• Imagen Slider 18
  • La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 8
  • Todas las noticias sobre el Centenario de la Fundación de la M.I.
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



"Sábado con la Inmaculada" - 25 noviembre 2017

Este próximo 25 de noviembre a las 17:30 tendrá lugar en Madrid, en la Parroquia de "Ntra. Sra, del Rosario" (Plaza de los Franciscanos, 3 - Colonia Batán) un nuevo encuentro de los "Sábados con la Inmaculada" de este curso 2017, organizado por La Milicia de La Inmaculada en España.
 
Será un encuentro de oración, de la mano de María, en la que compartiremos: Rezo del Rosario meditado, Adoración, Alabanza, Enseñanza y Confesiones.
 
¡Atrévete a dejarte inundar de su Santo Espíritu, como María, y como Ella verás las maravillas de su Amor y proclamarás que su Misericordia es eterna! 
 
Todos los que amáis a nuestra Madre Inmaculada.
Todos los que buscáis a tientas en las sombras una respuesta que de sentido a vuestra vida.
Todos los que queréis aumentar vuestro amor al Señor Jesús, a través de su Madre.
 
Todos, seais quienes seais, estais invitados. ¡ Tu Madre te espera !. ¡ Ven !
 

 

Presentación de la Santísima Virgen María

Según una tradición apócrifa, la Virgen María, a la edad de tres años, fue llevada al templo de Jerusalén por sus padres, para ser debidamente educada en la religión junto con otras niñas.

Esta fiesta, típicamente oriental, recuerda la dedicación de la basílica de Santa María la Nueva, construida cerca de Templo de Jerusalén, en el lugar donde se creía que habían vivido los padres de la Virgen.

En verdad, lo que hoy celebramos es la consagración que María hizo de sí misma a Dios, ya desde su infancia, movida por el Espíritu Santo, de cuya gracia estaba llena desde su Concepción Inmaculada.

En esta fecha son muchas las personas que renuevan las promesas de consagración religiosa, recordando la oblación primordial que hizo María de sí misma.

 

Oración

 Te rogamos, Señor, que a cuantos hoy honramos

la gloriosa memoria de la santísima Virgen María,

nos concedas, por su intercesión, participar,

como ella, de la plenitud de tu gracia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

Consagración diaria a La Inmaculada - Noviembre 2017

Como cada comienzo de mes os dejamos la oración de Consagración diaria a La Inmaculada, esta vez del mes de Noviembre; mes dedicado a todos los santos, a nuestros difuntos y a las almas del purgatorio.

La intención de la M.I. para este mes:

"Para que el camino de la

Milicia de la Inmaculada

sea una auténtica

escuela de santidad."

 

Lo que tienen en común Santa Magdalena de Nagasaki y San Maximiliano Kolbe

Santa Magdalena de Nagasaki

El pasado 15 de octubre la Iglesia celebraba la fiesta de Santa Magdalena de Nagasaki, terciaria augustina recoleta y martirizada en 1634. Como en el caso del "mártir de la caridad" San Maximiliano María Kolbe, cuyo cuerpo fue incinerado en Auschwitz, el cuerpo de Santa Magdalena de Nagasaki fue quemado y esparcidas sus cenizas en el mar para evitar la veneración de sus reliquias por los cristianos. Apóstol y misionero, San Maximiliano, trescientos años después, fundaría en Nagasaki su Ciudad de la Inmaculada japonesa -Mugenzai no Sono- donde editaría el Caballero de la Inmaculada en la lengua nipona -Seibo no Kishi.

maximilianjapan2

Santa Magdalena fue beatificada, junto a otros compañeros mártires, por San Juan Pablo II el 18 de febrero de 1981. Su canonización tuvo lugar pocos años después, el 18 de octubre de 1987.

 

Breve biografía de Santa Magdalena de Nagasaki:

Magdalena nació en 1611 en Nishizaki, cerca de Nagasaki, en Japón, hija de los nobles y fervientes cristianos. Narran los manuscritos antiguos que era una joven grácil, delicada y hermosa. Sus padres y hermanos fueron condenados a muerte por su fe católica y fueron martirizados cuando ella era todavía muy joven.

