Testimonio de la peregrinación a Polonia

Esta peregrinación ha sido muy importante para mi familia. El decir "sí" a Nuestra Señora es conocer su amor, y todas las gracias de que está llena. No os perdáis la próxima peregrinación, son tantas cosas: desde el Padre Kolbe, es el amor precioso por Ella; la Montaña Blanca, de la Virgen de Czestochowa, que te deja sin palabras. Sería interminable. Y la promesa de Jesús en su Divina Misericordia, el no va más. El camino de Juan Pablo II y todos los santos polacos. La música de Chopin. Hasta la sal de la tierra, en las minas polacas. Un fuerte abrazo. Carmen Palomino.