• Imagen Slider 18
  • La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 8
  • Todas las noticias sobre el Centenario de la Fundación de la M.I.
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



¡Corramos hacia la Inmaculada!

Heroico testimonio de amor por Nuestra Madre. Los “obstáculos” de la carrera no le impidieron llegar a “Casa”, en la Rue du Bac

 

Chapelle de la rue du Bac 2009 08 07 n1

 

¿Qué harías cuatro horas en París, si sólo tuvieses ese tiempo antes de coger tu avión? Hace poco nos llegó un extraordinario testimonio en España que, si San Maximiliano Kolbe lo hubiera conocido en su vida, seguro que lo habría compartido con sus hermanos mílites. Un testimonio que, para cuantos amamos a Nuestra Madre, nos desvela la heroicidad del amor por la Inmaculada, aún en las cosas más cotidianas.

Un buen hombre que trabajaba en una empresa de automoción, debía asistir a una convención en París por motivos laborales. Meses antes, al saber que concluido el evento tendría que esperar cuatro horas en el aeropuerto, pidió consejo a su mujer: “¿Tú qué harías cuatro horas en París?” Las tres opciones que tenía eran: pasar las cuatro horas en el aeropuerto, descansar en el hotel o dar un paseo por París con un transporte especial que luego les llevaría al aeropuerto. “Yo sé lo que yo haría”- respondió su esposa. Bromeando, su marido atisbó: “¡Ir de compras…!”. Pero ella le sorprendió afirmando: “Yo iría a la Casa Madre, de la Milagrosa”. Se le llama “la Casa Madre” al convento situado en la Rue du Bac de París, donde Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa se le apareció a Santa Catalina Labouré y, entre otros mensajes, le pidió que acuñara una medalla, con su Imagen Inmaculada, que por su inmenso poder se conoce en todo el mundo como la “Medalla Milagrosa” (signo esencial en la Milicia de la Inmaculada). Ante tal respuesta… su marido zanjó la disyuntiva con un “pues yo también”.

No volvieron a hablar sobre ello. Llegó el día de la convención y el ejecutivo partió rumbo a París. El desconcierto fue para su mujer, cuando al descolgar el teléfono escuchó la voz de su marido: “Acabo de estar en la Casa Madre”. La historia es algo increíble… pues esta visita realmente no trascurrió en aquellas cuatro horas que en un principio se preveían. Todo se había retrasado y, el intervalo de tiempo que quedaba antes de coger el avión era de una hora y media. Mirando el GPS del teléfono, la Casa Madre estaba a 4km. ¿Transporte público? No podía ser… Salió a coger un taxi pero… en París imposible; con tal atasco no llegaría a tiempo… Lo que no hemos desvelado aún es que nuestro protagonista era corredor desde los 14 años. Sin pensarlo dos veces, echó un vistazo al mapa y comenzó su carrera. El traje de ejecutivo y los duros zapatos no le impidieron alcanzar la meta que le dictaba su corazón. Según relatan, él por el camino iba meditando sobre “el mundo” que había vivido esos días. Todo el glamour internacional de la automoción concentrado en aquella parcela parisina… Los modelos más impresionantes esperaban allí para ser admirados y, con ellos, tantos representantes de diversos países, importantes comitivas… Aunque aparentemente todo esto podría ser el “sueño” de algunas personas… en realidad nuestro “atleta de la Virgen” albergaba el deseo de volver a la realidad: “Ése no es mi mundo”- pensaba. Entre zancadas y estos pensamientos, llegó a la Rue du Bac. Allí le esperaba su Madre, como Reina por la que se gana la mejor de las carreras. Según cuenta, al entrar, le inundó una paz muy grande. Miró a la Virgen, se arrodilló y, en ese momento, algo le dijo “que había vuelto a la vida real”. “Ya estoy en casa”- sintió. Justicia le hace el nombre de “Casa Madre” a este bendito lugar, pues precisamente es la casa de todos, en la que podemos gozar del abrazo de Nuestra Madre. Miró el reloj. Sólo tenía cinco minutos para rezar. En esta bendecida Capilla, fuente inconmensurable de gracias, pudo estar esos minutos junto a la Inmaculada y, aún le dio tiempo de comprar algunas medallas. Y… ¡a correr otra vez! Iba tranquilo, con la certeza de que si no había tenido problemas para ir, tampoco los tendría para volver. Eso sí, la indumentaria y el calzado no eran lo más apropiado para semejante carrera… y ya en el aeropuerto empezó a notar el agotamiento. Regresó a casa de madrugada, cansado ante la intensidad del día… Ya en frío, también sus pies acusaban el esfuerzo. Y así quedó reflejado: cuando se quitó los calcetines, en sus pies había sangre. ¡Qué dicha haber corrido de tal manera hacia María, hasta incluso derramar un poquito de sangre por Ella!

