Benedicto XVI sobre San Maximiliano Kolbe

CIUDAD DEL VATICANO, 12 DIC 2010 (VIS).-Benedicto XVI visitó esta mañana la parroquia romana de San Maximiliano Kolbe, en la periferia de la capital, donde celebró la Santa Misa. La comunidad parroquial posee desde 2009 una nueva iglesia, dedicada a este santo mártir franciscano conventual polaco. En la homilía, el Papa subrayó que "el Adviento es una fuerte invitación a dejar entrar cada vez más a Dios en nuestras vidas, en nuestras casas, en nuestros barrios, en nuestras comunidades, para tener una luz en medio de tantas sombras y en las dificultades de cada día"...-

Refiriéndose San Maximiliano Kolbe, el Papa recordó que "se ofreció a morir de hambre para salvar a un padre de familia. ¡Qué gran luz ha llegado a ser! ¡ Cuánta luz ha venido de esta figura que ha dado valor a muchos otros para darse a los demás, a estar cerca de los que sufren, de los oprimidos!"; de Damián de Veuster, dijo que "vivió y murió con y para los leprosos"; y la Madre Teresa De Calcuta, "dio tanta luz a las personas que, después de una vida sin luz, murieron con una sonrisa, porque fueron tocadas por la luz del amor de Dios".