En España

Aquí encontrarás todas las noticias marianas, de Iglesia, reflexiones y oraciones de España.

Convocatoria de la VIII Asamblea Nacional de la MI: Granollers, 27-28 de mayo 2017

 

LogoMI

 

Queridos mílites,

Como sabéis, en este año 2017 nuestra Milicia, la Milicia de la Inmaculada, está celebrando el centenario de su fundación. Éste coincide además con una efeméride tan señalada para la vida de la Iglesia como es el centenario de las apariciones en Fátima. Frente a ello, también nos encontramos con el centenario de la Revolución bolchevique, los trescientos años de la fundación de la Masonería y los cinco siglos de la Reforma protestante. Como nuestros predecesores, somos conscientes de los retos de la hora presente y de que no nos faltará la gracia para estar a la altura de nuestra vocación cristiana. Ya que lo hemos recibido gratis en sobreabundancia, tenemos mucho amor para dar a nuestros hermanos. Siguiendo el ejemplo de San Maximiliano María Kolbe, queremos darles lo mejor: a Cristo por medio de la Inmaculada. A partir de la oración, por medio de todos los medios legítimos a nuestro alcance. Siempre con caridad y sencillez.

Sí, fue un 17 de octubre de 1917 cuando tuvo lugar la primera reunión de nuestros siete fundadores, los primeros mílites y caballeros de la Inmaculada, aquellos jóvenes y ardorosos franciscanos: San Maximiliano María Kolbe, José Pal, Antonio Glowinski, Jerónimo Biasi, Quirico Pignalberi, Antonio Mansi y Enrique Granata. Dejemos que lo cuente el mismo San Maximiliano:

En una pobre celda cerrada con llave, pero con el permiso del Superior, en el Colegio internacional de Roma, siete jóvenes clérigos vestidos con el hábito y el cordón franciscano, ciñendo las espadas espirituales, es decir, las coronas franciscanas, examinaron los puntos del primer estatuto de la Milicia de la Inmaculada. Por encima de ellos, entre dos velas, había una pequeña estatua de la Inmaculada. Cuando reunió a esos jóvenes e inexpertos religiosos, la Inmaculada ya sabía que, ese año, estrecharía a dos de ellos a su Corazón Inmaculado y materno, en el paraíso: que no mucho después también un tercero se encaminaría tras aquellos dos; que los demás se esparcirían por el mundo; que a éstos se les unirían otros muchos, en número cada vez mayor (EK 1277).

¡Cuánto amor, cuánto fervor había en aquella asamblea constitutiva! Amor a Dios, a la Inmaculada Concepción y a la Iglesia. Ciertamente, de buen comienzo, no faltaron las contrariedades y las incomprensiones. Por ello, aquella confianza, fruto del acto de entrega y consagración absoluta como cosa y propiedad de la Inmaculada por parte de nuestros fundadores, nos precede, nos estimula y nos empuja a seguir la misión de la Milicia: “procurar la conversión de los pecadores, de los herejes, de los cismáticos, etc., en particular de los masones, y la santificación de todos, bajo el patrocinio y por mediación de la Inmaculada” (EK 1368)[1]. Como diría San Maximiliano María: “estrictamente hablando, el fin de la Milicia de la Inmaculada es el fin de la Inmaculada misma” (EK 1220).

San Maximiliano y sus compañeros se sabían muy amados por esta maravillosa Madre Inmaculada. Ese amor de predilección por cada uno de nosotros proviene, en realidad, del amor de la Santísima Trinidad del que traemos causa cada uno de nosotros. La pequeña María, en su Inmaculada Concepción, la nueva Eva, nuestra primogénita, humilde creatura, es el ejemplar sublime de la creación –Ella es la creación recreada- en vistas de la encarnación del Verbo y para la restauración de toda la humanidad caída y corrupta. Pues bien, la Madre de Dios, la Inmaculada Concepción, la Esposa del Espíritu Santo, Reina del Universo y de la Iglesia, es madre amante y tierna de todos los hombres. ¡Es nuestra madre! Muchos no lo saben, no lo gustan, no lo gozan o incluso lo rechazan. Pero nosotros, ¡lo sabemos, lo experimentamos, lo vivimos! Excepcional privilegio, que jamás agradeceremos bastante, es ese de formar parte de la Iglesia como comunidad consciente de los redimidos, pudiendo vivir en gracia y contemplando las misericordias de nuestro Dios. Y ese privilegio implica también el don de tener por Madre a la que es la Inmaculada Concepción. Con todo, no nos olvidemos que los privilegios singulares siempre son concedidos para el bien de todos, de allí nuestra responsabilidad de bautizados –somos sacerdotes, profetas y reyes- de ser testigos de la Salvación, apóstoles de Jesús y heraldos del Evangelio hasta los confines de la Tierra. En nuestra Asociación, además, tenemos el honor de ser mílites de Nuestra Señora. El programa operativo, el plan de combate, al servicio de tan excelente Generala lo exponía sencillamente el p. Kolbe: “sufrir, trabajar, amar y alegrarse” (EK 33). Y es que la MI:

se llama “de la Inmaculada”, porque sus miembros se han consagrado sin restricciones a la Sma. Virgen María Inmaculada, para que Ella misma obre en ellos y por medio de ellos y derrame sobre otras almas, siempre a través de ellos, la gracia de la luz”, de la fuerza y de la felicidad sobrenaturales. Además se llama “Milicia”, porque no puede permitirse descansar, antes bien, por medio del amor pretende conquistar los corazones para la Inmaculada y, a través de Ella, para el Corazón Divino de Jesús y, en definitiva, para el Padre celestial (EK 1237).

