Crónica del Sábado con la Inmaculada del 27.10.2012 e invitación al nuevo Sábado del 10.11.2012

El pasado 27 de octubre tuvo lugar en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, de Madrid, el primer Sábado con la Inmaculada del curso 2012-2013. El jueves y el viernes inmediatamente anteriores volvimos a los bocas de metro de Madrid para el reparto del Caballero de la Inmaculada, invitando a participar en el encuentro del sábado.

Bajo el tema "testigos del amor y de la misericordia de Dios", la Milicia de la Inmaculada estuvo acompañada por Fray Jesús Mari. Pero tuvimos presentes a los mílites y franciscanos que no pudieron asistir, especialmente a Fray Gonzalo, Abel, Antonio y Cristian. Empezamos a las 18:00 con la ensayo de los cantos. Seguidamente, se dio inicio con la presentación de la celebración. El encuentro fue intercalando momentos de escucha de fragmentos de la Escritura, especialmente la lectura del Buen Samaritano, de silencio orante, de canto, de meditación y de plegaria. Al finalizar, se celebró la Eucaristía parroquial.

 

 

 

Fray Jesús Mari inició su reflexión fijándose en la Inmaculada, modelo de obediencia que se dejó moldear por la Palabra. Por eso le hemos de pedir que Ella nos guíe por su senda. "¿Qué debo hacer?" es la pregunta recurrente que nos hacemos. "Amarás a Dos con todo tu corazón y al prójimo como a ti mismo". San Francisco es otro ejemplo de vivir "con todo". Él aprendió de la Santa Madre de Dios a vivir y hacer la voluntad del Señor. Respondió generosamente.

 

 

 

También San Maximiliano ilustra como hay que trabajar por Dios, cada vez más serena y amorosamente, al ejemplo del Buen Samaritano. A San Maximiliano le hemos de pedir cada día que nos enseñe a creer en el Amor de Dios, ser testigos de ese Amor.

 

 

 

En concreto, es practicando la misericordia (a través de las obras de misericordia) cuando nos parecemos a nuestro Hacedor. "Elige amar, de corazón, con todas las entrañas" nos exhortó Fray Jesús Mari. "Ama a tu prójimo - prosiguió - con todas tus limitaciones, con tu fragilidad y heridas". El Señor ha puesto su Sagrado Corazón en nuestras miserias, Él ha abrazo nuestra debilidad.

 

 

 

El Señor es el Buen Samaritano. María, la posadera. La Inmaculada se ha hecho cargo de nosotros, por puro amor. Es necesario, por ello, poner todo el empeño en las obras de misericordia.

 

 

 

El papa Benedicto XVI dice que es en la familia donde los hijos aprenden los valores humanos y cristianos, la solidaridad entre las generaciones, la aceptación del otro. La familia es escuela de misericordia. Hemos de dar gracias a Dios por el hogar que nos hizo, que nos enseñó a amar a Dios. Es por este motivo que, justamente hace 26 años, Juan Pablo II convocó en Asís a creyentes de distintas confesiones para rezar por la paz y la familia.

 

 

 

Terminada la meditación, rezamos el Rosario. Acabamos con las preces y la siguiente oración:

 

 

 

¡Maximiliano Kolbe! Que, marcado por un profundo amor hacia la Inmaculada Madre de Dios, atrajiste innumerables hombres y mujeres a la santidad, intercede por nosotros para que llevemos una vida santa, para así ser testigos del amor y de la misericordia de Dios.

 


San Maximiliano enséñanos a amar a la Virgen María y a acercarnos siempre a su corazón de Madre, para aprender de Ella el camino de la entrega y del servicio humilde a los hermanos.

 


Testigo de la locura de la cruz en nuestros días, tú que ofreciste tu vida en sublime testimonio de amor, intercede ante el Padre de las misericordias para que, por medio del Espíritu Santo, haga de nosotros fieles discípulos de su Hijo amado, que no vino a ser servido sino a servir y a dar su vida por nosotros. Amén.

 

 

 

***

 

 

Os invitamos a participar en el próximo Sábado con la Inmaculada, este sábado 10 de noviembre, a partir de las 18h en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, de Madrid (metro Batán). Nuestro mundo, Madrid, los jóvenes, las familias necesitan oración. Necesitamos orar. Y la oración alimenta nuestra esperanza y nos llena de gozo, pues nos encontramos con el Señor, en la escuela de la Inmaculada.