Escritos de San Maximiliano 3

Y si Ella pudiese disponer de nosotros de manera cada vez más perfecta, entonces también la actividad misionera, la conquista de las almas para Jesús por medio de Ella, sería cada vez más eficaz. El trabajo, el sufrimiento y sobre todo la oración producirás frutos abundantes.
Y no nos preocupemos de trabajar más o más de prisa de lo que Ella quiere, ya que si actuamos según Su voluntad, haremos siempre lo mejor y de la forma más rápida. Sólo al juicio de Dios sabremos cuántos misterios de gracia se habrán realizado a nuestro alrededor y cuántas personas se habrán salvado gracias a nosotros, sin que lo hubiésemos siquiera imaginado (EK 755)