En definitiva: ¡estamos de enhorabuena y queremos celebrar debidamente nuestro Centenario! Del 17 al 21 de marzo en Madrid y en Murcia hemos disfrutado de la visita y las enseñanzas del Presidente Internacional de la Milicia, fr. Raffaele di Muro, quien hizo hincapié en la importancia de la oración para nuestra misión y en preservar siempre la comunión entre nosotros como condición para la expansión de la MI. Celebraremos en pocas semanas la VIII Asamblea Nacional. Este año, Dios mediante, tendrá lugar por primera vez en el Convento franciscano de Granollers y durará todo el fin de semana del 27 y 28 de mayo de 2017. En esta ocasión, queremos acercarnos a Cataluña, donde tiene sus raíces nuestra Milicia en España y donde la Inmaculada está haciendo nacer admirablemente nuevos grupos de mílites. Os adjunto el programa provisional del mismo, con los detalles relativos a la inscripción. ¡Estáis todos invitados!

            Por otro lado, del 16 al 18 de octubre de 2017 también estamos todos invitados a participar en el Triduo celebrativo de la fundación de la Milicia en Roma. El Centro Internacional de la MI ha preparado un programa muy interesante que también os adjunto. Como veréis, esperamos encontrarnos con el Santo Padre en la Audiencia del 18 de octubre de 2017. Acompaño esta carta con el programa provisional y los detalles para la inscripción.

            Quedo a vuestra disposición y os mando un abrazo fraterno con la Inmaculada y San José, nuestro primer mílite.

Fdo. Miquel Bordas Prószynski

Presidente del Consejo Nacional de la MI en España

 

virgen pulchra 249x355

 

 


[1] Según el art. 2 de los Estatutos Generales vigentes de la MI, su fin es: “El fin de la M.I., universal como su misión, consiste en colaborar a la conversión y la santificación de todos, proporcionando la máxima gloria a la Santísima e indivisible Trinidad (cfr. LG 69). Los miembros de la M.I. viven la propia vocación bautismal acogiendo el don del Redentor de la Cruz: “Ahí tienes a tu madre” (Jn.19, 27) y se entregan y se dan totalmente a la Inmaculada en vista de la propia santificación y para colaborar en su misión materna de orientar a Cristo el corazón de cada hombre. El mismo Cristo en el Calvario realiza el primer acto de consagración, dando el discípulo a María y María al discípulo (cfr. Jn 19,25-27), de forma que la vida del discípulo, desde aquel momento, se caracteriza por su presencia materna (cfr. RM 45). Una de las formas en las que se practica y se expresa en la historia de la Iglesia la especial consagración del hombre a la Madre de Cristo (cfr. RM 45), es la de San Maximiliano Kolbe. Él vivió una relación singular con María, vital y dinámica, entendida como una “transformación en Ella”, un “ser de Ella” (EK 508) para alcanzar una unión más perfecta con Cristo, y para indicarlo, como ella (cfr. Jn 2,5), a todos los hombres.”

Era devotísimo de la Inmaculada - el nuevo beato mártir José Álvarez-Benavides

El sábado pasado, 25 de marzo, en la Anunciación del Señor, fueron proclamados beatos en Almería 115 mártires asesinados a raíz de la persecución religiosa durante la Guerra Civil española. La lista de los mártires “muertos en odio a la fe”, en su mayoría de la diócesis de Almería, está encabezada por el sacerdote diocesano José Álvarez-Benavides y de la Torre y seguida por 95 sacerdotes, 18 laicos varones y 2 mujeres. Entre ellas destaca la figura de Emilia Fernández, la primera mujer gitana beatificada.

Martires Almeria

La Eucaristía, celebrada en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Aguadulce-Almería, fue presidida por el Prefecto de la Congregación para la causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato. Concelebraron el Obispo de Almería, Mons. Adolfo González, y el Obispo de Granada, Mons. Francisco Javier Martínez. Participaron también Mons. Renzo Frattini, Nuncio de Su Santidad así como el Cardenal Ricardo Blázquez, Arzobispo de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, el Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, el Arzobispo de Valencia, el Cardenal Antonio Cañizares y el Cardenal Emérito de Sevilla, Mons. Carlos Amigo. A ellos se unieron otros arzobispos y obispos de españoles.

En su homilía, el Prefecto destacó especialmente al sacerdote José Álvarez-Benavides y de la Torre, deán de la Catedral de Almería que murió mártir con 72 años: “era devotísimo de la Inmaculada e invitaba a los jóvenes a rezar el Santo Rosario. Arrestado en los últimos días de julio de 1936, su prisión fue una barca para el transporte de hierro”.

