• Imagen Slider 18
  • La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 8
  • Todas las noticias sobre el Centenario de la Fundación de la M.I.
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



San Maximiliano Kolbe y los medios para evangelizar

 
Como religioso y misionero, el P. Kolbe no quiere ser más que un "instrumento dócil en las manos de la Inmaculada". Por esto, para él no existe el problema del menosprecio de la creación, sino que con audacia y comfianza, aunque también con prudencia, deseará servirse de todos los medios de la técnica y de las comunicaciones sociales.
 
Al echar una ojeada a las grandes realizaciones del P. Kolbe, como fueron la ciudad de la Inamculada de Polonia (Niepokalanow) y la del Japón (Mugensai no Sono), jamás se descubrirán anhelos de éxitos humanos.
 
Lleno de extraordinarias cualidades y hábil organizador, el P. Kolbe habría podido aunar irradiación apostólica y gloria personal, pero prefirió poner todos sus talentos en manos de la Inmaculada.
 
Nada para él, todo para Ella.
 
 
Sin embargo, para comprender esto y poderlo vivir en los tiempos que corren, el P. Kolbe quiere seguir el camino fatigoso del despojo de sí mismo, para poder poseer aquel verdadero bien que es sólo Dios.
El camino de la oración, de la contemplación, es la ardua escalera que le permite mantenerse en equilibrio y no emborracharse con el ruidio fascinante de las rotativas:
 
"Si uno desplegara muchas actividades y no encontrase espacio para la oración,
los resultados serían mínimos.
Por esto, lo que se necesita es rezar mucho..."
 
 
En realidad el P. Kolbe no quiso jamás quedarse en el punto medio, que a menudo esconde una mediocridad real, sino que prefirió permancer en la luz del Evangelio, siempre exigente, porque obliga a la verdad. Aquí la verdad fue reconocer el primado de los valores espirituales sin anular los medios materiales.
 
La hazaña religiosa del P. Kolbe consistió en saber utilizar los avances técnicos, con todo su valor, en la irradiación del Evangelio.
 
Fuente:"Tras las huellas de San Maximiliano Kolbe"
Jean-François Villepelée
pags. 99-100
 
 
 
 

El camino hacia Dios a través de la Inmaculada, el “más corto y seguro”

San Maximiliano M. Kolbe: "debemos conducir a todos y a cada uno por separado, a través de María, hasta el Sagrado Corazón de Jesús"

 

Cruz Maria

            “De la misma forma que Jesucristo vino a nosotros por María, nosotros debemos ir hacia Él, también a través de María”- afirma San Maximiliano María Kolbe en una de sus conferencias que predicó a los frailes de Niepokalanów (Martes 30 V 1933). De igual modo, remarca que “son muchos los caminos que conducen a Dios, pero el camino al que yo me estoy refiriendo es, sin duda, el más corto y seguro”. El camino que el P. Kolbe nos propone es el que nos lleva directamente al Corazón de Jesús a través del Corazón de María. Así nos describe el mártir franciscano la consigna de la Milicia de la Inmaculada (MI): "debemos conducir a todos y a cada uno por separado, a través de María, hasta el Sagrado Corazón de Jesús". Y es que, como bien nos recuerda el santo fundador de la MI: "la Inmaculada tiene que convertirse en Reina de todas las almas y de cada una por separado". San Maximiliano asegura que “en lo que concierne a la conversión de las almas, sólo podemos conseguirla a través de María y no de otra manera”. Añade que “Dios, en su inmensa bondad hizo de María la Sagrada Tesorera de las gracias, y únicamente a través de Ella las esparce por el mundo. Por eso, es algo justo que pidamos la gracia a Dios, siempre a través de la Inmaculada”. El P. Kolbe nos da el ejemplo de un hombre que quiere ir a ver al presidente o a cualquier dignatario terrenal: “no lo hace personalmente, sino que se busca un intermediario”. Así, señala que “con mayor razón, es mejor que acudamos nosotros al Señor a través de María y con María”.

            ¿Qué sería de nosotros, pobres pecadores, sin el auxilio de Nuestra Madre Misericordiosa? El P. Kolbe reconoce que “todos tenemos deudas con el Señor y, si llegase el momento de hacer las cuentas basadas en la justicia, veríamos cómo la balanza se inclinaría muy en contra nuestra”. No obstante, subraya que si nos entregamos a la Inmaculada, entonces Ella colocará en el otro platillo sus méritos y su mano, por lo que podremos estar seguros de que la balanza se inclinará a nuestro favor. La Inmaculada nos protegerá con su mano ante la justicia divina”.

