Oración para preparar la próxima Asamblea Internacional Electiva de la Milicia de la Inmaculada

Desde del próximo 11 al 13 de octubre tendrá lugar en Roma la V Asamblea Internacional Electiva de la Milicia de la Inmaculada. Será un momento importante de discernimiento y comunión, entre los distintos centros nacionales establecidos, incluida España, y los que están en proceso de reconocimiento. Desde el Centro Internacional de la MI nos han pedido que encomendemos este encuentro con la oración preparada para la ocasión:

 

ORACIÓN PARA LA PREPARACIÓN DE LA
ASAMBLEA DE LA MILICIA DE LA INMACULADA

 

MI International

¡Oh, San Maximiliano María Kolbe, que diste la vida para salvar a un padre de familia, enséñanos a amar como tú!
Tú que tuviste una experiencia profunda del amor de Dios y de la Inmaculada, atrayendo a incontables apóstoles a ese amor materno, muéstranos el camino que debemos recorrer para llevar a Dios el corazón de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo, testimonios valientes y fervorosos para continuar defendiendo tu legado espiritual en el mundo.

Pedimos la intercesión de Raffaella Aguzzoni, la cual, siguiendo los pasos de Jesús y atraída por Él, fue apóstol y misionera que con su celo apostólico fue testigo de cómo la Milicia de la Inmaculada constituye una herencia profética que, con el correr de los años, nos es confiada a cada uno de nosotros.

Que nuestros ojos sean capaces de vislumbrar siempre nuevos horizontes y que, impulsados por el ejemplo de San Maximiliano, sepamos llegar hasta los confines de la tierra, manteniendo encendida la llama que ardía en su corazón.
Que nuestras orejas sepan escuchar el grito de los pobres y que sepamos traducir nuestra Consagración a la Inmaculada mediante gestos concretos de vida y de esperanza.

Por ello, oh San Maximiliano, te pedimos que renueves en nosotros la audacia, el coraje, el espíritu de sacrificio y que, en esta V ASAMBLEA GENERAL DE LA MILICIA DE LA INMACULADA sepamos abrazar la cruz de Cristo, venciendo todos los desafíos, que nos harán más fuertes. Amén.

¡San Maximiliano Kolbe, ruega por nosotros!