 

Casa Madre

 

Así son los caballeros de la Inmaculada. Todo por Nuestra Reina, por Nuestra Madre. Quizá las rutas de cada uno no sean las mismas, pero sí lo es nuestra Meta. Y, como en este caso, nosotros sólo hemos de “querer llegar a nuestra casa”, con Nuestra Madre; querer correr hacia Ella. Este ejemplo nos ayuda a confiar en la bondad maternal de María. No nos importe si tenemos más o menos tiempo, si estamos cómodos o incómodos, si nuestro calzado y ropa son adecuados… Simplemente corramos hacia la Inmaculada, pues ya se encarga Ella de guiarnos de la mejor manera hasta nuestra Casa, donde nos espera su Hijo. ¿Y si nuestra entrega nos lleva a desgastarnos o derramar nuestra sangre por Ella? Aún mejor, no hay más gloria que ofrecer algo por Ella, no habría más gloria que dar nuestra vida por Ella.

Agradecemos a este matrimonio (que humildemente prefiere mantener su anonimato) su heroico y fiel testimonio. Damos gracias a Dios por permitirnos conocer ejemplos actuales y reales, como éste, para gloria de la Inmaculada.

 

Notre Dame du Medaille

María, Mujer del Adviento

Adviento, tiempo de espera.

Adviento, tiempo de conversión.

Adviento, tiempo de caminar de la mano de María.

Os dejamos esta hermosa reflexión de nuestro querido Papa emérito Benedicto XVI, sobre María, Mujer del Adviento

Aprendamos de Ella, Mujer del Adviento.
Bendicto XVI

"La espera es una dimensión que atraviesa toda nuestra vida personal, familiar y social (...). Se podría decir que el hombre vive mientras espera, mientras en su corazón la esperanza esté viva. (...) Nuestra "estatura" moral y espiritual se puede medir por lo que esperamos, según lo que esperemos.

Cada uno de nosotros, por lo tanto, sobre todo en este tiempo que nos prepara para la Navidad, se puede preguntar: ¿Y yo qué es lo que espero? ¿Hacia qué, en este momento de mi vida, tiende mi corazón? Esta misma pregunta se puede hacer a nivel de la familia, de la comunidad, de la nación (...). En el momento que precedió al nacimiento de Jesús, la expectativa del Mesías, es decir, un Consagrado, un descendiente del rey David, que finalmente liberaría al pueblo de toda esclavitud moral y política y que establecería el Reino de Dios, era muy fuerte en Israel. Pero nadie se hubiese podido imaginar que el Mesías nacería de una joven humilde como María (...).

Aprendamos de ella, Mujer del Adviento, a vivir nuestra actividad diaria con un nuevo espíritu, con la sensación de profunda espera, de que sólo la venida de Dios puede llenar."

 

! FELIZ DIA DE LA INMACULADA 2016 ¡

¡ FELIZ DIA DE LA INMACULADA !
 
 
 
Roguemos a nuestra Madre María Inmaculada, en este dia tan especial, para que en todos los que formamos parte de la Milicia de la Inmaculada, crezca nuestro amor por Ella cada día más; hasta que nos enamoremos perdidamente de Ella y de Su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo.

Que durante todo este día no dejemos de acordarnos ni un sólo segundo de Nuestra Madre María y consagremos toda nuestra vida a Ella.
 
ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A LA INMACULADA DE SAN MAXIMILIANO KOLBE
"OH Inmaculada, reina del cielo y de la tierra,
refugio de los pecadores y Madre nuestra amorosísima,
a quien Dios confió la economía de la misericordia.
Yo (n.n) pecador indigno, me postro ante ti,
suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y
posesión tuya.

