamiento y corazón donde lo ponemos en nuestro dia a dia?.
 
Pensamiento de San Maximiliano Kolbe: "…Ahora ha vuelto a florecer el mes de la Madre Divina. No todos ustedes podrán participar en las funciones religiosas del mes de mayo, pero donde hay amor hacia Ella, allí se celebra la función del corazón, interior y esencial. Hagamos lo posible para no desistir de la actividad misionera de la conquista de los corazones para Ella. Oremos para que se dilate su soberanía en las almas. Ofrezcamos para tal fin nuestras penas, nuestros disgustos y sobretodo empeñémonos en hacer que Ella quede contenta de nosotros. Lo conseguiremos si nuestra conciencia está siempre pura. Guardemos con cuidado la inmaculada pureza de nuestra conciencia y si se manchara, preocupémonos de purificarla lo más pronto posible. Un solo acto de amor perfecto hace renacer el alma: sirvámonos frecuentemente de este medio….Oremos, soportemos las pequeñas cruces, amemos mucho a las almas de todos los que nos rodean, sin ninguna excepción, y tengamos confianza: hagamos todo esto con el único fin de que Ella llegue a ser cuanto antes y sobre toda la tierra la Reina de todos y de cada uno en particular."
EK 892. Niepokalanow, 21 de mayo de 1940
 
Florecilla de este dia: reza el Rosario con especial devoción y ofrécelo para que La Inmaculada nos haga constantes en la oración
 

Flores a María 2018 - 4 mayo

María, modelo de nuestro comportamiento
 
 
Dicen, y tal vez es verdad, que estamos perdiendo los buenos modales. Que, en el autobús, no se ceden los asientos a los más mayores o minusválidos; que en los pasos de cebra la gente mira hacia delante, sin caer en la cuenta, de que un ciego, imposibilitado o limitado, necesita de una mano. ¿Qué está ocurriendo?.
 
María siempre tuvo un comportamiento ejemplar.
 
Estuvo donde tuvo que estar y en el momento preciso.
 
Tendió la mano a Dios, a Jesús, a José, en la Bodas de Caná…en el Gólgota
 
¿Y nosotros? ¿Hacemos algo diferente por los demás? ¿En qué podríamos mejorar?.
 
Florecilla de este dia: hoy ofrezcamos a La Inmaculada, la flor de estar pendiente de las necesidades de todas las personas que nos rodeen.
 
 

Flores a María 2018 - 3 mayo

 
Flor del 3 de mayo: Estrella de la mañana   
 
Meditación: María, como el lucero del alba, nos anuncia el Nacimiento de Jesús, Sol de Justicia. Ella, la puerta del Cielo, nos sube peldaño a peldaño hacia su Hijo Amado, pidiéndonos con amor que tengamos humildad de corazón, viviendo las virtudes que en Ella destellan, como verdaderos discípulos y dignos hijos. Seamos sinceros y de corazón recto para subir de su mano al Cielo.  
 
Perla de San Maximiliano Kolbe:"No confíes en absoluto en ti mismo;  todo lo puedes en Aquel que te conforta, por medio de la Inmaculada: cuanto más débil te sientes, mas fuerte eres."
 
 
Oración: ¡Estrella de la mañana, nuestra soberana!, marca nuestro camino que es el mismo Cristo, para que no caigamos en ningún desvío y estemos siempre contigo. Amén.
Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).
 
Florecilla para este día: Dar testimonio a alguien cercano sobre las virtudes de María, y su importancia como el más fácil y corto camino a Cristo. Recomendar también la lectura del libro de San Luis Grignon de Montfort: “Tratado sobre la verdadera devoción a María”. 
 
 

Flores del mes de Mayo - 2018

 

 

Hace poco la alegría de la Resurrección de Cristo nos llenaba
el alma de un gozo y una alegría inmensa.

 Ahora tenemos todo este mes para a seguir acompañando al Resucitado de la mano de su Madre.

