Materiales biográficos

Te ofrecemos todos los contenidos sobre la biografía de San Maximiliano Kolbe: síntesis biográficas, videos, etc...

Ordenación sacerdotal de San Maximiliano Kolbe

San Maximiliano Kolbe, sacerdote
 
 
 
Hoy, 28 de abril, conmemoramos que un mismo dia como hoy del año 1918, San Maximiliano Kolbe fue ordenado sacerdote.
 
El próximo 7 de mayo, 4º domingo de Pascua, celebraremos a Cristo como Buen Pastor. Será un dia hermoso para rezar por todos nuestros sacerdotes y para que el Señor siga suscitando buenos pastores que den la vida por su rebaño.
 
El Papa Franciso en su ya célebre homilía de la misa Crismal del 2013, pidió a todos los sacerdotes que "olieran a oveja".
 
San Maximiliano Kolbe cumplió estas dos premisas: dio la vida hasta el martirio y guiado por la Divina Pastora, La Inmaculada, se dejó impregnar del olor de los hombres y mujeres de su época para llevarles a Cristo.
 
Roguemos a San Maximiliano Kolbe que, por la intercesión de la Virgen María, nos ayude a dar la vida como él, por el rebaño de Cristo.
 
 
 
 

Ternura en el "Campo del Odio"


El 17 de febrero de 1941, la Gestapo arrestó al P. Kolbe y a otros cuatro compañeros y los enceró en la terribel cárcel nazi de Pawiak.
 
La despedida del Santo es serena y tranquila: "No os alarméis. Voy a servir a la Inmaculada en otro Campo de Misión".
 
Aquí experimentará de primera persona en el odio a la Iglesia y a Los Católicos.
 
Cinco días despues del arresto, en una de las Inspecciones de la celda, al verle el jefe de sección vestido con el hábito religioso y el Crucifijo del que cuelga la corona francicana, se le acerca y agarrando y tirando del crucifijo, le grita: "¿Y tú crees en esto?". A lo que el P. Kolbe responde: "¡Creo, y cómo!". El jefe le abofetea, pierde la compostura y abofetea al Santo tantas veces como quiere. A la pregunta sobre su Fe obtiene siempre la misma respuesta del Fraile-Prisionero. El Santo coge El Rosario entre las manos y tranquiliza a sus compañeros de celda: "¡No hay ninguna razón para irritarse así.Es una tontería, todo por la Virgen Inmaculada!".
 
 
 
Desde la cárcel escribe una carta a los frailes de Niepokalanów para tranquilizarles: "Dejémonos conducir cada vez más perfectamente por la Inmaculada, donde Ella quiera llevarnos y como Ella quiera, para que, cumpliendo bien nuestros deberes, contribuyamos a que todas las almas sean conquistadas por su amor” (EK960).
 
El 28 de mayo de 1941, desde la cárcel de Pawiak y junto con otros 320 prisioneros, será trasladado al campo de concentración de Auschwitz donde recibirá la corona del martiriro el 14 de agosto de 1941.
Biografía de San Maximiliano Kolbe
Fr. Valentín Redondo, OFM Conv.
 
Que el ejemplo de entrega y abandono en Dios y en La Inmaculada de San Maximiliano Kolbe nos mueva a nosotros a entregar totalmente nuestra vida al Señor y a su querida Madre Inmaculada.
 
 

¡ Feliz Cumpleaños San Maximiliano Kolbe !

En un día como ayer, dicen que en una mañana gris y fría, en la localidad polaca de Zdunska Wola (en aquel entonces bajo el dominio ruso), el 8 de enero de 1894 nació el fundador de la Milicia de la Inmaculada.

El mismo día fue bautizado en la parroquia local de la Asunción de Nuestra Señora con el nombre de Raimundo Kolbe.

Nació para el cielo el 14 de agosto de 1941 como mártir de la caridad en el campo de concentración nazi de Oswiecim (Auschwitz).

San_Maximiliano_Kolbe

¡ Feliz cumpleaños Padre Kolbe !

 

San Maximiliano Kolbe, ¡ruega por nosotros!

