Crónica de los Sábados con la Inmaculada de 29 de abril y 12 de mayo de 2012

Esta Pascua hemos tenido la dicha de celebrar dos nuevos "Sábados con la Inmaculada": el 29 de abril y el 12 de mayo. Como siempre, a las 18:30, acogidos por los franciscanos conventuales de la Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario de Batán. El encuentro se inició con una charla introductoria del P. Gonzalo y a continuación rezamos un rosario contemplando los misterios del día, intercalando cantos a Nuestra Señora. Quien quiso, pudo quedarse a la misa de las 20:00 h.

 

 

El encuentro del 29 de abril coincidió con la Fiesta de San Luis María Grignion de Monfort. Naturalmente, el tema de la charla versó sobre la figura de este santo tan mariano, cuya doctrina, especialmente contenida en el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, supuso una profundización y difusión del conocimiento de María, su función en la Iglesia y nuestra relación de comunión con Ella, como vía directa a Jesús. San Maximiliano y el beato Juan Pablo II se inspiran, qué duda cabe, en el genial opúsculo de San Luis María. Esta espiritualidad queda reflejada en el Acto de Consagración propuesto por el santo francés y que leyó el P. Gonzalo al terminar su plática.

 

El sábado 12 de mayo recayó, en cambio, en la vigilia de la Fiesta de Nuestra Señora de Fátima. Explicó el Asistente cómo el carisma de la Milicia de la Inmaculada responde y fortifica nuestra vocación, que María ha propiciado sin ningún mérito por nuestra parte. Así, encontrando el Amor de Cristo, vemos que nuestra vida no tiene sentido sin Él. Por ello, respondemos mediante la entrega y las ganas de compartir ese amor, a pesar de nuestras contradicciones y dificultades que siguen afectándonos. Y es que María nos necesita, para que seamos sus instrumentos, a través de la consagración diaria: todo un privilegio. Concluimos el encuentro con la oración del rosario, que Nuestra Señora tanto pidió en Fátima a los pastorcitos que lo hiciéramos por la conversión del mundo.