A ti, Oh Madre, ofrezco todas las dificultades
de mi alma y mi cuerpo, toda la vida, muerte y eternidad.
Dispón también, si lo deseas, de todo mi ser, sin ninguna reserva,
para cumplir lo que de ti ha sido dicho:
"Ella te aplastará la cabeza" (Gen 3:15), y también:
"Tú has derrotado todas las herejías en el mundo".
Haz que en tus manos purísimas y misericordiosas
me convierta en instrumento útil para introducir y aumentar tu gloria
en tantas almas tibias e indiferentes, y de este modo,
aumento en cuanto sea posible el bienaventurado
Reino del Sagrado Corazón de Jesús.
Donde tú entras oh Inmaculada, obtienes la gracia
de la conversión y la santificación, ya que toda gracia
que fluye del Corazón de Jesús para nosotros,
nos llega a través de tus manos".

Ayúdame a alabarte, OH Virgen Santa
y dame fuerza contra tus enemigos."

 

Novena a La Inmaculada 2016 - 8º dia

DÍA 6-Dic: LA ALEGRÍA DE MARÍA
 

 
Texto bíblico: (Lucas 1, 46-48) "Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios mi Salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz."

 

REFLEXIÓN: Dios se complace en María sobre todo por su humildad. Cada momento y cada acontecimiento de su vida Ella lo supo vivir como don de Dios para aceptar y amar.

 

De los escritos de San Maximiliano Kolbe:"Que cada caída, aunque sea gravísima y repetida, nos sirva siempre y solamente como escalón hacia una perfección más alta. Por esto sólo, en efecto, la Inmaculada permite una caída, para curarnos del orgullo, de la soberbia, y para empujarnos a la humildad y hacernos de tal manera más dócil a las gracias divinas."
 


Gesto: Demostremos hoy a los demás la alegría de ser cristianos y de sentirnos hijos de una Madre que nos ama con locura.

Jaculatoria: ¡ María, Madre mia, qué dulce es tu nombre !. ! Qué nunca mis labios dejen de repetir tu nombre !

Rezo del Santo Rosario


Novena a La Inmaculada 2016 - 6º dia

DÍA 4-Dic: LA OBEDIENCIA
 
 
Texto bíblico: (Juan 2, 1-5) "Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen más vino». Jesús le respondió: « Mujer ¿que tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía.».Pero su madre dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que Él les diga»."

REFLEXIÓN: María se da cuenta de la situación difícil en la cual se encuentran los esposos, porque ama. Mira a su alrededor no para descubrir lo que hace falta sino para ir al encuentro de quien se encuentra en dificultad.

De los escritos de San Maximiliano Kolbe: "Amar al prójimo, no porque éste sea simpático, útil, rico, influyente o sólo porque es agradecido. El amor autentico se eleva por encima de la criatura y se sumerge en Dios: en El, por El y por medio de él ama a todos, buenos y malos, amigos y enemigos. ¡A todos le ofrece una mano llena de amor, por todos ora, sufre, a todos les desea el bien, la felicidad, ya que es Dios quien lo quiere!... El que, con la oración a la Inmaculada en sus labios o en lo profundo de su corazón, purificado por el sufrimiento e inflamado por un ardiente fuego de amor a Dios, empujado por este amor, hace lo que puede para ganar el mayor número de almas para Dios a través de la Inmaculada, librarlas de las ataduras del mal y hacerlas felices, él y solo él celebrará el triunfo."



Gesto: A lo largo del dia repetir en nuestro interior el dulce nombre de "María" en todo momento y ocasión.

Jaculatoria: ¡ Madre, ayúdame a aceptar la voluntad de tu Hijo en mi vida !

Rezo del Santo Rosario

Somos pertenencia de La Inmaculada


 
Volvamos a recodar nuestras raices y nuestra razón de ser para que así no caigamos en la tentación de quedarnos en nosotros mismos y nunca perdamos de vista nuestro horizonte: vaciarnos nosotros de todo para llevar a todos los hombres a Cristo, a través de María.
 
¿Qué es la Milicia de La Inmaculada?
 
La Milicia de la Inmaculada es un humilde modo de vida cristiana,
de los muchos que propone la Iglesia,
para nuestra conversión personal y así llegar a ser santos,
y fundada por San Maximiliano Kolbe.
Nuestra raíz y fundamento es la entrega total a La Virgen Inmaculada,
a través de su Consagración a Ella.
Por la Consagración a la Inmaculada pasamos a ser total pertenencia suya.
¿Por qué nos consagramos a María?
El P. Kolbe, San Maximiliano Kolbe, al igual que muchos santos, antes y después que él, no encontró un mejor y más seguro camino para llegar y pertenecer a Jesucristo que el de la entrega total y sin condiciones a la Virgen María.
 