El Cardenal Amato asimismo señaló que durante su cautiverio y a pesar de las contrariedades, D. José “logró crear entre los prisioneros un clima de recogimiento y de oración. Se le pidió bajo innumerables formas de tortura renegar de la fe y blasfemar del nombre de Cristo, pero él se opuso hasta el final. Murió fusilado, confesando a Cristo Rey y perdonando a sus verdugos”.

Beato Jose Alvarez

Según la semblanza biográfica publicada en la web de la diócesis de Almería, el beato José Álvarez–Benavides y de la Torre nació en Málaga el 9 de septiembre de 1865. Su familia se trasladó pronto a Almería y en 1878 ingresó en el Seminario Conciliar de San Indalecio. Alumno brillante, compaginó la docencia a los seminaristas con el ministerio pastoral. Ordenado diácono por el hoy también beato obispo Marcelo Spínola en 1887, recibió el presbiterado el veinticinco de febrero de 1878 de manos del obispo Santos Zárate. Coadjutor de Fines y del Sagrario de Almería, fue también capellán del Real Convento de las Puras de la ciudad así como de las Religiosas de María Inmaculada.

Los sucesivos Prelados le confiaron las más diversas responsabilidades tanto en la Curia como en otras misiones fuera de la Diócesis. Rara fue la iniciativa cultural, religiosa o caritativa donde no interviniera el Siervo de Dios. Canónigo Archivero de la S. y A. I. Catedral de la Encarnación de Almería desde 1893, realizó una ingente labor archivística y periodística para ordenar y difundir el patrimonio documental catedralicio.

Deán de la Catedral desde 1927, todos los días celebraba puntualmente la Santa Misa en el altar de la Purísima. Un testigo ocular refiere: “el Siervo de Dios era un sacerdote de gran personalidad. Vivía en un ambiente de austeridad y ejemplaridad. Resplandecían sus virtudes sacerdotales. Tenía un sólido prestigio en la ciudad, dentro del clero diocesano y ante la población seglar”.

Tras el estallido de la Guerra Civil, con la burda acusación de que escondía supuestos tesoros y armas en la Catedral, fue detenido y arrastrado al mismo templo el veintitrés de agosto de 1936. Tenía setenta y un años de edad. Prisionero en las Adoratrices primero y luego en el barco Astoy – Mendi, el 13 de septiembre de 1936 fue trasladado al Pozo de Cantavieja junto con nueve presbíteros, dos hermanos de la Salle y nueve seglares. Así contó su martirio un testigo: “Aquí La Alsina llegaba hasta unos 20 pasos de la boca del mismo y los presos eran sacados por los milicianos uno a uno, y éstos los entregaban a los ejecutores, quienes los colocaban al borde del mismo, haciéndoles un disparo en la cabeza o en el pecho y arrojándolos al fondo, tras empujarles con un bieldo. Los presos morían dignamente y daban el grito de ¡Viva Cristo Rey! Las demás víctimas presenciaban la muerte de los que eran primeramente asesinados. Al caer al Pozo algunas de ellas tenían aún vida y lanzaban quejidos desde el fondo y entonces desde la boca del mismo le hacían varios disparos rematándolos. Al terminar las ejecuciones echaban varias espuertas de cal viva, tierra y piedras”.

El día siguiente, desde Roma, el Papa Francisco, después del rezo del Ángelus del III Domingo de Cuaresma el 26 de marzo, recordó a los nuevos beatos españoles: “Ayer en Almería, España, han sido proclamados beatos José Álvarez-Benavides y de la Torre y 114 compañeros mártires. Estos sacerdotes, religiosos y laicos han sido testigos heroicos de Cristo y de su Evangelio de paz y reconciliación fraterna. Que su ejemplo e intercesión sostengan el compromiso de la Iglesia en la edificación de la civilización del amor”.

Manos Purisima Almeria

(Detalle de la talla de la Inmaculada del Convento de las Puras de Almería, fuente: https://laspurasvcentenario.wordpress.com/)

Purisima Almeria

Cursillo de Franciscanismo 2016

Los pasados 27, 28 y 29 se llevó a cabo en El Pardo (Madrid) un  curso de Franciscanismo y que debido a la conmemoración del 75º aniversario del martirio de san Maximiliano M. Kolbe y el 100º de la fundación de la Milicia de la Inmaculada, giró en torno a la figura de San Maximiliano Kolbe.

El tema central que daba título al curso ha sido:
“NO OLVIDÉIS EL AMOR”
KOLBE: el hombre, el fraile, el “loco” de la Inmaculada, el mártir de la caridad

El cursillo de franciscanismo de este año ha querido dedicarlo a conocer una poco más a este santo hermano nuestro, cuya vida fue como  una semilla preparada por años de entrega sin descanso, por horas y horas de oración, por fatigas y desvelos apostólicos sin número, hasta caer en tierra, morir y dar fruto en Auschwitz.

