Milicia de la Inmaculada

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home LA INMACULADA Misterios del Santo Rosario Misterios Gloriosos del Santo Rosario

Misterios Gloriosos del Santo Rosario

E-mail Imprimir PDF

(Rezo del Santo Rosario del Grupo de la Milicia de la Inmaculada de la Parroquia de Ntra. Sra. del Rosario de Madrid, el 31 de enero de 2011, preparado por Maruja de la Fuente)

1er Misterio: LA RESURRECCION DEL SEÑOR

LECTURA BÍBLICA: "Y he aquí que se produjo un gran terremoto, pues un ángel del Señor descendió del Cielo y, acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella. Llenos de miedo, los guardias se aterrorizaron y se quedaron como muertos. El ángel tomó la  palabra y dijo a las mujeres: "No temáis vosotras; ya sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí, porque ha resucitado, como había dicho". Marcos 16, 5-8

 REFLEXIÓN: La contemplación de este misterio, nos hace pensar en tantas vidas sesgadas por la violencia de la guerra.

Te ofrecemos madre, este misterio, para que en todas partes, la vida supere a la muerte y la violencia y la injusticia sean superadas. PADRE NUESTRO Y DIEZ AVEMARÍAS

 

 2º Misterio: LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

 LECTURA BÍBLICA: "Los llevó hasta cerca de Betania y levantando sus manos los bendijo y mientras los bendecía se alejaba de ellos y era llevado al Cielo. Ellos se postraron ante Él y se volvieron a Jerusalén con grande gozo. Y estaban de continuo en el templo bendiciendo a Dios". Lucas 24, 50-53

 REFLEXION: La Ascensión nos lleva a pensar que no hemos de quedarnos quietos mirando al Cielo. Te ofrecemos María, este misterio, para que comprendamos nuestra misión de evangelizar y seguir avanzando en la construcción del Reino. PADRENUESTRO Y DIEZ AVEMRÍAS

 

3er Misterio: LA VENIDA DEL ESPIRITU SANTO

 LECTURA BIBLICA: "Cuando hubieron llegado, subieron al piso alto, en donde permanecían Pedro y Juan, Santiago de Alfeo y Simón el Zelotes y Judas de Santiago. Todos estos perseveraban unánimes en la oración con algunas mujeres, con María, la Madre de Jesús y con los hermanos de éste", Hechos 1, 13-14.

 REFLEXION: En el día de Pentecostés, reunidos los apóstoles con María, fueron llenos del Espíritu Santo. Te ofrecemos Señor, este tercer misterio, por nuestra Comunidad Parroquial, para que usemos los diversos dones, funciones y servicios para el bien común. PADRENUESTRO Y DIEZ AVEMARÍAS.

 

4º Misterio: LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

 LECTURA BÍBLICA: La Virgen Inmaculada, tras finalizar su vida terrenal, fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del Cielo. Concilio Vaticano II

 REFLEXION: Al contemplar este misterio, vemos a todas las mujeres que aman, sufren y gozan. Te ofrecemos Madre, este misterio por todas las madres del mundo, que sufren por el terror de las guerras, la discriminación y la deshumanización, para que encuentren en Ti su consuelo. PADRENUESTRO Y DIEZ AVEMARIAS

 

5º misterio: LA CORONACIÓN DE MARIA SANTÍSIMA

 LECTURA BÍBLICA: "Apareció en el Cielo una señal grande, una mujer envuelta en el sol, con la luna debajo de sus pies y sobre la cabeza una corona de doce estrellas... La mujer parió un varón que ha de apacentar a todas las naciones con vara de hierro, pero el Hijo fue arrebatado a Dios y a su trono". Apocalipsis 12,5

REFLEXION: Coronar es alcanzar un fin, llegar a la meta. Te ofrecemos Señor, este misterio, por nuestros mayores, para que encuentren en nosotros la comprensión y el amor que merecen y se sigan sintiendo necesarios y útiles a la sociedad. PADRENUESTRO Y DIEZ AVEMARIAS

 

ORACION FINAL (del Papa Benedicto XVI) 

Santa María, Madre de Dios,
tú has dado al mundo la verdadera luz,
Jesús, tu Hijo, el Hijo de Dios.
Te has entregado por completo
a la llamada de Dios
y te has convertido así en fuente
de la bondad que mana de Él.
Muéstranos a Jesús. Guíanos hacia Él.
Enséñanos a conocerlo y amarlo,
para que también nosotros
podamos llegar a ser capaces
de un verdadero amor
y ser fuentes de agua viva
en medio de un mundo sediento.
 

Sábado, 19 Abril 2014

Perlas del p. Kolbe

Tú (oh Dios) nos mandaste que nos hiciésemos niños, si queríamos entrar en el Reino de los Cielos. Tú sabes muy bien que un niño necesita una madre: Tú mismo estableciste esta ley de amor. Por tanto, tu bondad y tu misericordia crearon para nosotros una Madre, la personificación de tu bondad y de tu amor infinitos, y desde la Cruz, en el Gólgota, nos la ofreciste a nosotros y nos ofreciste a Ella…
Además decidiste construirla –dispensadora y Mediadora de todas las gracias: Tú no le niegas nada a Ella, y Ella no es capaz de negarle nada a nadie…
Miremos dentro de nosotros mismos: ¿Acaso no es verdad que cada vez que nos hemos ofrecido con toda el alma a la Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, ha entrado siempre la paz en nuestro corazón?...Quien no lo haya experimentado todavía, que pruebe, que lo vea, que se dé cuenta personalmente: ¡comprobará lo potente y lo buena que es la Madre de Dios y Madre nuestra! (EK 1145)