            El Siervo de Dios D. Diego Hernández, sacerdote diocesano de la Diócesis de Cartagena, solía decir: “como niños de corta edad en brazos de su madre, debéis hacerlo todo en los de María; sea María la atmósfera que respiras y su Corazón el ascensor en que te encierres y te eleve a las alturas”. Como mílites de la Inmaculada, Nuestra Madre, Nuestra Reina, no nos apartemos nunca de los brazos de María, lata nuestro corazón en el Suyo y dejemos que nos conduzca en su regazo hasta las delicias del Corazón de su Hijo. San Maximiliano sostiene que “los Santos que se santificaron rápidamente resultaron ser ardientes devotos de María; tanto más nosotros, que somos espiritualmente cien veces más pobres que ellos, debemos ir siempre con María por la senda de la perfección”. Si somos todos de la Inmaculada, Ella se encargará de conducirnos a la Patria Celestial a través del camino que nos propone el P. Kolbe: su Inmaculado Corazón.

“¡Mamá, Mamá!”

El P. Kolbe solía aprovechar el sábado, día dedicado a la Madre de Dios, para recordar los tesoros que guarda el bendito nombre de María. La Milicia de la Inmaculada (MI) se une a este deseo de glorificar a la Santísima Virgen, compartiendo algunas reflexiones de San Maximiliano. 

mama mama

            “Hoy es sábado y, por consiguiente, refrescaremos unas cuantas cosas sobre la Inmaculada”. Como aquel día en Mugenzai no Sono, el Jardín de la Inmaculada de Nagasaki (Japón), un 14 de enero de 1933, probablemente el P. Kolbe nos saludaría hoy con las mismas palabras. Fiel seguidor de San Bernardo, en tal ocasión conmemoraba el consejo del Santo de Claraval de invocar el nombre de María en todas las dificultades, peligros y preocupaciones interiores. “Debemos actuar como un niño con su madre, que cuando ve acercarse el peligro, grita: ¡mamá, mamá!; y escondiéndose debajo de su delantal, se siente seguro de que nada malo le podrá pasar” – nos alienta San Maximiliano. Asimismo, asegura que si bien una madre terrenal no siempre puede salvarnos de todos los peligros, “la Madre Celestial puede y siempre salva”; eso sí, “a condición de que la llamemos pidiéndole ayuda”. Según Kolbe, “se puede decir incluso que ése es el secreto de una santificación más rápida”. De igual modo, nos anima a invocarla en nuestras caídas, entregándoselas a la Inmaculada, para que “sean su propiedad y Ella misma las remedie”.

“... no pasa nada, se lo voy a dar a mi madre y ella me lo arreglará. Mi madre arregla todo...”

            Hace unos meses, una mílite de Madrid acompañó a jugar a su primo pequeño a un campo de fútbol. Mientras esperaba a que concluyeran el partido, se le acercó un niñito de apenas cuatro años, que a causa de su edad no podía incorporarse al equipo. Con su lengua de trapo, el chiquitín le contó que uno de sus juguetes se le había roto y se lo mostró para que lo viera. Con asombro, la joven mílite comprobó que el pequeño no sólo no estaba apenado, sino que gozaba de más serenidad de la que un niño de su edad podría tener. Segundos después, pudo comprobar a qué se debía la tranquilidad de esta pequeña alma, cuando con toda seguridad le dijo: “Pero no pasa nada, se lo voy a dar a mi madre y ella me lo arreglará. Mi madre arregla todo, ¿sabes?” Aquel niñito había hablado con la sabiduría de los más pequeños, los preferidos del Señor. “Ésa es la actitud que todos deberíamos tener con María –pensó la mílite-. Ante cualquier problema, tendríamos que permanecer tranquilos y alegres, como este pequeño, teniendo la certeza de que sólo tenemos que acudir a nuestra Madre... y Ella nos lo arregla todo”.

