Actualidad

Noticias sobre la vida y obra de San Maximiliano Kolbe

¡FELIZ NAVIDAD! Con la Inmaculada al Pesebre...

FELICITACION NAVIDAD MI 2016 copia

¿Qué pensabas tú, oh Inmaculada, cuando por primera vez acostaste al Divino Niñito en aquel poco de heno? ¿Qué sentimientos inundaban tu corazón mientras lo envolvías en pañales, lo estrechabas al corazón y lo amamantabas?

            Tú bien sabías quién era aquel Niño, ya que los profetas habían hablado de Él, y tú los entendías mejor que todos los fariseos y los estudiosos de la Sgda. Escritura. El Espíritu Santo te había donado una inteligencia incomparablemente mayor que la de todas las demás almas juntas. Además, ¡cuántos misterios sobre Jesús habrá revelado única y exclusivamente a tu alma inmaculada ese Espíritu Divino que vivía y obraba en ti!

            Ya en el momento de la Anunciación la Sma. Trinidad, por medio de un ángel, te había presentado de manera clara su plan de redención y había esperado tu respuesta. En ese momento, ¡sabías perfectamente a qué dabas tu consentimiento, de quién ibas a ser Madre!

            Ahora lo tienes ante ti, en forma de débil recién nacido.

            ¡Qué sentimientos de humildad, de amor y de agradecimiento debieron de colmar tu corazón... mientras admirabas la humildad, el amor y el agradecimiento del Dios Encarnado hacia ti!

            ¡Llena, te ruego, también mi corazón de tu humildad, de tu amor, de tu agradecimiento!

(EK 1236, Echo Niepokalanowa, 24-XII-1938)

Hasta el Cielo con la Inmaculada, querido Fr. Marcelo

Sus últimas palabras fueron para la Santísima Virgen María. Quienes más le conocieron aseguran que así fue toda su vida: todo de Ella. Y así fue llamado a la Casa del Padre, a través de Ella. “Su sonrisa, su caridad y, sobre todo, su amor por la Inmaculada”, adornan el recuerdo de tantas almas que conocieron a Fr. Marcelo, mílite y gran apóstol de la Madre de Dios. Fue Asistente Provincial de la Milicia de la Inmaculada del año 2000 al 2004 y, cada año solía asistir a la Asamblea Nacional de la MI. El cáncer de páncreas que le detectaron el pasado mes de julio podía haberle hecho sufrir intensos dolores hasta su muerte; sin embargo, se fue al comienzo de su via crucis. La Providencia quiso evitarle los peores sufrimientos. Abandonó este mundo sereno, confiado, orando, renovando su consagración a la Inmaculada. Tanto amaba a la Virgen, que la dulzura con la que nos dejó sólo puede tener un nombre: “María”. Hasta el Cielo, querido Fr. Marcelo.

 

Fr. Marcelo

 

Fr. Marcelo Cano Sacristán nació en Fuentenebro (Burgos) el 30 de octubre de 1942. Hijo de D. Dionisio Cano Ulloa y de Dª. Luciana Sacristán Mayor. Fue bautizado el 15 de noviembre de 1942 y confirmado el 20 de mayo de 1943, en la parroquia de San Lorenzo Mártir de Fuentenebro.

Ingresó en la Orden de los Hermanos Menores Conventuales en Tarancón (Cuenca), en 1954. En septiembre de 1955 pasó al seminario de Granollers, donde realizó el noviciado en el curso 1958-59, permaneciendo en Granollers hasta 1966, donde completa su formación como fraile y sacerdote.

-         Estudió el bachillerato de 1954 a 1958; la filosofía,  de 1959 a 1962; y la teología, de 1962 a 1966.

-         Emitió la profesión temporal el 5 de octubre de 1959, en Granollers, y la profesión solemne el 19 de noviembre de 1963, también en Granollers.

-         Fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1966 en Palencia y cantó su primera misa el 3 de julio de 1966 en Fuentenebro.