Reglamento de Vida de San Maximiliano Kolbe

Propósitos kolbianos tras unos Ejercicios Espirituales “para leer cada mes”

dibujokolbe

Al terminar unos Ejercicios Espirituales que realizó en Cracovia, en febrero de 1920, el P. Kolbe escribió un Reglamento de Vida, unas notas en las que, según comenta Jean François Villepelée en su libro La Inmaculada revela al Espíritu Santo. Conversaciones y pláticas inéditas de San Maximiliano María Kolbe: “todo el pensamiento del Padre se encuentra aquí reunido en su germen”. De igual modo señala que el mismo P. Kolbe había anotado: “para leer cada mes”. Lo compartimos a través de esta web, para que todo el que lo desee pueda releerlo y meditarlo, como hizo el propio San Maximiliano.

1) Debo ser santo, lo más grande posible.

2) La máxima gloria posible de Dios mediante la salvación y la más perfecta santificación propia y de todos los que viven ahora y de los que vivirán en el futuro, por medio de la Inmaculada.

3) Excluye “a priori” el pecado mortal o venial voluntario. Serenidad a propósito del pasado. Repara con el fervor el tiempo perdido.

4) No dejaré pasar:

a) ningún mal sin repararlo (destruirlo) y

b) ningún bien que yo pueda hacer, acrecentar o al cual pueda contribuir de cualquier modo.

5) Tu regla es la obediencia = la voluntad de Dios por medio de la Inmaculada. Eres un instrumento.

6) Haz lo que estás haciendo; no te preocupes de ninguna cosa, ni buena ni mala.

7) Acción siempre tranquila, hecha con amor.

8) Guarda el orden y éste te guardará a ti.

9) Preparación, acción, conclusión.

10) Acuérdate siempre de que eres cosa y propiedad absoluta, incondicional, ilimitada, irrevocable de la Inmaculada; quien quiera que seas, cualquier cosa que tengas o puedas,, todo lo que haces (pensamientos, palabras, obras) y soportas (cosas agradables, desagradables, indiferentes), le pertenece completamente a Ella. Por consiguiente, que Ella disponga a su (no a tu) completo agrado. Así también le pertenecen a Ella todas tus intenciones; por tanto que las transforme, añada otras, las quite a su agrado (Ella, en efecto, no puede causar daño a la justicia).

Tú eres instrumento en sus manos; por tanto, haz sólo lo que Ella quiere; acéptalo todo de sus manos. Recurre en todo a Ella como un niño a su madre, confíale todo a Ella.

Ocúpate de Ella, de su culto, de sus cosas y deja que Ella se ocupe de ti y de las tuyas.

Reconoce que has recibido todo de Ella y que nada procede de ti. Todo el fruto de tus obras depende de la unión con Ella, del mismo modo que Ella es el instrumento de la misericordia de Dios.

Mi vida (cada instante suyo), mi muerte (dónde, cuándo y cómo) y mi eternidad te pertenecen totalmente, ¡oh, Inmaculada! Haz de todo ello lo que te plazca.

11) Todo lo puedo en Aquel que me da fuerza (Flp 4, 13) por medio de la Inmaculada.

12) Vida interior: Ante todo dedícate completamente a ti mismo y así podrás donarte completamente a los demás.

(EK 971. Confirmado en los Ejercicios Espirituales de septiembre de 1920)

Conocer más y mejor a San Maximiliano Kolbe

Se ama lo que se conoce y cuanto más conocemos de San Maximiliano Kolbe más le amamos.
Adjuntamos para ayudar a todo el que quiera conocer y amar al Padre Kolbe, un documento con una extensa
bibliografía en castellano sobre él.
Desde la recopilación de todos sus escritos hasta las biografías más actuales, para que conociendo más el pensamiento y la vida de nuestro querido fundador de la Milicia de la Inmaculada, más aumentemos nuestra devoción hacia él y hacia nuestra querida Madre Inmaculada.

"Oh Dios, Tú nos mandaste que nos hiciésemos niños, si queríamos entrar en el Reino de los Cielos. Tú sabes muy bien que un niño necesita una madre: Tú mismo estableciste esta ley de amor. Por tanto, tu bondad y tu misericordia crearon para nosotros una Madre, la personificación de tu bondad y de tu amor infinitos, y desde la Cruz, en el Gólgota, nos la ofreciste a nosotros y nos ofreciste a Ella… Además decidiste construirla dispensadora y Mediadora de todas las gracias: Tú no le niegas nada a Ella, y Ella no es capaz de negarle nada a nadie… Miremos dentro de nosotros mismos: ¿Acaso no es verdad que cada vez que nos hemos ofrecido con toda el alma a la Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, ha entrado siempre la paz en nuestro corazón?...Quien no lo haya experimentado todavía, que pruebe, que lo vea, que se dé cuenta personalmente: ¡comprobará lo potente y lo buena que es la Madre de Dios y Madre nuestra!".