El verdadero deseo de su enorme corazón de apóstol no fue otro que “ganar el mundo entero y cada alma para la Inmaculada y, a través de ella, para el Corazón de Cristo”. La vida, las enseñanzas espirituales y la entrega de su vida por amor del “patrón de nuestros difíciles tiempos”, como le llamó el Papa san Juan Pablo II, son para nosotros fuente de inspiración para nuestra vocación franciscana y de renovado impulso apostólico y evangelizador.

El programa del cursillo ha sido:

MARTES 27
14:00 Comida
16:15 Hora intermedia

16:30 Ponencia: “El discípulo no es más que su Maestro”. Teología
del martirio. Monseñor Juan Antonio Martínez Camino SJ,
obispo auxiliar de Madrid

18:30 Tiempo personal
19:30 Eucaristía y vísperas
21:00 Cena
22:00 Película o documental sobre el p. Kolbe

MIÉRCOLES 28

08:00 Oficio de lecturas y laudes
09:00 Desayuno

10.00 Ponencia: “Se vive una sola vez. Es necesario ser santos”.
Orígenes y vocación franciscana de Raimundo Kolbe.
Fr. Gonzalo Fdez.-Gallardo OFMConv

12:00 Ponencia: “La Inmaculada, ¡he aquí nuestro ideal!”.
San Maximiliano Kolbe y la Inmaculada Concepción.
P. Félix López HM (Hogar de la Madre)

14:00 Comida
16:15 Hora intermedia

16.30 Ponencia: “Por Cristo estoy dispuesto a cualquier
sufrimiento”. La fuerza del testimonio del padre Kolbe: consagración
religiosa, urgencia del apostolado y martirio en Auschwitz.
P. Félix López HM

18:00 Tiempo de reflexión y coloquio con los ponentes
19:30 Eucaristía y vísperas
21:00 Cena y velada fraterna: tómbola, cantos, dulces, etc.

JUEVES 29

08:00 Oficio de lecturas y laudes
09:00 Desayuno

10:00 Comunicación: “Pertenecer totalmente a Cristo por medio de
la Inmaculada”. La Milicia de la Inmaculada en el mundo y en España
hoy. D. Miquel Bordas, Presidente de la M.I. en España

12:30 Eucaristía final y consagración a la Inmaculada
Fr. Ángel Mariano Guzmán, Ministro provincial

Este curso ha sido una oportunidad preciosa para conocer un poco más a nuestro querido santo.

 

 

 

San Maximiliano Kolbe en Ecclesia

San Maximiliano Kolbe va a ser portada de la revista Ecclesia

¡ No os la perdáis !

Fray Abel, nuestro Asistente Nacional de la MI en España, ha escrito un hermoso artículo en ella con motivo del 75 aniversario del martirio de nuestro santo y de los 100 años de la fundación de la MI.
 
¡ Que esté artículo y medio sirva para ganar muchos más corazones para La Inmaculada !
 
 

Nuevo Asistente Nacional de la M.I. España

Hoy dia de San Maximiliano Kolbe, con inmensa alegría os anunciamos que en el último Capítulo Provincial de la orden religiosa de Hermanos Menores Conventuales, orden a la que pertencía San Maximiliano Kolbe nuestro fundador de la M.I.,
ha sido elegido como nuevo Asistente Nacional de la Milicia de la Inmaculada en España, Fray Abel García-Cezón.

Fray Abel venía desarrollando su actividad pastoral en la Parroquia y Comunidad franciscana de Granollers,
pero cambiará de actividad para dirigir y ser responsable la nueva casa de formación de religiosos de su orden, situada en la Parroquia de El Rosario en Madrid.
Fray Abel además escribe todos los meses en la Revista Antena Conventual, en la sección denominada "Asís Directo".

A lo largo de toda su vida religiosa Fray Abel ha demostrado siempre un profundo amor a La Inmaculada por lo que
pedimos a nuestro Señor, a La Inmaculada y a San Maximiliano Kolbe que le bendigan y le iluminen para que sepa
guiar espiritualmente a todos los que formamos parte de la M.I. de España.

A todos los que nos leéis os pedimos que os suméis a nuestras oraciones por Fray Abel y por esta nueva etapa de la M.I. en España que comenzó en mayo de este año con la lección del nuevo Presidente y Consejo Nacional.

Así mismo no podemos terminar estas palabras sin mencionar a nuestro anterior Asistente Nacional: Fray Gonzalo Fernández-Gallardo.
Fray Gonzalo no se va de nuestro lado, sino que se queda en la M.I. para sosternernos con su oración y presencia, así mismo Fray Gonzalo seguirá trabajando por la M.I. para hacer que en su parroquia y comunidad de Granollers la M.I. comience su andadura. Gracias de corazón Fray Gonzalo por haber comenzado e impulsado hace unos años esta aventura de amor que es la M.I.y por habernos inculcado en nuestros corazones tu amor por La Inmaculada.


¡¡ Bienvenido Fray Abel !!
¡¡ Fray Gonzalo...Gracias de corazón !!

Que San Maximiliano Kolbe, que hoy celebramos su fiesta, que os bendiga y os sostenga a ambos en la misión que La Inmaculada os tenga encomendada.