En 1624 se encontró con dos agustinos recoletos, Francisco de Jesús y Vicente de San Antonio, que luego fueron también mártires y beatos. Atraída por la profunda espiritualidad de los dos misioneros, Magdalena se consagró a Dios como terciaria agustina recoleta. Desde entonces, su hábito era el religioso, su única preocupación la oración, la lectura de libros santos y el apostolado. Más tarde se cambia en terciaria dominicana. Los tiempos eran muy difíciles y la persecución que se desencadenó contra los cristianos se había convertido en cada vez más sistemática y cruel. Magdalena infundía valor a los cristianos, enseñaba el catecismo a los niños, y pedía limosna para los pobres a los comerciantes portugueses.

En 1629 se refugió en las montañas de Nagasaki, compartiendo los sufrimientos y las angustias de sus compatriotas perseguidos, animándoles a mantenerse fuertes en la fe, exhortándolos a volver al camino correcto cuando, vencidos por la tortura, habían negado a Cristo, visitando a los enfermos, bautizando a las los niños, llevando a todas palabras y gestos de consuelo.

Frente a la apostasía de muchos hermanos cristianos aterrorizados por las torturas a la que eran sometidos, y dispuesta a unirse eternamente a Cristo, Magdalena pensó en desafiar a los tiranos: Vestida con el hábito de terciaria, en septiembre de 1634 se presentó a los jueces, llevando consigo sólo un pequeño paquete lleno de libros santos para poder orar y meditar en la cárcel. Ni siquiera la promesa de un matrimonio ventajoso, ni la tortura fueron capaces de inclinar su firme voluntad.

A comienzos de octubre que fue llevada al suplicio de la horca y la fosa: suspendida por los pies, con la cabeza y el pecho sumergidos en un hoyo, cubierta de tablas para hacerle más difícil la respiración. La valiente joven resistió al tormento por trece días, invocando los nombres de Jesús y María y cantando alabanzas al Señor. La última noche un aguacero inundó la fosa y Magdalena murió ahogada. Era el 15 de octubre de 1634. Los tiranos quemaron su cuerpo y esparcieron sus cenizas en el mar para evitar la veneración de sus reliquias por los cristianos.

Para su elevación a los altares Magdalena fue agregada a un grupo de dieciséis mártires dominicanos de diversas nacionalidades, todos muertos en tierra japonesa, encabezados por Lorenzo Ruiz, el primer santo de origen filipino. El grupo fue beatificado por el Papa Juan Pablo II el 18 de febrero de 1981 en Manila, Filipinas, y canonizado en Roma por el mismo pontífice el 18 de octubre de 1987.

Si bien la conmemoración individual de Santa Magdalena de Nagasaki se inscribe en el Martirologio Romano en el aniversario de su martirio, la gran fiesta de este grupo de mártires está determinada por el calendario litúrgico para el 28 de septiembre.

Fuente: www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_3769

Magdalene of Nagasaki

Hoy, hace cien años, nacía la Milicia de la Inmaculada

16.10.1917

Anochecía ya en aquella tarde del miércoles 16 de octubre de 1917. Asomémonos ahora a la celda de uno de los frailes estudiantes del Colegio Seráfico Internacional, regentado por los frailes franciscanos conventuales en la Vía San Teodoro 42 en Roma. A puerta cerrada, “casi furtivamente”, alrededor de una mesa o tabique rectangular con una pequeña estatua de la Inmaculada, entre dos velas encendidas, se hallaban junto a Maximiliano Kolbe, los jóvenes padres franciscanos José Pedro Pal, Quirico Pegnalberi y Antonio Mª Glowinski, así como los frailes clérigos Antonio Mansi, Enrique Granata y Jerónimo Biasi. Cuatro italianos, dos rumanos y un polaco. Jovencísimos, hijos todos ellos de San Francisco de Asís. En sigilo, pero habiendo recabado el permiso de sus superiores y de su director espiritual, estaban fundando una asociación, la Militia Immaculatae:

«Después de una oración introductoria fue leída una carta del confesor del Santo Padre, el P. Alejandro Basile: en ella declaraba que presentaría la causa de la Milicia de la Inmaculada al Vicario de Cristo. Luego se leyó el proyecto del “programa”; fin, medios, condiciones. Discusión sobre cada uno de estos puntos y al final se decide mediante votación. Se consultan mucho, pero en las caras de todos se reflejan la serenidad, la confianza y un amor dispuesto a sacrificarse por la salvación de las almas por medio de la Inmaculada, y además la preocupación por buen planteamiento de la causa» (EK 1040).

