¿Qué es el amor sin límites a la Inmaculada?

"¿Qué es el amor sin límites a la Inmaculada? Ella está muy cerca de Dios y nosotros estamos muy cerca de Ella y, por consiguiente, por medio de Ella, de Dios mismo." EK 461.

Nos repite Jesús en el Nuevo Testamento lo que repite el Antiguo sin cesar, y cuyas palabras no pasan: el primero de los mandamientos es amar a Dios con toda el alma, con todo el cuerpo, con todas las fuerzas. Amamos a Dios creador por todo lo creado, por todas las cosas buenas, aunque nos cueste acepar las malas o podamos verlo temerosamente como Alguien severo, cuando es todo Amor. Amamos a Cristo por ser la bondad hecha carne, por sus sufrimientos injustísimos, pero a veces apartamos la vista porque su testimonio, como el de tantos santos y mártires después, nos interpela, como diciendo "¿y tú, qué? También a esto estás llamado". ¿Y qué hay de María? ¡Qué poco nos cuesta amarla! Qué dulzura cuando pensamos en Ella, cuando nos dirigimos a Ella, con intimidad, con confianza, y nos inunda de azul sosegador. Decía San José María Escrivá de Balaguer, al que cito porque amaba mucho a la Virgen (de hecho, murió mientras miraba con cariño una imagen Suya) y porque hoy se celebra el aniversario de su canonización: "¿Cómo se comporta un hijo o una hija normales con su madre? De mil maneras, pero siempre con cariño y con confianza". ¿La vamos a amar sólo en parte? ¡Con toda el alma, con todo el cuerpo y con todas nuestras fuerzas también! Un amor sin límites.

Isael.

Vinaròs, 6 de octubre de 2010.