San Maximiliano Kolbe
Adjuntos:
Descargar este archivo (Bibliografía_Padre_Kolbe.doc)Bibliografía_Padre_Kolbe.doc[ ]184 kB

San Maximiliano María Kolbe en documental

 
Para prepararnos a la fiesta de nuestro querido San Maximiliano Kolbe, no os perdáis este magnífico documental que han hecho nuestros amigos de la Asociación Pública de fieles:Siervos del Hogar de la Madre.
 
Unidos por el amor a nuestra Madre Inmaculada y movidos por la admiración a San Maximiliano Kolbe, les ha llevado a grabar este completo y bello documental sobre nuestro querido Padre Kolbe.
 
No podemos más que decir: ¡GRACIAS!
 
 

A 121 años del nacimiento de San Maximiliano Kolbe

Hoy hace 121 años que nació San Maximiliano María Kolbe
 
 
Nuestro santo nació en la población de en Zsdunska- Wola el 8 de enero de 1894, cuando Polonia ni siquiera existía como nación. Austria, Rusia y Alemania se repartían su territorio.

Fruto del amor de sus padres: María Dabrowska y Julio Kolbe. Ambos eran tejedores. Se casaron en 1891 y tuvieron cinco hijos varones de los que sobrevivieron tres: Francisco, Raimundo (nombre de pila del futuro padre Maximiliano) y José.

No fue fácil la vida de los Kolbe. El trabajo artesanal no podía competir con las modernas máquinas, por lo que se vieron obligados a emigrar. En el espacio de nueve años vivieron en al menos seis lugares diferentes entre Lodz y Pabianice, hasta su instalación definitiva en ésta última ciudad, cerca de una importante fábrica.
El padre montó un pequeño negocio y a ratos cultivaba un trozo de tierra arrendado. La madre trabajaba en la fábrica y en su tiempo libre reforzaba la escasa economía familiar ejerciendo como comadrona. La pobreza no les impedía conservar con dignidad su carácter de familia católica tradicional. Ellos mismos se ocuparon de la educación de los hijos con ayuda de la parroquia, donde Raimundo ayudaba como monaguillo. Las escuelas no eran obligatorias, enseñaban en ruso y eran demasiado caras para la clase obrera. Sólo en 1904 enviaron a Francisco, que ya tenía 12 años, a la escuela de la fábrica para hacer los estudios primarios, porque querían que fuese sacerdote. Al año siguiente ocupó su lugar el más pequeño, mientras el mayor pasaba a la escuela comercial de Pabianice.
 
A Raimundo le tocó quedarse en casa. Tenía diez años y era muy vivaracho y desenvuelto y algo travieso. Mientras sus padres iban al trabajo y sus hermanos al colegio, él limpiaba la casa y se ocupaba de la cocina.
 
Como todos los niños de su edad, también él se planteó el problema de su futuro: sus hermanos, al menos, estudiaban; pero él: ¿Qué podía esperarse de él? Un día su madre le regañó por algo que no hizo bien: "¿Qué va a ser de ti?", le dijo. Aquella pregunta le dolió. Su madre no hizo caso al principio, pero empezó a notar que Raimundo se acercaba con frecuencia, sin hacerse notar, a un altarito que tenían en casa, y allí rezaba llorando. Siempre se le veía serio y pensativo. Viendo aquel comportamiento tan impropio de su edad, temiendo que estuviese enfermo, le obligó por fin a decirle lo que pasaba.
 