Nota del Centro Nacional de la MI en España sobre el cartel blasfemo de Valencia

Logo MI

 

Ante el cartel blasfemo de la asociación Endavant

y los nuevos ataques a la fe católica en España

“He oído una horrible blasfemia contra la Sma. Virgen María. Ahora ya estoy curado; no necesito nada, sólo trabajar al máximo de mis posibilidades para salvar estas pobres almas y para reparar esas ofensas tan graves que se profieren contra la Inmaculada, contra Dios. ¡Basta de cosas semejantes!” (EK 988). Con estas palabras, en enero de 1918 el joven estudiante franciscano polaco, Maximiliano María Kolbe, iniciaba su cuaderno de apuntes personales. Un año antes, él y otros seis frailes franciscanos conventuales habían fundado la Milicia de la Inmaculada en Roma, estimulados por las provocaciones antirreligiosas de la masonería ante las mismas puertas de San Pedro del Vaticano.

Estamos profundamente dolidos, como pueblo cristiano, por la difusión del odio a la fe instigado por diversas ideologías impías, que pretenden adueñarse de todos los ámbitos de nuestra sociedad y que inspiran los crecientes ataques y profanaciones de los espacios y símbolos religiosos en nuestra patria. Lamentamos especialmente el escarnio que se ha hecho de la Dulcísima Madre del Redentor en sus entrañables advocaciones de Montserrat y de los Desamparados, tan veneradas en Cataluña y Valencia así como en el resto de España. Frente a ello, la Milicia de la Inmaculada en España se reafirma urgida en la fidelidad a su misión fundacional de conquistar el mundo entero –también nuestra Patria- para el Sagrado Corazón de Jesús por medio de la Inmaculada, toda vez que su fin principal es procurar solícitamente la conversión de todos y cada uno de los pecadores.  

La Milicia de la Inmaculada en España se alegra por la firme respuesta que ha generado la provocación del citado cartel blasfemo y se adhiere al acto público de reparación y desagravio a la Virgen María del próximo sábado 25 de junio a las 20:30 en el Templo Nacional Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús en el Tibidabo (Barcelona).

Madrid, a 23 de junio de 2016

Centro Nacional de la Milicia de la Inmaculada en España

Acta fundacional MI 1917

Reflexiones acerca de la Asamblea electiva de la MI España 2016

Por la importanicia que para todos los asistentes a la 7ª Asamblea de la MI en España, tuvieron las palabras de Fr. Gonzalo Fernández-Gallardo, Asistente Nacional de la MI, y Fr. Rafaelle di Muro, Presidente Internacional de la MI; transcribimos aquí parte de sus reflexiones y de la Homilía.

Esperamos que sus palabras sean una luz para orientarnos a todos los que formamos la MI en España y sepamos ser dóciles a la voluntad de La Inmaculada

Asamblea Electiva de la MI en España
21.05.2016

1.    Reflexión inicial de fr. Gonzalo Fernández-Gallardo al iniciar la oración introductoria.

 

  En este Año de la Misericordia, los mílites tenemos que ser colaboradores de esta misericordia, para sí mismos y para los demás. En cambio, el fariseo, no se entera del deseo del Señor “misericordia quiero, y no sacrificios”. El fariseo está en el territorio del juicio, juzgándose y juzgado a los demás.
  María, canta las misericordias de Dios; Él nos regala la gracia de ser fieles. Los mismos méritos nos son regalados por su amor y su compasión. María sólo tiene a Dios, porque es Inmaculada. El mundo no tiene amor verdadero, nosotros por nuestra pobreza, hemos experimentado este amor. La creación y la redención son obra de la Misericordia Divina, como decía S.M.K.
  La dinámica del Reino de Dios es la dinámica de los niños. Necesitamos una Madre, como lo experimentaba S.M.K. siempre, por lo que todas las dificultades se convierten en campos de misericordia.
  Esta Asamblea es un nuevo Pentecostés. Por tanto, vamos a proceder con la unción con el aceite exorcizado en la Fiesta de la Misericordia. Es necesario avivar un profundo deseo del Espíritu Santo y que nuestra vida no contradiga este don.

2.    Conferencia de fr. Raffaele di Muro, sobre la MI en el Mundo.

 

