Consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María por el Papa Francisco

Hoy la toda la Iglesia Univesal vive un momento muy especial dentro del marco del Año de la Fe. Efectivamente, no podía faltar en el Año de la Fe, un evento dedicado a la piedad mariana.

Hoy el Papa Francisco realizará un acto de consagración

del mundo entero al Inmaculado Corazón de María.

Este acto de consagración se enmarca dentro de la Jornada Mariana que promueve y convoca el Consejo
Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización. “¡Bienaventurada porque has creído!” es el lema
elegido para esta actividad, que se ha extendido los dias 12 y el 13 de octubre, con la presencia de diversas
asociaciones de espiritualidad mariana.
La convocatoria para la consagración no es una fecha elegida al azar sino que que coincide con el aniversario
de la última aparición de la Virgen en Fátima, ocurrido el 13 de octubre de 1917 en Cova da Iria, en la zona
central de Portugal. En esa ocasión, la Virgen les dijo que continuaran rezando siempre el Rosario todos los días. Un mensaje que vuelve en este Año de la fe, para que los cristianos retornen la oración mariana del rosario como una devoción diaria.


En recuerdo de este suceso, ayer 12 de octubre la estatua original de la Virgen de Fátima fue llevada a la Plaza San Pedro, donde el Santo Padre la recibió y fue expuesta a la veneración de los fieles tras la cual el Papa dió una bellísima catequesis mariana. Este fue por tanto un “un hecho insólito", porque la estatua de la Virgen de Fátima, de hecho, nunca abandona el santuario de Fátima y sólo lo hace para eventos excepcionales y extraordinarios. La última vez que sucedió, fue durante el Gran Jubileo del año 2000, cuando el beato Juan Pablo II, el 13 de mayo, realizó el Acto de consagración a María.

Después del acto de ayer, la estatua de la Virgen fue llevada al santuario romano del Divino Amore, donde se rezó el Rosario simultáneamente con otros santuarios marianos de todo el mundo; y a partir de las 22, se llevó a cabo una vigilia de oración que se extendió durante toda la noche, hasta la llegada de los peregrinos que tradicionalmente vienen al santuario, al amanecer.

Hoy domingo la estatua regresará a la Plaza San Pedro, donde se rezará el rosario y el Papa presidirá la celebración de la misa. Al final el Santo Padre Francisco hará el acto de consagración de todo el mundo y de todos los hombres a Nuestra Señora y concluirá con el rezo del Ángelus.

La misa y ceremonia de consagración se podrá seguir por internet gracias al Canal de Televisión Vaticana "CTV": http://www.vatican.va/video/index.html

Por tanto demos gracias a Dios por esta Consagración del mundo a María.

Ella, como dijo el Santo Padre ayer, desata los nudos de nuestros pecados por muy complicados o difíciles que sean y lo único que quiere de nosotros es llevarnos a su Hijo.

Nosotros, como consagrados a la Virgen Inmaculada, debe ser un motivo de gozo especial vivir este dia en que el Corazón Inmaculado de María ha sido nuevamente inscrito y sellado en el corazón de todos los hombres del mundo, gracias al expreso deseo de nuestro querido Padre Francisco.