Crónica de la fiesta del Rosario en Ryde (Isla Wight, Inglaterra)

Durante este mes de Octubre, mes del Santo Rosario, Nuestra Señora está derramando abundantes gracias en los diversos lugares de todo el mundo. Almas de todos los continentes se acercan al Corazón de Jesús a través de esta oración mariana, en la que la Santísima Virgen María nos da la mano para contemplar los misterios de la vida de su Hijo. Testimonio de ello fue la celebración que se vivió en Ryde (Isla de Wight, Inglaterra), el pasado 7 de octubre, festividad de Ntra. Sra. del Rosario, en la que numerosos católicos procesionaron por primera vez por las calles rezando el Rosario.

Según relata un matrimonio de la MI de España que pudo participar en este acto, la iniciativa partió de la parroquia del Inmaculado y Doloroso Corazón de María, de la localidad de Ryde, y no se había hecho algo así desde hacía cientos de años, al menos desde el Cisma Anglicano. En esta festividad, se presentó un rosario diseñado por un feligrés de dicha parroquia, que movido por el deseo de extender esta oración y ayudado por el párroco y otros fieles de la parroquia, explicó el significado de este rosario, que a petición suya ha sido elaborado por un convento de carmelitas descalzas de España. Este rosario porta la cruz de San Benito, por su poder exorcista. Las primeras cinco cuentas en color rojo representan las cinco llagas de Jesús. Las cuentas que forman los misterios alternan el blanco, representando la pureza de María, y el azul, color mariano que nos transporta al Cielo. Separando cada misterio han colocado una medalla Milagrosa, en fidelidad a la promesa de la Virgen María a Santa Catalina Labouré, asegurándole que quien la llevara obtendría grandes gracias ya en esta Tierra.

Precediendo esta presentación, tuvo lugar una Celebración de la Palabra, con la participación de varios sacerdotes locales, monaguillos y una multitud de fieles que acudieron para orar en torno a María. La procesión partió del templo parroquial. Una bella imagen de la Santísima Virgen del Rosario, portada por varias personas, les acompañó durante el trayecto. Con el rosario en una mano y una vela en la otra mientras caminaban orando, estos testigos del rosario no sólo iluminaban la calzada, sino los corazones de cuantos les veían pasar. Recogía la procesión una reliquia de la Santísima Virgen que custodiaba el párroco, acompañado de los demás presbíteros.

Fue Nuestro Señor quien selló esta vigilia de oración, cuando al llegar a la iglesia quedó expuesto el Santísimo Sacramento. De rodillas ante la custodia, los feligreses de Ryde pudieron adorar a Jesús Eucaristía. Y es que... María siempre nos lleva a Jesús. Como lo experimentaron los devotos de esta pequeña isla inglesa, si caminamos orando con Nuestra Madre, Ella iluminará nuestro camino, y nos guiará de la manera más dulce hasta su Divino Hijo. María nos da los tesoros de su Corazón, para poder vivir con Ella un Cielo en la Tierra.