            Como San Maximiliano, también desde la MI en España queremos animar a “rezar con fervor a la Santísima Virgen, aunque no sea más que con ese breve suspiro: María”. “Ya entenderá Ella de qué se trata y nos dará fuerzas para obrar –señala el P. Kolbe-. Hay que acudir a Ella como lo hace un niño con su madre” (Mugenzai no Sono, 29 V 1932). Así, reitera que: “Todo, todo hay que entregárselo a la Inmaculada, pronunciando el nombre de María y olvidando todos los problemas. La Inmaculada se ocupará de todo y pensará en todo” (Mugenzai no Sono, 21 I 1933). San Maximiliano nos ha desvelado este “secreto para una santificación más rápida”. Un sólo suspiro, una sola mirada, un acto de abandono en su maternal Corazón, un simple y sincero “María”... “y Ella nos conducirá felizmente, seguros, hasta el Cielo” (Mugenzai no Sono, 29 V 1932).

Mes del Sagrado Corazón de Jesús

 
La imagen del Sagrado Corazón de Jesús nos recuerda el núcleo central de nuestra fe: todo lo que Dios nos ama con su Corazón y todo lo que nosotros, por tanto, le debemos amar. Jesús tiene un Corazón que ama sin medida.

Y tanto nos ama, que sufre cuando su inmenso amor no es correspondido.
 
La Iglesia dedica todo el mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y lo imitemos especialmente en estos 30 días.
 
San Maximiliano Kolbe nos enseñó que el amor a la Virgen Inmaculada no se detiene en Ella, sino que el fin último es ganar a todos los hombres al Corazón de Cristo:
 
"Tenemos que ganar el mundo entero y cada alma, ahora y en el futuro hasta el final de los tiempos, para la Inmaculada y a través de ella, para el Corazón Eucarístico de Jesús"
 
 
Esto significa que debemos vivir este mes demostrandole a Jesús con nuestras obras que lo amamos, que correspondemos al gran amor que Él nos tiene y que nos ha demostrado entregándose a la muerte por nosotros, quedándose en la Eucaristía y enseñándonos el camino a la vida eterna.

Todos los días podemos acercarnos a Jesús o alejarnos de Él. De nosotros depende, ya que Él siempre nos está esperando y amando.
 
 
 

Monasterio Invisible de la Milicia de la Inmaculada

 
Con enorme alegría os informamos de esta bella propuesta que surge del Centro Internacional de la Milicia en Roma.
 
Gracias a esta iniciativa todos los que somos miembros de la M.I. podremos construir con nuestra oración, un hermoso Monasterio Invisible donde todos aportemos el incienso de nuestra oración.  
 
 
Os ofrecemos las palabras de nuestro presidente Internacional de la M.I., Fr. Rafaelle di Muro, que nos explica con todo detalle en qué consiste:.
 
"Según el pensamiento de s. Maximiliano Kolbe, la oración constituye la base de toda actividad apostólica.
Así se expresa: "el valor de cada Niepokalanów depende única y exclusivamente por la vida de oración" (SK 925).
Y otra vez: "la actividad más importante está en pleno desarrollo, es decir, la oración" (SK 895).
La M.I., en su valioso servicio apostólico a la iglesia, necesita de personas que la apoyen a través de la propia oración.
 
Por esta razón se propone a los miembros de la M.I.
el participar en la iniciativa del "Monasterio invisible".
 
P. Kolbe otorga un gran valor a los medios sobrenaturales encaminados a realizar una actividad misionera. Entre ellos la oración juega un papel eminente; a él se suman el trabajo y los sacrificios de cada día.
 
Quién quiere unirse a esta iniciativa se comprometa cada día:
 
1. En la participación en la santa misa;
2. En la adoración del Santísimo Sacramento;
3. En la oración del Santo Rosario.
 
 
 
Quién quiere comprometerse en esta contribución orante puede permanecer en el anonimato o dar su nombre al Centro Internacional de la M.I. (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.).
 
Las intenciones de oración son aquellas anuales indicadas por el centro internacional y las vinculadas a las necesidades del camino apostólico de la M.I.
 
Quién no puede unirse a la iniciativa, puede ser de todos modos promotor de la misma.
En virtud de su vocación claramente eclesial, apoyar la M.I. significa dar fuerza a la iglesia."
 
P. Rafaelle di Muro
Presidente Internacional de la M.I.
 
 

Intenciones MI-2016 (Junio): "El amor misericordioso"

Contemplando el amor misericordioso de Cristo,
abramos nuestro corazón a las necesidades de los hermanos
 
 
El hombre ha recibido como un don de Dios su amor misericordioso y al mismo tiempo nos ha llamado a "derramar" la misericordia a los hermanos. Ellos deben ser recibidos con todo el corazón, superando las dificultades causadas por el prejuicio, la incomprensión y el odio. Estar abiertos a la historia y a las necesidades del prójimo nos hace capaces de amar como el Señor pide. Maximiliano nos ayuda a entender que detrás de la fachada de una hermosa devoción se pueden ocultar antipatías, ansias de dominio e incapacidad de encontrarse con los hermanos...
 

