¿Por qué razón Dios se queda callado?

Es cierto, y por eso en muchas ocasiones nos preguntamos por qué razón Dios se queda callado, por qué no hace de inmediato lo que para nosotros resulta quizá evidente. Muchas veces desearíamos que Dios se mostrara más fuerte, que actuara con más contundencia, que derrotara de una vez al mal y creara un mundo mejor.

Por eso,  ¡OH Dios, Padre bondadoso!, desde nuestra pequeñez e ignorancia, siempre te rogamos nos concedas lo que te pedimos con fe. Mas danos la sabiduría necesaria para comprender que si nos haces esperar, o si lo recibimos tarde, o nunca, comprendamos que la espera, es lo mejor para nosotros.

A nuestra Madre Inmaculada presentemos los nuevos deseos que su amor hace brotar en nuestros corazones:

SALUD Y ESPERANZA, para que no decaigamos ni vivamos una vida rutinaria y mortecina.

COMUNICACIÓN,  para que dialogando nos sintamos profundamente iguales.

CREATIVIDAD, para reinventar nuestras acciones y normas de vida.

 (Reunión del 31-Enero-2011, grupo Ntra Sra del Rosario de Madrid. Por D. Ángel Fuertemoreno)