   Retorna a la idea de la comparación de la Asamblea con un nuevo Pentecostés. Importancia de la oración matutina previa a la Asamblea, en la que hemos invocado al Espíritu Santo. Nos centramos sobre el camino de la MI, que es el de Kolbe, esto es, la misión.
   No todos conocen el amor de Cristo ni de María, como advirtió S.M.K. Tenemos que hacer conocer este amor a todos los hombres. ¿Cómo podemos hacer llegar este amor hoy a nuestra nación? ¿Qué quiere el Espíritu Santo de esta Asamblea? Ya que estamos en el 75 aniversario del martirio del p. Kolbe, ¿cómo ofrecer nuestro testimonio en España? Somos un movimiento mariano y misionero.
   Mariano: nuestra actitud debe traslucir que estamos enamorados de María.
  Misionero: debemos llevar este amor por el mundo por todos los medios posibles. S.M.K. se refería a los medios espirituales (ofrecimiento de enfermedades y padecimientos, oración) así como otros medios materiales más sofisticados, como la prensa o los medios de comunicación.
  Nuestro camino de santidad es la mejor manera de evangelización. Recordemos que la Inmaculada es el medio más corto.
  Seguidamente, fr. Raffaele anunció su intención de crear un Monasterio invisble en todo el mundo, recordando la importancia de la oración en este momento tan difícil de la Humanidad. ¿En qué va a consistir este Monasterio? Los mílites que quieran ingresar en él ofrecerán un tiempo de oración (1 h de adoración ante el Sagrario o Santísimo, Santo Rosario y Eucaristía cotidiana) para sostener a la MI y a la Iglesia. Obviamente, se trata de un compromiso voluntario. En este sentido, pensamos en S.M.K. como en un publicista, pero él repetía que la oración es la actividad más importante. Gracias a la oración, la actividad apostólica se puede desarrollar. Actitud de oración y escucha necesaria para entender qué es lo que nos pide el Señor en cada momento. ¿Cómo lo hacía S.M.K.?
  En Roma en 1917 S.M.K. fundó con seis frailes más la MI, un movimiento para la Iglesia. Eran siete jóvenes inexpertos que dieron vida a un movimiento actualmente difundido por todo el mundo. Colegimos que S.M.K. supo escuchar la voz del Espíritu Santo, como la supo escuchar en Polonia la comprender que debía difundir la fe mediante publicaciones católicas, incluso por todo Europa. Más adelante, comprendió que debe profundizar esta escucha y crea una Ciudad de la Inmaculada. Escuchó la voz del Espíritu Santo también para llevar a la Inmaculada al Japón. Y finalmente, en su camino a Auschwitz (Oswiecim).
  Tanto el Presidente y el nuevo Consejo que elegiremos hoy deberán escuchar la voz del Espíritu Santo para ver qué tiene que hacer la MI en España. En todo caso –añadía fr. Raffaele- la MI es un proyecto dinámico.
   Así, por ejemplo, destaca la MI en Brasil desde el punto de vista de los medios de comunicación que maneja y que se trata de un movimiento juvenil.
  En Estados Unidos existe una Ciudad de la Inmaculada (Marytown). Especialmente reseñable es esta presencia vigorosa de la MI en sociedades secularizadas como la estadounidense o la canadiense. En Polonia “todos” forman parte de la MI. Por lo demás, en Europa es cierto que la MI es más débil y se nos considera como un grupo de oración más tradicional. Frente a esto, hay un desarrollo de la MI en India, Japón, Corea e Filipinas. Últimamente, ha nacido la MI en Burkina Faso y Australia.
   En este momento, es necesario encontrar la identidad de la MI en España y en el Mundo. Por tanto, en este momento de Pentecostés, debemos dejarnos interpelar por el Espíritu Santo para saber cuál debe ser nuestro camino en España. S.M.K. estaba atento a lo que sucedía en su momento. Discernía las circunstancias políticas y sociales del lugar donde se encontraba, para llevar el Evangelio allí donde se encontrara.
   La oración a la Inmaculada no le bastaba a S.M.K., ocurría pertenecer a Ella y transmitir con toda la fuerza este amor. El amor de María era una medicina para curar las heridas del Mundo.
   El nuevo Consejo y el Asistente Nacional tendrán que poner atención para discernir ese camino.
   Con todo, fr. Raffaele ofreció a tal efecto tres sugerencias, a modo de actitudes corazón:

   A) La santidad de nuestra vida. El primer campo de evangelización somos nosotros mismos. No creemos en nuestra santidad, porque vemos nuestros defectos. Pero el Espíritu Santo puede santificarnos, con los gestos más sencillos, pero que hablan de amor. No son los éxtasis los que nos santifican; sólo las pequeñas cruces cotidianas aceptadas santifican.

  B) Sabernos en misión. Llamados estamos a evangelizar, con pequeños gestos de cada día. Todos intentamos evangelizar a nuestros hermanos y existen tantas iniciativas bellísimas de evangelización. Sintámonos siempre en misión – incluso con una sonrisa se puede transmitir mucho. Hay que hablar con la sencillez de la propia vida. En este punto, fr. Raffele expuso algunos ejemplos actuales misionarios de la MI. Así, la MI desarrolla iniciativas como la presencia en la JMJ de Cracovia, formando parte del Comité que organiza la JMJ. En este sentido, como MI dispondremos de un stand dedicado a Kolbe en la JMJ o se recorrerán los lugares kolbianos en Polonia. Por todo ello, hay que recordar que S.M.K. siempre se encontraba en misión (incluso en Auschwitz). El futuro de la MI es la misión, con la fuerza de la consagración a la Inmaculada.

