Carta con motivo del envío para la Consagración diaria a la Inmaculada durante el 2010

                                            ¡Nuevo renacer de la Milicia de la Inmaculada, en España!

 ¡Paz y bien, a todos los que amáis a la Inmaculada!

Con esta carta os llega el cuadernillo con las hojas -pensadas para separarse y doblarse- para la Consagración diaria a la Inmaculada, según el espíritu de San Maximiliano, fundador de la Milicia de la Inmaculada en 1917.

Consagrarse a María Inmaculada es algo tremendo, porque es ofrecerle todo nuestro ser, nuestro cuerpo y nuestro espíritu, lo que somos y tenemos, el pasado, el presente y el futuro, todo. Es reconocer que por Ella nos vino el Hijo de Dios y a través de Ella nos llagan todas las gracias, la misericordia infinita de nuestro Dios. Por eso, cada día hemos de hacer la consagración con más consciencia, con más amor, con generosidad total, de manera que nuestra confianza en Ella sea ilimitada.

Aprovecho esta misiva para compartir con vosotros algunas iniciativas de cara a relanzar la Milicia de la Inmaculada en España, siempre desde la intuición de San Maximiliano: antes o después María será reconocida por todos como lo que es, Reina de cielos y tierra.

El pasado 27 de noviembre, fiesta de la Medalla Milagrosa, se ha consagrado en Madrid un pequeño grupito de personas, que quiere ser el germen del futuro Centro Nacional de la Milicia de la Inmaculada. Queremos convocar una Asamblea Nacional de todos los que ya formáis parte de la Milicia y de los que os consagráis a la Virgen según su espíritu, para organizarnos y seguir trabajando por nuestra conversión y la de quienes están apartados o son enemigos de la Iglesia. Queremos organizar una Peregrinación Nacional a Polonia para nutrirnos en las fuentes del p. Kolbe. Queremos desarrollar otras iniciativas, si esa es la voluntad de la Inmaculada.

En España vivimos tiempos muy difíciles. Hay quien lucha por aniquilar todo lo cristiano, y muchos cristianos dan por perdida la batalla. Nosotros estamos con María, la que permaneció fiel hasta la Cruz, la que no abandonó a los discípulos ni nos abandona a nosotros. ¡Ella nos necesita! ¿Estás dispuesto a enardecer tu espíritu y trabajar en su Milicia?

Podéis colaborar al sostenimiento material de la MI enviando un donativo a la dirección arriba indicada, o a la siguiente cuenta bancaria que está a nombre de Franciscanos Menores Conventuales: 0049-5149-33-2516041525, indicando: MILICIA DE LA INMACULADA.

Os deseo una feliz y santa Navidad, y un Año Nuevo unidos íntimamente a la Inmaculada.

 

 

                                              fr. Gonzalo Fernández-Gallardo Jiménez

                                              Asistente Nacional de la Milicia de la Inmaculada