Aquella noche de hace justamente cien años el celoso ideal de los jóvenes franciscanos se consignó en este boceto de estatutos o programa, sencillo pero ambiciosísimo:

«”Ella quebrantará tu cabeza” (Gn 3, 15). “Tú sola has vencido y destruido todas las herejías en todo el mundo! (Oficio de la Virgen).

I.- FIN: Procurar la conversión de los pecadores, de los herejes, de los cismáticos, etc., en particular de los masones; y la santificación de todos bajo el patrocinio y por mediación de la Inmaculada.

II.- CONDICIONES: 1) Total entrega de sí mismo a la Inmaculada, poniéndose como como instrumento en sus manos inmaculadas, y 2ª.) Llevar la Medalla Milagrosa.

III.- MEDIOS: 1°) Orar cada día a la Inmaculada, siempre que sea posible, con esta jaculatoria: «Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos y por todos los que a Vos no recurren, especialmente por los masones». 2°) Usar todos los medios legítimos, según las posibilidades en los diferentes estados y condiciones de vida, en las que ocasiones que se presenten; lo que se deja al celo y a la prudencia de cada uno; el medio más especial sea la difusión de la Medalla Milagrosa.

V. Concédeme (concédenos) alabarte, oh Virgen Santísima.

R. Dame (danos) fuerza contra tus enemigos» (EK 21).

Hace cien años, la celebración del 75 aniversario de la conversión del judío Alfonso de Ratisbona el 20 de enero de 1917 y poco después, el 17 de febrero de 1917, la procesión masónica plantada ante las mismísimas puertas del Vaticano habían impresionado profundamente el ánimo de San Maximiliano. En una Europa inmersa en la I Guerra Mundial, la Revolución bolchevique y marxista pretendía erradicar la religión, a la que consideraba como "opio del pueblo". En la otra punta del continente europeo, en Fátima, sin embargo Nuestra Señora prometía a unos pequeños pastorcitos que su Corazón Inmaculado iba a triunfar.

  Ante la audacia de los enemigos de la Iglesia Católica (en una Roma cuyo alcalde, Ernesto Nathan, era masón declarado), el joven Kolbe sentía la necesidad de contraatacar directamente a los servidores del mal y de la corrupción de la moralidad. Planteó a sus superiores y a su director espiritual, el jesuita Alejandro Basile, su inquietud de instituir una asociación que se empeñara en la lucha contra la masonería y los demás servidores de Lucifer:

«Obtenida la ratificación por parte de la santa obediencia, me propuse comenzar la obra. Durante un partido de fútbol empezó a salirme sangre de la boca. Me aparté y me tendí sobre la hierba. […] Estuve escupiendo sangre durante un buen rato y a continuación fui al médico. Me alegraba pensar que quizá me encontrase al final de mi vida. […] Dos semanas más tarde el médico me permitió salir por primera vez del colegio. […] Una vez confortado, cesaron los dolores y las punzadas, y por primera vez comuniqué mi idea de formar la asociación a Fr. Jerónimo Biasi y al P. José Pal […]. Sin embargo, puse como condición que cada uno de ellos interrogase ante todo a su propio padre espiritual, para cerciorarse de la voluntad de Dios. Cuando hube recobrado las fuerzas, me enviaron a Viterbo con el clérigo Fr. Antonio Glowinski, compañero mío, para pasar unas vacaciones suplementarias. En aquella ocasión Fr. Antonio Glowinski entró en la M.I. Poco después se añadieron Fr. Antonio Mansi, de santa memoria, y Fr. Enrique Granata» (EK 1278).

Por tanto, la Milicia incipiente se fue gestando durante el periodo estival de 1917 en la Villa Antoniniana o finca conocida como la Vigna, cerca de las Termas de Caracalla en Roma. Pocos años después rememoraba Kolbe: «al inicio no existía un programa determinado, nos unía sólo el deseo más o menos expreso de consagrarnos totalmente a la Inmaculada como instrumentos en sus manos inmaculadas para salvar y santificar las almas (especialmente las de los masones)» (EK 33).

Hoy, la MI en España se une a toda la Milicia de la Inmaculada en el gozo y el agradecimiento al Espíritu Santo por haber suscitado esta obra apostólica universal al servicio de la Iglesia y el reinado del Sagrado Corazón de Jesús a través de la Virgen Inmaculada. Reiteramos y renovamos como una gracia inmerecida nuestra consagración completa a nuestra Madre, como cosa y propiedad suya, para buscar la conversión y santificación de todos, comenzando por la nuestra.