Este mes, es también un mes para convertir nuestro corazón

Si cada dia descubrimos en La Inmaculada, un detalle,una faceta nueva,una virtud más y la imitamos,

nuestro corazón cambiará; seguro.

 
Por tanto preparémonos para vivir este mes de mayo bajo la mirada de María.

Ella es verdad que es modelo de todas las virtudes, pero ante todo es una madre amorosa
que se desvela por su hijos y los ama con locura.

Desde esta humilde web intentaremos todos los dias, si es voluntad de la Inmaculada,
acompañaros cada dia con una florecilla sobre María.

Pedimos a nuestra Madre que os sirva de ayuda para acrecentar su amor por Ella.

Dejémonos llenar por su amor....si dejamos entrar a María en nuestras vidas,
las cambiará y las transformará en Cristo.

 

 

 Un abrazo,

La Milicia de la Inmaculada en España

Mes de mayo. Mes de María 2018

¡ Comenzamos el mes de Mayo !
 
¡ Comenzamos el mes de María !
 
 
Deseamos que durante todo este mes de mayo
 
nuestro amor a La Inmaculada se incremente,
 
y cada dia aprendamos a amarla y a imitarla más,
 
para así alcanzar un dia el Corazón Inmaculado de su Hijo.
 
 
¡ A Cristo a través de María !
 
 

Sábado Santo: esperando con María

"El Sábado Santo es el día del silencio de Dios.

Debe ser un día de silencio, y nosotros debemos hacer de todo para que sea una jornada de silencio, como había sido en aquel tiempo: el día del silencio de Dios.

Jesús puesto en el sepulcro comparte con toda la humanidad el drama de la muerte.

Es un silencio que habla y expresa el amor como solidaridad con los abandonados de siempre, que el Hijo de Dios alcanza colmando el vacío que solo la misericordia infinita del Padre Dios puede llenar.

Dios calla, pero por amor.

En este día el amor – aquel amor silencioso – se hace espera de la vida en la resurrección.

Pensemos, en el Sábado Santo: nos hará bien pensar en el silencio de la Virgen, “la creyente”, que en silencio esperaba la Resurrección.

La Virgen deberá ser el ícono, para nosotros, de aquel Sábado Santo.

Pensar mucho como la Virgen ha vivido aquel Sábado Santo; en espera.

Es el amor que no duda, pero que espera en la palabra del señor, para que se haga evidente y resplandeciente el día de Pascua."

Papa Francisco

Audiencia General 

26 de Marzo de 2016

 

Lourdes: Misterio de Amor

Hoy celebrabamos la Virgen de Lourdes
 

 
Lo que acontenció en esa pequeña gruta de un recóndito y sencillo pueblo de los pirineos franceses hace ya 160 años, el 11de febrero de 1858, entre una pequeña y humilde niña y la Madre de Dios siempre excederá nuestro asombro. Lourdes siempre será un misterio.Y un misterio de Amor de Dios con los hombres.
 
Un misterio que sólo puede ser contemplado con los ojos del Evangelio "... porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla” (Mt.11,25-30). En este caso a una humilde niña de 14 años de nombre Bernadette, nuestra querida Santa Bernadette.
 
 
El cielo y la tierra se tocaron 16 veces entre nuestra pequeña Bernadette y la "Señora", como ella la llamaba. Hasta que en el último encuentro y aparición, la décimosexta; la "Señora" le desveló su nombre. El nombre que sacó a la luz el misterio insondable que desde todas las generaciones los cristianos habían creido en él, pero que sólo hasta 4 años atrás de esa 1ª aparición, se definió como dogma por Pio IX el 8 de diciembre:
 
"...declaramos, proclamamos y definimos
que la doctrina que sostiene
que la beatísima Virgen María
fue reservada inmune de toda mancha de la culpa original
en el primer instante de su concepción
por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente,
en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano,
está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles..."
 
