En España

Aquí encontrarás todas las noticias marianas, de Iglesia, reflexiones y oraciones de España.

A ti , Virgen Inmaculada

 

  El ser humano divide muy implícitamente a los hombres y mujeres en dos categorías: buenos y malos. Sin embargo, frecuentemente, unos y otros hacen y padecen las mismas cosas. Por ello, no debemos considerar sus acciones y sufrimientos como distintivos de unos y de otros, sino el motivo por el que obraron y sufrieron.

 Creo que todas nuestras obras serán más puras y agradables a Dios siempre que procedan y vayan acompañadas de la sencillez del corazón. No nos detengamos, pues, solamente en lo que hacemos, hemos de atender muy seriamente al espíritu e intención que nos motiva a obrar rectamente.

 Nos encomendamos a ti, Virgen Inmaculada, nos postramos a tus plantas y abrazados a tus pies no nos separaremos de ti. Te pedimos y rogamos que fortalezcas nuestra fragilidad; la perseverancia en tu amor. Y ciertamente la conseguiremos pues con toda confianza te la pedimos. Que no caiga de nuestros labios tu nombre, MARIA, que claro indicio es de que a nuestro lado estas y atiendes a tus hijos en medio de los peligros del mundo. Danos energía para escapar de una vida rutinaria y mortecina.

(Palabras de D. Ángel Fuertemoreno en el grupo de la Milicia de la Inmaculada de la parroquia de Ntra. Sra. del Rosario de Madrid) 

San José y los Franciscanos

En las Constituciones de nuestra Orden de los Franciscanos Conventuales, se lee: "Los frailes veneren e imiten a San José, patrono de la Orden y admirable ejemplo de vida religiosa" (81,3). La devoción de la Orden a San José, custodio de Jesús, Verbo encarnado, está documentada desde 1399. En ese año la fiesta fue introducida en el Breviario Franciscano. Casi un siglo después, el Papa franciscano Sixto IV instituyó esta fiesta para toda la Iglesia. Después, tras la fuerte divulgación por la predicación de San Bernardino de Siena (+1444), también él franciscano. Todavía hoy la lectura propia del Oficio de Lecturas propio del Santo en el breviario romano, que reza tanto el clero secular como regular de todo el mundo.
Más tarde, en el Capítulo General de 1741, san José fue proclamado patrón de la Familia Franciscana de los frailes Menores Conventuales.¡San José, esposo de la Virgen María, padre adoptivo del Salvador, ruega por nosotros y ayúdanos a ser santos como tú eres santo!

San Maximiliano Kolbe, ejemplo para sacerdotes

En la Javierada sacerdotal, presididos por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, un nutrido grupo de sacerdotes iniciaron la marcha con el rezo del Víacrucis al que se acompañaban unos cuidados comentarios en los que se fueron presentando ejemplos vivos de sacerdotes que vivieron ejemplarmente sus particulares "camino de la cruz": San Leopoldo Mandic, San Juan de la Cruz, San Juan Bosco, el Cura de Ars, Daniel Comboni, San Maximiliano Kolbe. . . fueron algunos de los ejemplos citados.

«Tenemos que comenzar de nuevo»

España está a punto de romper la continuidad de su tradición espiritual cristiana y católica, para instalarse en un contexto cultural nuevo, ateo, materialista y nihilista. No es cuestión de promover la guerra entre creyentes y no creyentes, ni se trata de estimular la resistencia numantina. El Evangelio de Jesús es capaz de vivir en todas las situaciones imaginables y puede sobrevivir a todas las agresiones, y de vencer convenciendo a sus mismos agresores. El Evangelio de Jesús sigue siendo la única levadura capaz de transformar la masa inerte de nuestro viejo mundo egoísta y resignado a morir, la única luz capaz de iluminar nuestras tinieblas y alumbrarnos nuevos caminos de esperanza y de alegría.
No podemos decir ya que la sociedad española es una sociedad católica. Hay muchos bautizados que no piensan ni viven de acuerdo con su Bautismo. Otros muchos han abandonado explícitamente la fe bautismal. Otros rechazan elementos de la doctrina católica, ya sean dogmáticos o morales. En algunas ciudades, es frecuente encontrar familias que no bautizan a sus hijos... Está claro que no podremos cambiar las cosas de la noche a la mañana, pero, con la ayuda de Dios y nuestra colaboración entusiasta, sí podemos cambiar la tendencia y comenzar una nueva era que llegue a su esplendor cuando Dios quiera. La urgencia resulta más apremiante si tenemos en cuenta que lo que ahora ocurre en Occidente es muy probable que pase en pocos años a otros continentes menos afectados hoy por el secularismo. No nos engañemos, nadie se librará de pasar la crisis de la confrontación con la modernidad laicista.