Testimonio espiritual de San Maximiliano María Kolbe

Niepokalana

“Dejémonos conducir cada vez más perfectamente por la Inmaculada, adónde Ella quiera llevarnos y cómo Ella quiera, para que, cumpliendo bien nuestros deberes, contribuyamos a que todas las almas sean conquistadas para su amor” (EK 960).

Se trata de un fragmento de la última carta que envió San Maximiliano María Kolbe a la Comunidad de frailes del Convento de Niepokalanów, redactada originalmente en alemán el 12 de mayo de 1941, desde la prisión de Pawiak en Varsovia. Pocas semanas después, San Maximiliano sería trasladado al Campo de Concentración de Auschwitz, donde sufrió su glorioso martirio el 14 de agosto de 1941.

Nuevo Consejo Internacional de la M.I.

Dentro de los eventos por el aniversario del Centenario de la Milicia de la Inmaculada celebrado en Roma, los pasados días 16 a 18 de octubre, también tuvo lugar una nueva reunión del Consejo Internacional de la M.I.


En dicha reunión se renovaron los puestos del consejo, con los siguientes cambios:

- Angela Morais, de la M.I. en Brasil, será la nueva Vice-Presidenta de la M.I. Internacional. Adicionalmente Angela Morais será la responsable de acercar la M.I. a los jóvenes.

 

Angel Morais

con el actual Presidente Internacional

de la M.I. Fray Rafaelle di Muro

- Adele Cerreta, ejercerá de secretaria de la M.I. Internacional y también ha sido nombrada Vice-Directora de la revista bi-anual de cultura y educación mariana y kolbiana: “Miles”

 

Adele Cerreta 

con el actual Presidente Internacional

de la M.I. Fray Rafaelle di Muro

 

- Nuestro actual presidente de la M.I. en España, Miquel Bordas Prószynski, ha sido nombrado nuevo consejero internacional de la M.I., en substitución del P. Patrick Greenough, después de anunciar éste su renuncia por la imposibilidad de conciliar ese papel con sus actuales compromisos pastorales. Miquel compaginará su labor actual de Presidente de la M.I. en España con sus nuevas funciones de vocal en el Consejo Internacional.

Miquel Bordas Prószynsk,

nuevo consejero Internacional de la M.I.

y actual presidente de la M.I. en España

 

A la M.I. en España nos llena de profunda alegría la elección al Consejo Internacional de nuestro Presidente Nacional: Miquel Bordas.

Rezamos para que La Inmaculada bendiga su nueva labor en el Consejo Internacional.

Triduo celebrativo de la fundación de la MI en Roma

Una delegación de mílites españoles procedentes de Madrid y Granollers (Barcelona), encabezada por el Asistente Nacional y el Presidente del Consejo del Centro Nacional, se ha desplazó a Roma para participar en las celebraciones de los 100 años de fundación de la Milicia de la Inmaculada por San Maximiliano María Kolbe y sus seis compañeros. Desde el 16 hasta el 18 de octubre de 2017 más de mil mílites de trece países han acudido a Roma para tomar parte en el Triduo celebrativo del Centenario organizado con mucho esmero por el Centro Internacional de la MI.

SantAndrea delle Fratte MI

El lunes 16 de octubre tuvo lugar la apertura del Triduo con una eucaristía solemne a las 16h en el templo de Sant'Andrea delle Fratte, presidida por el Ministro General de la Orden Franciscana Conventual, Fr Marco Tasca, y concelebrada por numerosos sacerdotes y frailes vinculados a la Milicia. Recordemos que en esta iglesia romana, conocida por ser el lugar de la aparición de la Virgen y la conversión del judío Alfonso Ratisbonne, San Maximiliano celebró su primera misa el 29.04.1919.

La jornada concluyó con una emocionante vigilia de oración en la iglesia de Sant'Andrea della Valle, en la que San Maximiliano recibió la ordenación presbiteral.

Al día siguiente, martes 17 de octubre, el grupo español visitó por la mañana el Convento de San Maximiliano (antiguo Colegio Seráfico Internacional), especialmente la celda donde justamente 100 años atrás había sido fundada la MI. También los mílites peregrinos pudieron renovar la consagración a la Inmaculada en la Capilla del Convento y pudo recorrer la Exposición Kolbe.

En el mediodía las delegaciones española y mejicana celebraron conjuntamente la eucaristía en la Curia General de la Orden Franciscana Conventual. Tras una tarde libre visitando diversas iglesias romanas, el día concluyó con un concierto especial en Sant'Andrea della Valle, en el que entre otras composiciones, se ha ejecutado el himno del Centenario.

