Acróstico a la Milicia de la Inmaculada

Mílites, soldados de María

Inmaculada Virgen y Madre

Loada y venerada noche y dia.

Impertérritos soldados incansables,

Cual hijos hijos valerosos muy amados,

Inflamados de ardor y de su amor,

Anunciemos al mundo, sin rubor:

Su pureza e Inmaculada Concepción.

 

Dios nos quiso regalar en dulce prenda,

El Amor de María Inmaculada

 

La madre de su Hijo que se entrega

A nosotros por entero y sin reservas,

 

Inmaculada, pura y muy amada,

Nacida en el corazón de Dios

Mucho antes que Él soñara

A un bello universo todo amor,

Creando así al hombre que le diera

Una cuna, para el Hijo de su amor,

La más bella de su bella creación;

A María a la Madre, la primera

De entre todas y todas las mujeres,

A la que por Reina coronó sus sienes.

 

Y a quien adornó de ricos dones,

Nacidos de un corazón de padre,

Como hija, como Esposa y como Madre.

(Compuesto por Manuel Menéndez Lombardía para la tercera Asamblea Nacional de la Milicia de la Inmaculada en España)