Ha tenido el siguiente itinerario como fraile al servicio de la Orden de Hermanos Menores Conventuales y de la Iglesia:

-         1967-1976. En Madrid es Vicario Parroquial de la Parroquia “Santa Clara”  y profesor del colegio “San Buenaventura”. Fue muy apreciada su labor dentro del movimiento de los Scouts católicos de la parroquia.

-         1976-1984. Zaragoza.

  • 1976-1978. Rector del Seminario de Zaragoza y Vicemaestro de novicios.
  • 1978-1984. Vicario Parroquial de la parroquia “San Francisco Javier” de Zaragoza.

-         1984-1990. Formó parte de la fraternidad de san Buenaventura apoyando el servicio a la Parroquia “Santa Clara” de Madrid y como Profesor en el colegio “San Buenaventura”.

-         1990-2003. En Palencia ejerció la labor de vicario parroquial de la parroquia “María Reina Inmaculada”.  En esta estancia en Palencia del año 2000 al 2003 fue profesor en el seminario menor de Palencia.

-         En el curso 2003-2004 desempeñó la labor de guardián y párroco de la parroquia “Ntra. Sra. del Rosario”, de Madrid.

-         Del 2004 al 2008 es guardián y párroco de Palencia, en la parroquia “María Reina Inmaculada”.

-         Del 2008 al 2012 es Vicario Parroquial de la parroquia “Ntra. Sra. de los Desamparados” de Sevilla.

-         El cuatrienio 2012-2016 estuvo en la fraternidad del Sacro Convento de Asís en Italia colaborando en la acogida de peregrinos y guía de la basílica, en el ministerio de la confesión y en la bendición de peregrinos.

-         En el año 2013 celebró las bodas de oro de su profesión solemne y en el 2016 ha celebrado los 50 años de la ordenación sacerdotal.

-         Ha formado parte de las Comisiones de Formación y de Misiones de la provincia y ha sido Asistente Provincial de la Milicia de la Inmaculada del año 2000 al 2004.

Hermano que se caracterizó por su cordialidad y mansedumbre, con una especial devoción mariana que le imprimió un trato sencillo y familiar con niños, ancianos, matrimonios y enfermos. Hombre profundamente humilde, como nuestro Padre San Francisco, tuvo una cercanía y un trato bondadoso y afable con toda persona con la que se encontraba.

De especial sentido del humor, fue muy acogedor y un hermano franciscano de profunda oración, siempre dispuesto a orar por los demás.

Al regresar a España en Julio de 2016 finalizando su estancia en el Sacro Convento de Asís pasó a la comunidad de San Buenaventura en Madrid, cuando le fue detectado un cáncer de páncreas. Tras recibir la santa unción falleció en la madrugada del 20 de septiembre de 2016. Su recuerdo permanecerá en nosotros como hermano bueno y piadoso, profundamente devoto de la Virgen Inmaculada. A ella le dedicó amor, entrega y disponibilidad para colaborar en su obra corredentora teniendo como modelo a San Maximiliano María Kolbe. De él aprendió a vivir la consagración diaria al Inmaculado Corazón de María.

Mes del Sagrado Corazón de Jesús

 
La imagen del Sagrado Corazón de Jesús nos recuerda el núcleo central de nuestra fe: todo lo que Dios nos ama con su Corazón y todo lo que nosotros, por tanto, le debemos amar. Jesús tiene un Corazón que ama sin medida.

Y tanto nos ama, que sufre cuando su inmenso amor no es correspondido.
 
La Iglesia dedica todo el mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y lo imitemos especialmente en estos 30 días.
 
San Maximiliano Kolbe nos enseñó que el amor a la Virgen Inmaculada no se detiene en Ella, sino que el fin último es ganar a todos los hombres al Corazón de Cristo:
 
"Tenemos que ganar el mundo entero y cada alma, ahora y en el futuro hasta el final de los tiempos, para la Inmaculada y a través de ella, para el Corazón Eucarístico de Jesús"
 
 
Esto significa que debemos vivir este mes demostrandole a Jesús con nuestras obras que lo amamos, que correspondemos al gran amor que Él nos tiene y que nos ha demostrado entregándose a la muerte por nosotros, quedándose en la Eucaristía y enseñándonos el camino a la vida eterna.