Llorando de emoción, respondió el pequeño: "Mamá, cuando me reprendiste, le pedí mucho a la Virgen que me dijera lo que iba a ser de mí. Luego en la iglesia se lo volví a pedir. Entonces se me apareció la Virgen con dos coronas en la mano, una blanca y otra roja. Me miraba con cariño. Me preguntó si quería aquellas dos coronas. La blanca significaba que perseveraría en la pureza. La roja, que llegaría a ser mártir. Yo le respondí que las aceptaba las dos".
Este secreto, celosamente guardado durante toda su vida, revelado después de su muerte por su madre, ilumina la vocación del padre Kolbe. El doble ofrecimiento de la Virgen daba un sentido claro a su existencia, aunque eso no le resolvía demasiado las cosas. Por delante tenía un largo camino de maduración y discernimiento, no exento de peligros y de posibles equivocaciones. Solamente la presencia de María, tan familiar desde entonces, le animaría a seguirlo sin miedo.
Fuente: Biografía Fray Tomás Gálvez O.F.M.Conv.
 
 
 
El resto de su vida no por ya conocida por todos nosotros nos debe dejar de soprendernos cada dia más: su temprana vocación de entrega de su vida a Cristo, su fuego misionero y de apostolado que le llevó a fundar la Milicia de la Inmaculada, su increíble y loco amor a la Inmaculada, la entrega de su vida hasta el martirio por amor a los demás en el campo de concentración de Auschwitz.
 
San Maximiliano, padre nuestro de la Milicia de la Inmaculada; en este dia en que viniste al mundo y tu vida fue una gran luz pra los hombres de nuestro tiempo; tus hijos de la Milicia de la Inmaculada del siglo XXI, te pedimos que tu ejemplo de santidad nos ayude a llevar a todos los hombres y mujeres del mundo, el mensaje de amor que nuestra Madre Inmaculada tiene para cada uno de ellos: ¡Que son amados locamente por Dios por ser hijos suyos!
 

 
 
San Maximiliano María Kolbe, ¡ ruega por nosotros !
 
 

Vida de San Maximiliano (3)

 

Niepokalanów

 

Todo resultaba pequeño para las necesidades de “El caballero”. El P. Kolbe soñaba con una ciudad dedicada a la misión del Reino a través de la Inmaculada, usando los medios más modernos para difundir la buena noticia del Evangelio.

Después de largos coloquios con los Superiores de la Orden y con el príncipe Drucki-Lubecki, obtiene de éste un lote de terreno de cinco hectáreas, en las cercanías de Varsovia, suficiente para la “Ciudad de la Inmaculada”: Niepokalanow.

La primera piedra de la ciudad fue una estatua de la Inmaculada, colocada por San Maximiliano antes de terminar los trámites con el príncipe Deucki-Lubecki. La construcción de la ciudad la llevan a cabo los frailes con la ayuda de los vecinos del lugar. El 21 de noviembre de 1927, se celebra la primera misa en la capilla, el primer edificio levantado. En el centro de Niepokalanow se construye un gran complejo editorial en forma de “H”, que comprende la redacción, las cabinas fotográficas, la tipografía, el taller de los motores con las centrales eléctricas subterráneas, las secciones de encuadernación, de almacenaje y expedición. La Ciudad de la Inmaculada se complementa con los espacios para la fraternidad, el noviciado, la enfermería..., y los talleres de carpintería, zapatería, sastrería... El número de religiosos crece vertiginosamente atraídos por el ideal de la misión de la Inmaculada. De los veinte primeros hermanos que llegan en 1927, superan los setecientos al estallido de la segunda guerra mundial.

 

Vida de San Maximiliano (2)

La Milicia de la Inmaculada

 

Una fecha inolvidable de esta primera estadía de San Maximiliano en Roma es la fundación de la Milicia de la Inmaculada. La devoción a la Virgen nace y se fortalece en él desde diversos puntos marianos que convergen en la Inmaculada Concepción: la visión de las dos coronas, la curación milagrosa del pulgar de la mano derecha en 1914 con agua de Lourdes, la tradición y evoción de la Orden hacia la Inmaculada. A través del estudio y la reflexión, nota que a la Orden le falta dar el salto desde la orilla de la devoción y defensa del dogma de la Inmaculada, que se había consolidado en el transcurso de los siglos, a la orilla de hacer de la Inmaculada la razón de la misión y del apostolado de la Orden en la Iglesia y en el mundo. Así lo expone el P. Kolbe en carta a su Ministro provincial: “Durante siete siglos hemos luchado para que fuera definido el dogma de la Inmaculada Concepción de María. Es hora de comenzar la segunda parte de la historia: sembrar esta verdad en las almas, procurar que germine y dé frutos de santidad. Y esto en todas las almas: en las que existen y en las que existirán hasta el fin del mundo”.