Beato Juan Pablo II, ruega por nosotros