   C) Escucha. El Espíritu Santo no nos pide siempre lo mismo. Cuando S.M.K., por ejemplo, fue arrestado por los nazis, se dedicó a tranquilizar a sus frailes, preocupados por el futuro de Niepokalanów. S.M.K. les decía que en aquel momento el Señor les estaba llevando a evangelizar los campos de exterminio. Aquí tenemos los testimonios de los supervivientes de Auschwitz sobre los tres meses en los que vivió S.M.K. en el campo de concentración dando amor a todos, ayudando, dando su comida, confesando, etc. Aunque no hubiese dado la vida por el padre de familia, el amor que hubiese dado S.M.K. en Oswiecim hubiese sido igual.

   Por tanto, debemos abrir nuestros oídos como MI. Es la 7ª Asamblea de la MI en España. Un grupo de mílites españoles ha seguido un itinerario de dos años para una nueva misión de la MI en España. El p. Raffaele explicaba que percibía vitalidad de la MI en España. El grupo de Murcia, por ejemplo, viajará a Roma en septiembre para volver sobre los pasos de Kolbe. Hay ganas de conocer a la MI y la intimidad del p. Kolbe.
   S.M.K. invitaba a la MI a seguir, vivir y sufrir por la Inmaculada. Es necesario que la MI en España sea algo vivo en el proyecto que fundó S.M.K. en 1917. Dejémonos conducir por el Espíritu Santo, como S.M.K. Dejémonos conducir por la Inmaculada para encontrar el camino de nuestra misión. Que cada uno de nosotros, como MI, que se sienta partícipe del proyecto de la MI.
   Terminaba fr. Raffaele su exposición anunciando que no sería la última vez que nos acompañaría en España, ya que estamos haciendo un camino juntos. Nuestro amor a la Inmaculada será nuestra propia contribución a la MI. Agradecía además el Presidente de la MI la presencia del Padre Provincial en el día de hoy, por la importancia que significa el acompañamiento de los frailes conventuales a la MI, especialmente en este momento especial de definitorio en España.

   En la segunda intervención de fr. Raffaele, tras la pausa, de carácter más técnico, se preparó la votación que debería tener lugar después de la comida para la elección del nuevo Consejo de la MI en España. A este respecto, fr. Raffaele precisó que la función del Presidente del Consejo requería de un buen conocimiento y relación de la MI española con el Centro Internacional, disponiendo por tanto de movilidad y siendo una persona de comunión. La tarea del Consejo era la de acompañar al Presidente y al Asistente en el camino citado de la escucha al Espíritu Santo. Concretamente, se deberán preparar una serie de eventos relacionados con el centenario de la MI, como es el encuentro en Fátima en octubre de 2016 y en octubre de 2017 en Roma. A tal fin, la MI Internacional ha solicitado una audiencia con el Santo Padre y que se declare 1917 como Año Mariano Extraordinario.
 
3.    Homilía de fr. Raffaele en la eucaristía conclusiva

 

   El misterio de la Santísima Trinidad es difícil de comprender, pero es fácil verlo como María lo hacía (S.M.K.). María se pone delante del Padre como Hija. ¿Qué significa ser hija? Escuchar todo lo que el Padre le comunica – en especial su proyecto de la Encarnación. María nos hace entender además nuestra condición de hijos. Ella es la Madre del Hijo. María acoge el Hijo y da al Hijo al Mundo. Esta debe ser nuestra actitud. María también es la esposa del Espíritu Santo. Jesús no sólo ha sido concebido del Espíritu Santo, sino que María se ha dejado plasmar por el Espíritu Santo. Esta tiene que ser nuestra relación con el Espíritu Santo; dejarnos guiar por Él. Tenemos que tener una relación viva con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo. Se trata de personas. Cuando estamos en comunión con la Santa Trinidad (como hijos, que la acogemos y nos dejamos plasmar por ella), nos divinizamos. Cuanto más en comunión estemos con la Trinidad, más cambiamos. La divinización significa una transformación para nuestra misión. Una misión urgente, que nos alberga en su corazón transformándonos. Podemos ser la gloria de la Trinidad, con nuestro testimonio (S.M.K. en Auschwitz es la gloria de la Trinidad). Tenemos que ser la gloria de la Trinidad, ¿cómo? Haciendo que la Trinidad habite en nosotros.
   Los testimonios de Auschwitz sobre S.M.K. nos revelan que nada le podía separar del amor de Dios. Ni siquiera la tortura más fuerte borraba su amor a Dios. Esta es nuestra misión; enseñar el amor de Cristo a nuestros hermanos. Esta es nuestra misión urgente.
   Terminó fr. Raffaele deseando al Presidente electo, al Consejo y a todos que pudiéramos llevar a cabo esta tarea, transmitiendo el amor de la Trinidad a todos los hombres, con la máxima docilidad. Para que el Presidente y el Consejo puedan hacer de guías en este camino de misión y escucha. Para que María Inmaculada nos custodiase de modo que pudiéramos responder a esta tarea urgente, según la voluntad de Dios Trinidad.