 
En ese último encuentro, el mismo dia en que celebramos la Anunciación del Señor, un 25 de marzo de 1858, la hermosa "Señora" le dijo dulcemente a Bernadette:
 
"Yo Soy La Inmaculada Concepción"
 

 
 
El misterio de Lourdes quedó desvelado y con él uno de los misterios de Amor de Dios con los hombres a través de su más hermosa y perfecta criatura: La bendita e Inmaculada Virgen María.
 
San Maximiliano Kolbe peregrinó al Santuario de Lourdes en 1930. Después de aquella visita diría: "Las palabras humanas no pueden describir a Aquella que llegó a ser verdadera Madre de Dios. A decir verdad Ella, por sí misma, es sólo una criatura, y sin embargo es un ser tan elevado por Dios que sería necesario comprender quién es Dios para comprender quién es la Madre de Dios. Ella es verdadera Madre de Dios. Es dogma de fe. Aunque la dignidad de la Maternidad divina constituya la razón principal de todos sus privilegios, la primera gracia que Ella recibió de Dios fue su Inmaculada Concepción, la exención de cualquier mancha, hasta el pecado original, desde el primer instante de su existencia. Este privilegio, además, debe serle muy grato, si Ella misma en Lourdes se llamó "Yo soy la Inmaculada Concepción" (EK 1292)
 

 
Hoy dia de la Virgen de Lourdes, y también dia del enfermo, - hermanos que sufren pegados a la Cruz de nuestro Señor -, dejémonos iluminar, para amar más a la Virgen de Lourdes, por las palabras de San Juan Pablo II, cuando ya viejo y muy enfermo visitó por última vez la gruta de Lourdes, meses antes de morir.
 
 
 
ALOCUCIÓN DEL PAPA SAN JUAN PABLO II AL INICIO DEL ROSARIO EN LA GRUTA DE LOURDES
Sábado 14 de agosto de 2004

"Amadísimos hermanos y hermanas:
1. Al arrodillarme aquí, en la gruta de Massabielle, siento con emoción que he llegado a la meta de mi peregrinación. Esta gruta, donde se apareció la Virgen María, es el corazón de Lourdes. Hace pensar en la cueva del monte Horeb, donde Elías se encontró con el Señor, que le habló en el "susurro de una brisa suave" (1 R 19, 12).Aquí la Virgen invitó a Bernardita a rezar el rosario, desgranando ella misma las cuentas. Así, esta gruta se ha convertido en la cátedra de una sorprendente escuela de oración, en la que María enseña a todos a contemplar con ardiente amor el rostro de Cristo. Por eso, Lourdes es el lugar donde oran de rodillas los creyentes de Francia y de muchas otras naciones de Europa y del mundo entero.
2. Esta tarde, también nosotros, peregrinos en Lourdes, queremos recorrer de nuevo, orando juntamente con la Virgen, los "misterios" en los que Jesús se manifiesta "como luz del mundo". Recordemos su promesa: "El que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida" (Jn 8, 12). Queremos aprender de la humilde esclava del Señor la disponibilidad dócil a la escucha y el esfuerzo generoso por acoger en nuestra vida la enseñanza de Cristo.En particular, meditando en la participación de la Madre del Señor en la misión redentora de su Hijo, os invito a orar por las vocaciones al sacerdocio y a la virginidad por el reino de Dios, a fin de que los que han sido llamados respondan con disponibilidad y perseverancia.
3. Contemplando a la santísima Virgen María, digamos con Bernardita: "Mi buena Madre, ten misericordia de mí; me entrego totalmente a ti, para que me des a tu Hijo querido, al que quiero amar con todo mi corazón. Mi buena Madre, dame un corazón que arda completamente por Jesús".
 
ORACIÓN DE SAN JUAN PABLO II AL FINAL DEL SANTO ROSARIO
¡Dios te salve, María,
mujer pobre y humilde
bendecida por el Altísimo!
Virgen de la esperanza,
profecía de los tiempos nuevos,
nos asociamos a tu cántico de alabanza
para celebrar las misericordias del Señor,
para anunciar la venida del Reino
y la liberación total del hombre.

