Crónica de la 1ª Asamblea Nacional de la MI en España

Crónica 1ª Asamblea Nacional de la Milicia de la Inmaculada

Madrid, Colegio San Buenaventura – Iglesia de Santa Clara

22 mayo 2010

Tal y como estaba previsto, a las 10:30 horas, comenzó la acogida de los 49 participantes en la Asamblea, procedentes de Sevilla, Zaragoza, Palencia, Valencia, Colmenar de Oreja (Madrid), Rivas Vaciamadrid (Madrid), Hinojosa de San Vicente (Toledo), Talavera de la Reina (Toledo) y Madrid. Tras la oración inicial invocando la intercesión de San Maximiliano Kolbe y saludando a la Inmaculada con el canto del Regina Coeli, tuvo lugar el saludo y bienvenida a todos los asistentes y se leyó la carta enviada por el Centro Internacional de la MI (Roma), también se dio noticia de algunas otras cartas de adhesión a la Asamblea y de ofrecimiento de oraciones y sacrificios por los frutos de santidad que se esperan.

Seguidamente, sirviéndose de una presentación de powerpoint Miguel Ángel González, padre de familia consagrado a la MI, miembro del que será Centro Nacional de la MI en España, ofreció una bella síntesis de la vida de San Maximiliano María Kolbe, de la identidad de la Milicia, sus objetivos y sus medios, y un compendio muy interesante de sus actividades a lo largo y ancho del planeta. Después hubo vivo intercambio de experiencias e impresiones entre los asistentes.

Tras un rato de descanso, fr. Gonzalo Fernández-Gallardo, asistente nacional de la MI, dirigió una meditación sobre lo que significa “Consagrarse a la Inmaculada hoy” en base a textos de la Sagrada Escritura, del Magisterio de la Iglesia y de la tradición franciscana, especialmente del mismo San Maximiliano Kolbe. El deseo era preparar los corazones y las voluntades de aquellos que querían consagrarse a la Inmaculada con un acto de amor libre de la propia voluntad que se somete a la Inmaculada como el mejor camino para hacer sólo la voluntad de Dios.

Casi todos los participantes se quedaron para compartir también la comida. Luego tuvo lugar el rezo del rosario, con lecturas de textos bíblicos, reflexiones actuales y sentidos cantos a María. Después se celebró la Eucaristía de la Vigilia de Pentecostés, presidida por fr. Joaquín Ángel Agesta, ministro privincial de España de los Franciscanos Conventuales, junto a otros cuatro religiosos. Y, dentro de la celebración, tuvo lugar la consagración a la Inmaculada de los nuevos 30 mílites. Fue el más hermoso colofón que se podía esperar de esta Asamblea. Al final, todos recibieron el primer número de “El Caballero de la Inmaculada”, para difundir el amor a María, buscar que sea amada y así ser instrumentos de nuevas conversiones a Jesucristo.