Itinerario seguido por el grupo de la MIlicia de la Inmaculada de la parroquia de Santa Beatriz (Madrid)

Reflexiones que han precedido al rezo con amor del Santo Rosario:

1. Somera presentación de LA Milicia y de S. Maximiliano. Ideario.

2. Importancia de Nuestra Señora hoy. Indulgencias de los miembros de La Milicia y la necesidad que tiene la Iglesia de sacar todas las que podamos de su seno.

3. Comienzo el trabajo en La Milicia. Orar, mortificarse y realizar actos sencillos de reparación por La Milicia en España y en el mundo, las intenciones del Santo Padre y las intenciones de todos los que conforman el grupo.

4. Sentirse parte de La Iglesia y que la Milicia sea como las arterias por donde debe llegar el reinado de Nuestra Señora a todos los miembros de La Iglesia al ser compatible con todos los movimientos que hay en ella. Es más debería ser un carisma unificador de todos ellos. Orar por todos los hermanos nuestros que no conocen a Cristo y que comparten nuestra vida en nuestras calles. Como dijo Juan Pablo II, debemos evangelizar el cuarto mundo que está a nuestro alrededor.

5. Caminos para ir cumpliendo las inspiraciones que marca S. Maximiliano. Sentir en nuestra alma cuando pedimos por "los alejados de la Iglesia y los que se confían a nuestras oraciones".

6. Involucrarse en los acontecimientos cercanos de nuestra Iglesia. En particular ver que podemos hacer por la Jornada Mundial de Juventud y pedirte que nos pongas a disposición de LA Milicia en el mundo para lo que podamos hacer por ellos.

7. De cara a la cuaresma confiar completamente en Nuestra Señora para que nos guie en la práctica del sacramento de la penitencia y que encontremos en las palabras que el sacerdote nos dirija la Voluntad de Nuestro Señor por medio de su representante en el sacramento de la reconciliación. Dedicar un rato todos los días a realizar examen de conciencia y un día antes de confesar ponerse en silencio ante Nuestra Señora durante varios ratos durante ese día para que nos ilumine en nuestras faltas y nos de verdadero dolor de los pecados y propósito de la enmienda para ser más dóciles a las solicitaciones de Nuestro Señor.

Enlace de interés

http://www.rtve.es/alacarta/#1024842

Eucaristía celebrada en la iglesia conventual de Santa Clara de Madrid, de los Franciscanos Conventuales, presidida por el Cardenal fray Carlos Amigo, ofm, con motivo del 10º aniversario de las Constituciones de la Orden Franciscana Seglar. Con una intervención especial de los jóvenes de JUFRA.

La práctica de la jaculatoria constante

Cuando nos acercamos a María y, pronunciado con el corazón, le decimos "INMACULADA", la sentimos a nuestro lado, y se percibe la presencia de Dios, la irradiación de Dios. Es bello su nombre, limpio y claro; es "Casa, donde Dios habita complacido".

Si nos sentimos cansados, desfallecidos, nos duele el alma y nos sentimos solos, brota el dulce nombre, "MARIA", pronunciado en silencio íntimo; y como la madre acompaña al hijo, así acude a nosotros y nos consuela y nos abraza, es nuestro cielo, nuestro descanso.

Recordemos el pensamiento del P. Kolbe que figura en la hojita de "La Milicia" de este mes de Febrero -ayer apareció en esta web- y con él decimos que una breve jaculatoria mientras se trabaja, mientras caminamos o descansamos o nos invade el sueño, es la mejor oración y también muy práctica, porque nos une constantemente y de manera cada vez más íntima a la Inmaculada. Por ello procuremos siempre acabar nuestras reuniones con la jaculatoria por excelencia: "Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos, y por cuantos a ti no recurren, en particular por los alejados de la Iglesia y por cuantos te son encomendados".

(Palabras de D. Ángel Fuertemoreno en la reunión del grupo de la Milicia de la Inmaculada de la parroquia de Ntra. Sra. del Rosario el 14 de febrero de 2011)

Te pedimos, Madre, ternura

En todas las épocas y lugares, aunque a primera vista no lo parezca, ha sido difícil vivir la fe o la entrega a Dios. Tampoco es fácil ahora, aunque en pocos sitios haya ya prohibiciones o persecuciones formales. El mundo en el que vivimos, marcado a menudo por la indiferencia religiosa, aparece muchas veces, para la entrega a Dios, como un desierto no menos inhóspito que el de otros tiempos. Pero quizá precisamente por eso, vivir contra corriente es tanto o más necesario.

 Por ello, creo es imprescindible acudir a María, necesitamos acercarnos a esa Fuente de Vida que es la Inmaculada, y sentir su compañía como la de una madre que acompaña a su hijo. Te pedimos, Madre, TERNURA, para llenar el mundo de Amor y sentirnos todos hermanos.

 (Palabras de D. Ángel Fuertemoreno en la reunión del grupo de la MI de la parroquia de Ntra. Sra. del Rosario ell 7 -Febrero-2011)