Monasterio Invisible de la Milicia de la Inmaculada

 
Con enorme alegría os informamos de esta bella propuesta que surge del Centro Internacional de la Milicia en Roma.
 
Gracias a esta iniciativa todos los que somos miembros de la M.I. podremos construir con nuestra oración, un hermoso Monasterio Invisible donde todos aportemos el incienso de nuestra oración.  
 
 
Os ofrecemos las palabras de nuestro presidente Internacional de la M.I., Fr. Rafaelle di Muro, que nos explica con todo detalle en qué consiste:.
 
"Según el pensamiento de s. Maximiliano Kolbe, la oración constituye la base de toda actividad apostólica.
Así se expresa: "el valor de cada Niepokalanów depende única y exclusivamente por la vida de oración" (SK 925).
Y otra vez: "la actividad más importante está en pleno desarrollo, es decir, la oración" (SK 895).
La M.I., en su valioso servicio apostólico a la iglesia, necesita de personas que la apoyen a través de la propia oración.
 
Por esta razón se propone a los miembros de la M.I.
el participar en la iniciativa del "Monasterio invisible".
 
P. Kolbe otorga un gran valor a los medios sobrenaturales encaminados a realizar una actividad misionera. Entre ellos la oración juega un papel eminente; a él se suman el trabajo y los sacrificios de cada día.
 
Quién quiere unirse a esta iniciativa se comprometa cada día:
 
1. En la participación en la santa misa;
2. En la adoración del Santísimo Sacramento;
3. En la oración del Santo Rosario.
 
 
 
Quién quiere comprometerse en esta contribución orante puede permanecer en el anonimato o dar su nombre al Centro Internacional de la M.I. (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.).
 
Las intenciones de oración son aquellas anuales indicadas por el centro internacional y las vinculadas a las necesidades del camino apostólico de la M.I.
 
Quién no puede unirse a la iniciativa, puede ser de todos modos promotor de la misma.
En virtud de su vocación claramente eclesial, apoyar la M.I. significa dar fuerza a la iglesia."
 
P. Rafaelle di Muro
Presidente Internacional de la M.I.