 

 

Con La Inmaculada en el cielo

Felicidades, P. Miguel, un año más con la Inmaculada en el Cielo
 
 
 
“El beso de Dios que hizo Inmaculada a María,
llega a través de Ella a cada uno de nosotros y,
purificados en el Corazón de la Purísima,
nos hacemos dignos de llegar a Dios”
 
Fiel amante de la Santísima Virgen y gran devoto de San Maximiliano Kolbe, el sacerdote Miguel Conesa celebró el pasado 15 de abril su 38º cumpleaños, desde el Paraíso.
 
Para cuantos tuvimos el inmenso don de haberle conocido y todos los que se acogen a su intercesión, fue un día de acción de gracias. Al igual que el P. Kolbe, sacrificó su vida para salvar al joven que tenía junto a él. Sacerdote diocesano de la Diócesis de Cartagena, el P. Miguel regresaba de la peregrinación del Carmelo de la Aldehuela con los feligreses de su parroquia (Nuestra Señora del Rosario de Bullas), donde se encuentra el sepulcro de la Madre Maravillas de Jesús (tan querida entre los fieles de Bullas, al haber nacido la nodriza de esta Santa en este municipio murciano). No obstante, el autobús donde viajaba jamás llegó a su destino. Trece víctimas entregaban su alma al Señor aquella noche del 8 al 9 de noviembre de 2014, junto a su párroco, D. Miguel Conesa. Como comentaron las MM. Carmelitas Descalzas de la Aldehuela en un testimonio recogido en la publicación Alfa y Omega, “Aquí ganaron la Indulgencia Plenaria del Año Teresiano, así que en medio de tanto dolor (...), no queremos olvidar que aquí vinieron como peregrinos y su peregrinación ha terminado como todos querían: en el Cielo, abrazados por el amor misericordioso de Dios”.
 
Desde que “tenía uso de razón”, como él solía decir, ya quería ser sacerdote. Oírle hablar de la belleza de su ministerio contagiaba un perfume de Cristo, más del Cielo que de la tierra. Y el Señor le concedió asemejarse a Él también en su muerte. Como buen pastor, murió dando la vida por sus ovejas. Sacerdote, hasta el último suspiro. Cuando el P. Miguel se percató de que el autobús iba a volcar, en vez de abrochar su cinturón, dedicó los últimos instantes a proteger al joven que viajaba a su lado. No sólo puso el cinturón del chico antes que el suyo, sino que en vez de intentar abrocharse él también, se le abrazó haciéndole de escudo para amortiguar sus golpes y salvar su vida. Y así ocurrió, el joven logró salvarse. “El beso de Dios que hizo Inmaculada a María, llega a través de Ella a cada uno de nosotros y, purificados en el Corazón de la Purísima, nos hacemos dignos de llegar a Dios”- apuntó en su día el P. Miguel. Y es que, si algo le definía con toda seguridad, era su amor a la Inmaculada. La Virgen y él compartían el mismo corazón. Hablar con él, era hablar de María. Si se habla de él, se habla también de María. Toda su vida fue para Cristo a través de Nuestra Madre. Y, como él ya había anunciado, purificado en su Corazón, Ella le hizo digno “de llegar a Dios.”
 
En su testamento, San Maximiliano animaba a ofrecer la vida hasta el extremo por la causa de la Inmaculada: “cuando yo muera, deberéis seguir trabajando sin límites (por la Inmaculada), hasta el derramamiento de sangre si hiciese falta”. Hoy, 38 años después del nacimiento del P. Miguel Conesa, nos unimos en acción de gracias por haber continuado esta obra del P. Kolbe. Como se publicó en Alfa y Omega, en cierta ocasión el P. Miguel confesaba en una carta: “Muchas veces pienso, cuando salgo a visitar a los enfermos y llevarles la Sagrada Comunión y veo tanta gente alejada de Dios: ¿Señor, quién puede dar vida a un muerto? Y caigo en la cuenta de que soy tan pobre, tan poca cosa, para poder dar vida. Tengo claro que todo depende de mi unión con Dios. Pero enseguida renace mi esperanza, vuelo con mi pensamiento a la Santísima Virgen y le digo: Madre mía, lo que yo no puedo, hazlo tú. Aunque siento, como diría San Maximiliano María Kolbe, que la Inmaculada me ha elegido como instrumento suyo y actúa a través de mí. Todo en mi vocación y en mi ministerio se lo debo a la Madre de Dios”.
 
 
Como el P. Kolbe, el P. Miguel Conesa dedicó su vida a Cristo, entregándose sin límites a la Inmaculada por la salvación de las almas. Nos acogemos a su intercesión y le pedimos que, junto a San Maximiliano, interceda por la Milicia de la Inmaculada. Y, haciendo eco de sus palabras impregnadas de amor a María, le rogamos que nos ayude a vivir en, con, por y para la Inmaculada, como él lo hizo:
“Dice el Señor Jesús a su Madre –en mis elegidos, Señora, echa raíces-. Para poder alcanzar la alegría de la fe, el cumplimiento perfecto de la voluntad del Padre, el consuelo en el sufrimiento, la fuerza liberadora de la esclavitud del pecado, la santa perseverancia en el camino de la santidad, incluso hasta el martirio... Te necesitan a Ti, te los confío, Madre Santísima”  (Miguel Conesa)
 
Cristina Abbad