¡Dios te salve, María,
humilde esclava del Señor,
gloriosa Madre de Cristo!
Virgen fiel,
morada santa del Verbo,
enséñanos a perseverar en la escucha de la Palabra,
y a ser dóciles a la voz del Espíritu,
atentos a sus sugerencias
en la intimidad de nuestra conciencia
y a sus manifestaciones
en los acontecimientos de la historia.

¡Dios te salve, María,
mujer de dolor,
Madre de los vivientes!
Virgen esposa al pie de la cruz,
nueva Eva,
sé nuestra guía por las sendas del mundo;
enséñanos a vivir
y a difundir el amor de Cristo;
enséñanos a estar contigo
al pie de las innumerables cruces
en las que tu Hijo se encuentra aún crucificado.

¡Dios te salve, María,
mujer de fe,
la primera de los discípulos!
Virgen, Madre de la Iglesia,
ayúdanos a dar siempre razón
de nuestra esperanza,
confiando en la bondad del hombre
y en el amor del Padre.
Enséñanos a construir el mundo desde dentro:
en la profundidad del silencio y de la oración,
en la alegría del amor fraterno,
en la fecundidad insustituible de la cruz.

Santa María, Madre de los creyentes
Nuestra Señora de Lourdes,
ruega por nosotros.

Amén.
 
¡ Virgen Inmaculada y de Lourdes y Santa Bernadette, rogad por nosotros !
 

María, Madre de Dios

¡ Qué gózo comezar el año celebrando a María como Madre de Dios !

¡ Ella es eterna bendición de Dios para nosotros, cauce de toda la Gracia, de todas sus gracias !

¡ Feliz año 2018 !

¡ Dios nos bendice !

 

Oración a María Madre de Dios

Santa María, Madre de Dios, tú has dado al mundo la verdadera luz, Jesucristo,

tu Hijo, el Hijo de Dios. Guíanos hacia Él.

Enséñanos a amarle de verdad y a confiar en Él,

a contarle nuestros deseos y esperanzas,

nuestras alegrías y sufrimientos, nuestros errores y pecados,

y nuestra gratitud por todo lo bueno y bello,

y que de esta manera esté siempre ante nuestros ojos

como punto de referencia en nuestra vida.

Amén.

María, Mujer del Adviento

Adviento, tiempo de espera.

Adviento, tiempo de conversión.

Adviento, tiempo de caminar de la mano de María.

Os dejamos esta hermosa reflexión de nuestro querido Papa emérito Benedicto XVI, sobre "María, Mujer del Adviento"

Aprendamos de Ella, Mujer del Adviento.
Benedicto XVI

"La espera es una dimensión que atraviesa toda nuestra vida personal, familiar y social (...). Se podría decir que el hombre vive mientras espera, mientras en su corazón la esperanza esté viva. (...) Nuestra "estatura" moral y espiritual se puede medir por lo que esperamos, según lo que esperemos.

Cada uno de nosotros, por lo tanto, sobre todo en este tiempo que nos prepara para la Navidad, se puede preguntar: ¿Y yo qué es lo que espero? ¿Hacia qué, en este momento de mi vida, tiende mi corazón? Esta misma pregunta se puede hacer a nivel de la familia, de la comunidad, de la nación (...). En el momento que precedió al nacimiento de Jesús, la expectativa del Mesías, es decir, un Consagrado, un descendiente del rey David, que finalmente liberaría al pueblo de toda esclavitud moral y política y que establecería el Reino de Dios, era muy fuerte en Israel. Pero nadie se hubiese podido imaginar que el Mesías nacería de una joven humilde como María (...).

Aprendamos de ella, Mujer del Adviento, a vivir nuestra actividad diaria con un nuevo espíritu, con la sensación de profunda espera, de que sólo la venida de Dios puede llenar."