Todos los días podemos acercarnos a Jesús o alejarnos de Él. De nosotros depende, ya que Él siempre nos está esperando y amando.
 
 
 

Año Kolbiano 2016: en camino

El pasado 11 a 13 de Marzo, la Junta Nacional de la MI en España, realizó una convivencia cuaresmal en la Parroquia Franciscana Conventual de Granollers.

Acompañados en todo momento de las palabras y reflexiones del nuevo presidente de la MI Internacional, Fr. Rafaelle di Muro, los miembros de la MI se alimentaron del ejemplo de vida de San Maximiliano María Kolbe para luego llevar cada uno a su lugar y vocación el ejemplo de amor recibido.

Este encuentro ha sido preparatorio para la futura Asamblea Nacional de la MI, que tendrá lugar el próximo 21 de Mayo, en Madrid, y para el que os pedimos ya vuestras oraciones.

 

En dicho encuentro se elegirá al futuro Consejo Nacional de la MI en España, que deberá guiar los pasos de la MI en nuestro pais en los próximos años.

"Todo por y para La Inmaculada"

La Celda del Amor

La celda del Amor está siempre abierta
 
 
Nuestras hermanas Misioneras de la Inmaculada del Padre Kolbe que viven y trabjan en Polonia han creado un nuevo proyecto: "La Celda del Amor"
 
Es un nuevo proyecto por el que se quiere ir al encuentro de cada persona en sus diferentes situaciones y hacerse cargo de sus realidades concretas, necesidades, expectativas y esperanzas llevándolas a la celda de San Maximiliano Kolbe donde sufrió martirio en el campo de concentración de Auschwitz, para así confiar en su valiosa intercesión.

Las misioneras recordarán en su oración de todos los días las intenciones que les hayamos mandado por correo electrónico y el día 14 de cada mes, memoria del martirio de San Maximiliano Kolbe, las llevarán a la celda del Campo de Concentración de Auschwitz, lugar donde P. Kolbe donó la vida por un padre de familia, rezando allí para pedir su luminosa intercesión.

Envíe tu intención al correo electrónico "Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla." y las hermanas llevarán tu intención cada 14 de cada mes a esa luminosa celda que siendo un instrumento de muerte, ahora se ha convertido en un instrumento de VIDA.
 

Aquí os dejamos un vídeo sobre como el 14 de cada mes nuestras hermanas en San maximiliano y La Inmaculada llevan a cabo este preciosos servicio para todos. ¡La Inmaculada y San Maximiliano Kolbe las bendigan!

 
¡¡¡ Confía a San Maximiliano Kolbe y a La Inmaculada tus deseos, sueños y expectativas !!!
 
 

El Beato Popieluszko y San Maximiliano Kolbe

Este pasado viernes 11 de enero, por primera vez se retransmitió en una televisión española la película: “Popieluszkou, la libertad está entre nosotros”.

 

En una escena de dicha película, en la casa del sacerdote Jerzy Popiełuszko, donde está reunido con sus amigos y compartiendo con ellos las preocupaciones y miedos por el hostigamiento del régimen comunista; se ve claramente en la escena el siguiente cuadro con la figura de San Maximiliano Kolbe presidiendo toda la habitación.

 

 

Esto me llevó a pensar mientras veía la película que la santidad se contagia. Lo santos, como todos nosotros, mientras peregrinan en la tierra, necesitan de otros santos para tener modelos con los que imitar cada vez mejor a Cristo.

 

Conozcamos un poco más de este valiente Beato y su relación con nuestro querido Padre Kolbe.