 
"…que todos los hombres y mujeres se salven,
se conviertan a Dios, y que todos sean santos,
bajo la especial protección y mediación
de la Bienaventurada Virgen María.”
P. Kolbe

Por tanto nos consagramos a María porque nuestro fin último es amar y entregarnos a Jesucristo y hacer que todos los hombres le amen y se entreguen a Él. La Madre Inmaculada nos coge tiernamente de su mano para compañarnos en el camino de nuestra vida hasta llevarnos a Jesucristo. Su Hijo es el único bien que quiere para nosotros.

Por tanto el fin de la Milicia de la Inmaculada es Jesucristo, al que llegamos através de su Madre Inmaculada.
Pero en esta vida el camino hasta su Hijo…llega a la Cruz...Por eso Nuestro Señor nos regaló a su Madre: para ayudarnos en nuestro caminar hacia Él
 
 
y entonces.... ¿Qué implica en nuestra vida Consagrarnos a La Virgen Inmaculada?
 
Consagrarse a la Inmaculada es entregarle toda nuestra vida, pasado, presente y futuro, nuestra alma y nuestro cuerpo, nuestro tiempo y nuestras capacidades.
 
Consagrarse a la Inmaculada es volverse “loco” por pertenecerle a Ella, es aceptar el reto de hacer algo que por nosotros mismos no podemos.

Consagrarse a la Inmaculada es confiar ciegamente en Ella, es dejarse habitar por Ella, es saber que es el mejor y más seguro camino para pertenecerle a Jesucristo y por Él a Dios Padre en el Espíritu Santo.
 
Consagrarse a la Inmaculada es vivir con la alegría de tener una Madre que te cuida en medio de todas las dificultades.
 
 
Consagrarse a la Inmaculada es dejarlo todo en sus manos, es ofrecerse a trabajar sin límites por la propia conversión y por la conversión de todos, especialmente la de los que están más alejados de la Iglesia.
 
Consagrarse a la Inmaculada es ofrecerlo todo a Aquella por la que te ha llegado la Gracia y la Bendición, a Aquella por la que te llegan todas las gracias, es restituirle a Dios todo lo que te da por medio de la que todo te llega.

Y ahora después de haber recordado nuestro modo de vida, aquello que nos empuja a amar hasta la "locura" a Cristo y a María, haz esta Consagración a la Virgen cada día.
 
Hazla muy despacio, deja que algo te llegue más, te identifique más, te entregue más, que nada te asuste pues todo es por amor del verdadero; si algo no te suena bien, o no lo entiendes, indaga, pregunta, espera, pues ¡tantos han progresado en la santidad por este medio!
 
Oración de Consagración diaria a la Inmaculada

Virgen Inmaculada, Madre mía y Madre de la Iglesia
yo me consagro a ti hoy y por siempre
para que tú dispongas de mí para el bien de mis hermanos.
Solo te pido, Madre mia y Madre de la Iglesia, poder colaborar fielmente contigo
para que se extienda el Reino de tu Hijo por el mundo.
Te ofrezco por tanto, ¡Corazón Inmaculado de María!
todas mis actividades oraciones y sacrificios de este dia

(intención mensual de la MI o cualquier intención personal)

¡ Oh María sin pecado concebida,
ruega por nosotros que recurrimos a ti
y por cuantos a ti no recurren,
en particular por los alejados de la Iglesia
y por cuantos a ti son encomendados !
 

Novena a La Inmaculada 2016 - 9º dia

 !Mañana es tu fiesta Madre Inmaculada!

Durante estos dias hemos intentado preparar nuestro corazón para llegar a este dia con un corazón bien dispuesto.

Madre nuestra, ¡ qué vivamos el dia de mañana con la alegría de sabersso hijos amados por tí !.

Dia 7-Dic: La aceptación de la Voluntad de Dios

 

Del Evangelio de San Lucas:"Pero el Ángel le dijo: "No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin". María dijo al Ángel: "¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?". El Ángel le respondió: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios". María dijo entonces: "Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho".Y el Ángel se alejó."

