Nuevo Asistente Nacional de la M.I. España

Hoy dia de San Maximiliano Kolbe, con inmensa alegría os anunciamos que en el último Capítulo Provincial de la orden religiosa de Hermanos Menores Conventuales, orden a la que pertencía San Maximiliano Kolbe nuestro fundador de la M.I.,
ha sido elegido como nuevo Asistente Nacional de la Milicia de la Inmaculada en España, Fray Abel García-Cezón.

Fray Abel venía desarrollando su actividad pastoral en la Parroquia y Comunidad franciscana de Granollers,
pero cambiará de actividad para dirigir y ser responsable la nueva casa de formación de religiosos de su orden, situada en la Parroquia de El Rosario en Madrid.
Fray Abel además escribe todos los meses en la Revista Antena Conventual, en la sección denominada "Asís Directo".

A lo largo de toda su vida religiosa Fray Abel ha demostrado siempre un profundo amor a La Inmaculada por lo que
pedimos a nuestro Señor, a La Inmaculada y a San Maximiliano Kolbe que le bendigan y le iluminen para que sepa
guiar espiritualmente a todos los que formamos parte de la M.I. de España.

A todos los que nos leéis os pedimos que os suméis a nuestras oraciones por Fray Abel y por esta nueva etapa de la M.I. en España que comenzó en mayo de este año con la lección del nuevo Presidente y Consejo Nacional.

Así mismo no podemos terminar estas palabras sin mencionar a nuestro anterior Asistente Nacional: Fray Gonzalo Fernández-Gallardo.
Fray Gonzalo no se va de nuestro lado, sino que se queda en la M.I. para sosternernos con su oración y presencia, así mismo Fray Gonzalo seguirá trabajando por la M.I. para hacer que en su parroquia y comunidad de Granollers la M.I. comience su andadura. Gracias de corazón Fray Gonzalo por haber comenzado e impulsado hace unos años esta aventura de amor que es la M.I.y por habernos inculcado en nuestros corazones tu amor por La Inmaculada.


¡¡ Bienvenido Fray Abel !!
¡¡ Fray Gonzalo...Gracias de corazón !!

Que San Maximiliano Kolbe, que hoy celebramos su fiesta, que os bendiga y os sostenga a ambos en la misión que La Inmaculada os tenga encomendada.