Testimonio de la peregrinación a los lugares de San Maximiliano en Polonia

Para escribir estas cuatro letras sobre nuestro viaje, la música de Frédéric CHOPIN me devuelve Polonia.

 

Recordar al Padre Kolbe en el campo de concentración de Auschwitz  paraliza mi ser, y a la vez,  me llena de amor y fuerza para amar de la misma forma que él lo hizo la devoción al Inmaculado Corazón de María.

 

Imágenes de Cracovia con su Cristo de la Misericordia y la frase que lo envuelve  “Jesús, yo confío en Ti!.", hace que este viaje no tenga pasado.

 

Gracias a todo y a todos.

 

 J.LT.