Finalmente, el miércoles 18 de octubre se cerró el Triduo celebrativo del Centenario de la fundación de la Milicia de la Inmaculada en Roma. Los mílites peregrinos tuvieron que madrugar para acudir y situarse en la Plaza de San Pedro, a fin de participar en Audiencia General con el Santo Padre Francisco. En la audiencia, el Papa ha reflexionado sobre la esperanza en relación con la muerte. Y entre otros grupos, también ha saludado a los peregrinos de la MI.

Tras la audiencia, el grupo español participó todavía por la tarde en una Eucaristía oficiada por su Asistente Nacional en la capilla contigua a la Celda de la fundación de la Milicia en el Convento de San Maximiliano. Por último, antes de dirigirse al aeropuerto para volver a España, la delegación española se unió a la liturgia eucarística conclusiva del Triduo en Sant'Andrea della Valle presidida por el Ministro General, Fr Marco Tasca. En la despedida, el Presidente Internacional de la MI, Fr Raffaele di Muro, dio lectura al Documento de Conclusiones redactado por delegados de distintos países.

SantAndrea della Valle MI

Damos gracias a la Inmaculada por habernos conducido a este primer centenario de su Milicia y le pedimos que nos siga conduciendo en el servicio de su Hijo.

Tras la conclusión del Triduo, en el Seraphicum romano se está celebrando un congreso kolbiano especial con motivo del Centenario de la fundación de la MI, del 19 al 20 de octubre. 

Virgen del Pilar, ruega por nosotros

Hoy celebramos la fiesta de la Virgen del Pilar, patrona de la Hispanidad.

Te pedimos Madre que cuides con dulzura de nuestra nación y de todas las naciones Latinoamericanas con las que compartimos Fe, lengua y corazón.

Que acojas en tus brazos maternos los problemas de tantas familias y personas que sufren dificultades económicas en estos tiempos. Que nos cojas de tu mano y nos nos sueltes, para que España vuelva a ser lo que era y debe seguir siendo: "Tierra de María"

¡ Que España vuelva a ser tu casa, Señora Nuestra !

ORACIÓN DE JUAN PABLO II A LA VIRGEN DEL PILAR

"Doy fervientes gracias a Dios por la presencia singular de María en esta tierra española donde tantos frutos ha producido. Y quiero encomendarte, Virgen santísima del Pilar, España entera, todos y cada uno de sus hijos y pueblos, la Iglesia en España, así como también los hijos de todas las naciones hispánicas. ¡Dios te salve, María, Madre de Cristo y de la Iglesia! ¡Dios te salve, vida, dulzura y esperanza nuestra! A tus cuidados confío esta tarde las necesidades de todas las familias de España, las alegrías de los niños, la ilusión de los jóvenes, los desvelos de los adultos, el dolor de los enfermos y el sereno atardecer de los ancianos. Te encomiendo la fidelidad y abnegación de los ministros de tu Hijo, la esperanza de quienes se preparan para ese ministerio, la gozosa entrega de las vírgenes del claustro, la oración y solicitud de los religiosos y religiosas, la vida y el empeño de cuantos trabajan por el reino de Cristo en estas tierras. En tus manos pongo la fatiga y él sudor de quienes trabajan con las suyas; la noble dedicación de los que transmiten su saber y el esfuerzo de los que aprenden; la hermosa vocación de quienes con su conciencia y servicio alivian el dolor ajeno; la tarea de quienes con su inteligencia buscan la verdad. En tu corazón dejo los anhelos de quienes, mediante los quehaceres económicos procuran honradamente la prosperidad de sus hermanos; de quienes, al servicio de la verdad, informan y forman rectamente la opinión pública; de cuantos, en la política, en la milicia, en las labores sindicales o en el servicio del orden ciudadano prestan su colaboración honesta en favor de una justa, pacífica y segura convivencia. Virgen Santa del Pilar: aumenta nuestra fe, consolida nuestra esperanza, aviva nuestra caridad. Socorre a los que padecen desgracias, a los que sufren soledad, ignorancia, hambre o falta de trabajo. Fortalece a los débiles en la fe. Fomenta en los jóvenes la disponibilidad para una entrega plena a Dios. Protege a España entera y a sus pueblos, a sus hombres y mujeres. Y asiste maternalmente, oh María a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad. Así sea."