De los escritos de Maximiliano: "Ámala como Madre, con toda generosidad; Ella te ama hasta sacrificar al Hijo de Dios; en la anunciación te acogió como Hijo, Ella te hará semejante a sí misma, te hará cada vez más inmaculado, te nutrirá con la leche de su gracia. Déjate sólo guiar por Ella, déjate plasmar cada vez más libremente por Ella." (E.K. 1334)

 

Oración:
Te ofrecemos Inmaculada, nuestro cuerpo con todas sus facultades y sufrimientos; nuestro corazón con todos sus afectos, sentimientos, la capacidad de amar, las tristezas y las alegrías; todo lo que hacemos, nuestro trabajo.
Te ofrecemos Inmaculada, nuestra vida consagrada en la MI, nuestra obediencia, nuestra pureza, nuestra pobreza para que nos ayudes a alcanzar la plenitud de los místicos esponsales.
Recibe Inmaculada todo esto en tus manos, y entrégalos al Padre, y así ofrecido sea medio de salvación para toda la humanidad para ser porrtadores del amor y la misericordia de Dios.

Jaculatoria: ¡Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti y por cuantos a tí no recurren, en especial los alejados de la Iglesia y cuantos a tí te son encomendados!

Gesto: Reza la aración de consagración diaria a la Inmaculada despacio y serenamente, saboreando cada frase y siendo consciente de que le entregas todo, absolutamente todo, a La Inmaculada

Virgen Inmaculada, María, Madre mia,
yo me consagro a ti hoy y por siemrpe
para que tú dispongas de mí
para el bien de mis hermanos;
sólo te pido, Reina mía y Madre de la Iglesia,
poder colaborar fielmente contigo
para que se extienda el Reino de tu Hijo
por el mundo.
Te ofrezco por tanto, Corazón Inmaculado de María,
todas las oraciones, actividades y sacrificios de este dia.
¡Oh María, sin pecado concebida,
ruega por nosotros que recurrimos a ti
y por cuantos a tí no recurren,
en especial por los alejados de la Iglesia
y por cuantos
te son encomendados!

 

Rezo del Santo Rosario

Novena a La Inmaculada 2016 - 7º dia

DÍA 5-Dic: EL SUFRIMIENTO DE MARÍA

Texto bíblico: (Juan 19, 25-27): "Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre, con su hermana María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a su madre y cerca de ella al discípulo a quién él amaba, Jesús le dijo: "Mujer, aquí tienes a tu hijo". Luego dijo al discípulo: "Aquí tienes a tu madre". Y, desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa"

REFLEXIÓN: María permanece a lado de Jesús no sólo en la alegría de la Navidad, sino también en el momento del dolor y de la muerte. Fiel a la misión recibida a los pies de la cruz, permanece también a lado de cada uno de nosotros en cada instante de nuestra vida.

De los escritos de San Maximiliano Kolbe:
"A veces se desencadenará a nuestro alrededor la tempestad, caerán los rayos, pero nosotros, consagrados ilimitadamente a la Inmaculada, estaremos seguros de que no nos sucederá nada, mientras nuestra óptima Madrecita no lo permita, y descansaremos agradablemente trabajando y sufriendo por la salvación de las almas."



Gesto:
Todos los actos de sacrifcio y de amor de este dia, ofrezcámoslos por nuestros hermanos que están en el purgatorio; para que através de la intercesión de la Inmaculada lleguen pronto a contemplar el rostro del Dios Vivo.

Jaculatoria: ¡ Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti !

Rezo del Santo Rosario

Novena a La Inmaculada 2016 - 5º dia

DÍA 3-Dic.: LA HUMILDAD

Texto bíblico: (Mateo 12, 46-50) "Mandaran a decir a Jesús: «Tu Madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte». Jesús les respondió: ¿«Quien es mi madre, quienes son mis hermanos»? Y señalando con la mano a sus discípulos agregó: «Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre."

REFLEXIÓN: El verdadero amor materno sabe desapegarse. La Virgen supo desapegarse de Jesús para permitirle que cumpliera su misión.

De los escritos de San Maximiliano Kolbe: "Abandona todo y a todos y sigue a Jesús. Conoce, imita a Jesucristo y habla cada vez más de Jesucristo y Éste Crucificado. Cada día una mirada a la Cruz."



Gesto: Ofrecemos a la Virgen algo a lo cual nos sentimos apegado.

Jaculatoria: "Jesús, José y María os doy el corazón y el alma mia"

Rezo del Santo Rosario