Aquí están las expresiones iluminadoras del mártir de Auschwitz: "Lo más terrible es que este tipo de persona  no se da cuenta de la gravedad de su situación. Puede realizar todas las prácticas de piedad con los demás, conmoverse profundamente  durante la oración, ya que el diablo es capaz de atraer de esta manera;  puede decidir de no estar detrás de los otros, incluso preceder a ellos -una de las características de este tipo de personas es, de hecho, una evidente falta de humildad. Confiando con presunción en la propia inteligencia, ni siquiera acepta los llamados de atención de sus superiores, sino que los atribuye de inmediato a un sentimiento de antipatía o de prejuicio en su contra.  Enceguecido a tal punto, cae más profundamente en el pantano, y no se despertará  de su sueño, ¡ni siquiera cuando llega  al límite de pecado mortal! ... No quiero seguir escribiendo acerca de esto. Dios nos libre, y nos libre la Inmaculada de esta oscuridad" (EK 329).
 
 
 
El santo polaco demuestra también estar interiormente abierto a los que se le oponen. El recuerda en la oración a sus enemigos: su camino no le es indiferente, sino que trata de transmitirles mucho amor, mucha misericordia. He aquí sus palabras iluminadoras: "Expresemos nuestros más cálidos agradecimientos  y un amistoso 'Dios los recompense', a través de la Inmaculada, a todos los que de alguna manera, con el consejo, con la lapicera, o con el dinero y con otras actividades, han ayudado al Rycerz en su lucha por los ideales espirituales más  sublimes. Sin embargo, nosotros no alimentamos los mejores sentimientos sólo hacia estas personas. Con el mismo amor nosotros nos dirigimos a los que eran enemigos del Rycerz y también a aquellos que  han dirigido todos sus esfuerzos en este sentido con el fin de no permitirles salir de esto! A todos ellos nosotros los perdonamos de corazón, deseándoles que si hace  largo tiempo  que no se acercan al  confesionario,  lo hagan lo antes posible; y si  no conocen la ternura de las enseñanzas de Cristo y no pertenecen a su redil, les deseamos que cuanto antes el agua del s. bautismo lave sus almas" (EK 1021).
 
El testimonio misionero de Maximiliano  consiste también  en el profundo respeto por las culturas distintas de la propia, en el diálogo que le permite un óptimo proceso de inculturación. Trata de dar el mensaje del Evangelio con gran delicadeza y con la máxima sensibilidad. El anuncio es acompañado, según su ejemplo y su pensamiento, precisamente por su testimonio, guiado por la caridad y la acogida de otras formas de pensar y de vivir.
 
 

Él nos da un radiante testimonio  por su capacidad de involucrarse y comprometerse  profunda y rápidamente en los ambientes donde entra. Conoce a la gente, la escucha y es capaz de establecer con todos un diálogo cordial y constructivo a través del cual trata de proponer soluciones concretas a los problemas, y también líneas sólidas para el apostolato. Se debe destacar la gran capacidad de nuestro santo de escuchar al prójimo y salir al encuentro de  sus necesidades con sensibilidad y eficacia. Justamente esta acogia es determinante para la credibilidad de un apostolado que es respetuoso de los deseos y demandas del pueblo. Kolbe elige particularmente la regla franciscana, ya que proporciona la posibilidad de un anuncio "para todos", motivo de acogida a todos los hermanos, sobre todo a aquellos que no comparten sus ideas religiosas. De hecho, él considera que "el Padre San Francisco es el modelo del misionero; su ejemplo, su Regla son altamente misioneros y permiten el máximo celo apostólico dirigido a la salvación y a la santificación de los hermanos" (EK 299).

Francisco y su Regla son un punto de referencia indiscutible para Maximiliano que en el Pobrecillo,  y en su estilo, ve un modelo extraordinario de  vida misionera sin límites. Incluso en este sentido, el mártir de Auschwitz entra totalmente en la tradición franciscana desarrollándola con su genial aporte.
 