 

La Santidad contagiada: El Beato Jerky Popiełuszko y San Maximiliano Kolbe

 

La película a la que se hacía referencia, está basada en la vida del sacerdote polaco Jerzy Popiełuszko y en los hechos reales que acontecieron en la polonia de los años 80, todavía tristemente inmersa en la dictadura comunista.

Fiesta de San Maximiliano Kolbe 2012

El 14 de agosto celebramos la fiesta de San Maximiliano María Kolbe. Hace 71 años que entregó su vida en el Campo de Concentración. Nosotros recordamos que pudo vivir con tanta generosidad porque se consagró en cuerpo y alma a La Inmaculada, a la Madre de Dios y Madre nuestra. Sabemos que vivió confiando en Ella como un niño en brazos de su Madre. Sabemos que vivió con un empuje, con una entrega, con una fortaleza que sólo pueden tener las almas que vencen al mal a fuerza de bien. San Maximiliano fue un gran luchador, fundó una milicia, que no es suya, sino de La Inmaculada. Gracias, San Maximiliano. Nos vemos indignos de pertenecer a esta Milicia, intercede por nosotros, alcánzanos un amor a María como el tuyo y el amor a los hermanos que te llevó a estar siempre inventando algo para que todos acabemos consagrados a Ella y así, desde su inmaculado corazón, permanecer eternamente en el sagrado Corazón del Redentor. A Él la gloria por siempre y para siempre. Amén.

(Relieve de la Basílica de San Francisco, Asís, 2005-6)

San Maximiliano Kolbe "ha regresado" a Lourdes

El 23 de marzo de 2012 el obispo emérito de Lourdes-Tarbes ha consagrado el nuevo altar de la Basílica del Rosario del santuario mariano de Lourdes (Francia), colocando una reliquia de san Maximiliano Kolbe, franciscano conventual polaco. ¡Todo un gesto de afecto y de reconocimiento hacia aquel que "amó locamente" a la Madre de Dios! La reliquia ha sido donada a la Basílica en nombre de la Orden por el guardián del convento de los franciscanos conventuales de Lourdes, frère François Godefert. San Maximiliano Kolbe es conocido principalmente por su gesto de heroico amor cristiano en el campo de Auschwitz, donde dio su vida por un joven padre de familia condenado a morir en el búnker del hambre: "soy un sacerdote católico polaco -dijo al oficial nazi-, ya soy viejo y quiero ocupar su lugar, porque él tiene mujer e hijos". En un lugar como aquél, donde la dignidad humana era pisoteada y los hombres se arrastraban como sombras, vencidos por el odio, el resentimiento, la desesperación y la lucha por sobrevivir, un hombre, un humilde fraile franciscano, renunciaba a su vida para que otro pudiese seguir viviendo. Un gesto así no se improvisa. Cuando el padre Maximiliano Kolbe dio aquel paso, ya tenía sobre sus espaldas muchos años de generosa entrega y de fecunda creatividad al servicio de la reconciliación y de la paz entre los hombres, como instrumento providencial en las manos de la Virgen Inmaculada. Desde muy joven trabajó incansablemente y ofreció su vida para que, a través de la Inmaculada, Jesucristo y su evangelio siguieran difundiéndose, atrayendo nuevos discípulos, reinando en más y más corazones. Este deseo de extender el reino de Cristo, por medio de la Inmaculada, hasta los confines de la tierra, le llevó hasta el lejano Oriente, no sin antes pasar por el Santuario de Lourdes en 1930. Fue un visita breve, pero intensa. Podemos imaginar con cuanto amor se detendría a orar ante la gruta de las apariciones, dialogando con toda confianza, como un hijo con su madre, con la Virgen Inmaculada. Ahora, un pequeño signo de este gran apóstol y mártir de nuestros difíciles tiempos se encuentra en el corazón del santuario principal de Lourdes. Y nosotros, sus hermanos, ¡nos alegramos profundamente de ello y le pedimos que siga desde el cielo interceciendo por nosotros! (tomado de www.vocacionesfranciscanas.org)