 

 
  Para reflexionar
  -  ¿Considero la dimensión vertical de la misericordia?
  - ¿Hasta qué punto logro aceptar al hermano que vive de una manera diferente de la mía?
  -  Mi camino misionero ¿me pone en condiciones de aceptar incondicionalmente al otro?
  -  ¿Trato de superar los motivos de resentimiento y de odio?
  -  Mi corazón ¿es siempre acogedor hacia los hermanos?
  - ¿Cuáles son mis cerrazones , y cómo puedo superarlas?
  - ¿Cuál es la  enseñanza de Kolbe en este ámbito?
 
 

Conocer más y mejor a San Maximiliano Kolbe

Se ama lo que se conoce y cuanto más conocemos de San Maximiliano Kolbe más le amamos.
Adjuntamos para ayudar a todo el que quiera conocer y amar al Padre Kolbe, un documento con una extensa
bibliografía en castellano sobre él.
Desde la recopilación de todos sus escritos hasta las biografías más actuales, para que conociendo más el pensamiento y la vida de nuestro querido fundador de la Milicia de la Inmaculada, más aumentemos nuestra devoción hacia él y hacia nuestra querida Madre Inmaculada.

"Oh Dios, Tú nos mandaste que nos hiciésemos niños, si queríamos entrar en el Reino de los Cielos. Tú sabes muy bien que un niño necesita una madre: Tú mismo estableciste esta ley de amor. Por tanto, tu bondad y tu misericordia crearon para nosotros una Madre, la personificación de tu bondad y de tu amor infinitos, y desde la Cruz, en el Gólgota, nos la ofreciste a nosotros y nos ofreciste a Ella… Además decidiste construirla dispensadora y Mediadora de todas las gracias: Tú no le niegas nada a Ella, y Ella no es capaz de negarle nada a nadie… Miremos dentro de nosotros mismos: ¿Acaso no es verdad que cada vez que nos hemos ofrecido con toda el alma a la Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, ha entrado siempre la paz en nuestro corazón?...Quien no lo haya experimentado todavía, que pruebe, que lo vea, que se dé cuenta personalmente: ¡comprobará lo potente y lo buena que es la Madre de Dios y Madre nuestra!".

San Maximiliano Kolbe
Adjuntos:
Descargar este archivo (Bibliografía_Padre_Kolbe.doc)Bibliografía_Padre_Kolbe.doc[ ]184 kB

Reflexiones acerca de la Asamblea electiva de la MI España 2016

Por la importanicia que para todos los asistentes a la 7ª Asamblea de la MI en España, tuvieron las palabras de Fr. Gonzalo Fernández-Gallardo, Asistente Nacional de la MI, y Fr. Rafaelle di Muro, Presidente Internacional de la MI; transcribimos aquí parte de sus reflexiones y de la Homilía.

Esperamos que sus palabras sean una luz para orientarnos a todos los que formamos la MI en España y sepamos ser dóciles a la voluntad de La Inmaculada

Asamblea Electiva de la MI en España
21.05.2016

1.    Reflexión inicial de fr. Gonzalo Fernández-Gallardo al iniciar la oración introductoria.

 

  En este Año de la Misericordia, los mílites tenemos que ser colaboradores de esta misericordia, para sí mismos y para los demás. En cambio, el fariseo, no se entera del deseo del Señor “misericordia quiero, y no sacrificios”. El fariseo está en el territorio del juicio, juzgándose y juzgado a los demás.
  María, canta las misericordias de Dios; Él nos regala la gracia de ser fieles. Los mismos méritos nos son regalados por su amor y su compasión. María sólo tiene a Dios, porque es Inmaculada. El mundo no tiene amor verdadero, nosotros por nuestra pobreza, hemos experimentado este amor. La creación y la redención son obra de la Misericordia Divina, como decía S.M.K.
  La dinámica del Reino de Dios es la dinámica de los niños. Necesitamos una Madre, como lo experimentaba S.M.K. siempre, por lo que todas las dificultades se convierten en campos de misericordia.
  Esta Asamblea es un nuevo Pentecostés. Por tanto, vamos a proceder con la unción con el aceite exorcizado en la Fiesta de la Misericordia. Es necesario avivar un profundo deseo del Espíritu Santo y que nuestra vida no contradiga este don.

2.    Conferencia de fr. Raffaele di Muro, sobre la MI en el Mundo.

 

   Retorna a la idea de la comparación de la Asamblea con un nuevo Pentecostés. Importancia de la oración matutina previa a la Asamblea, en la que hemos invocado al Espíritu Santo. Nos centramos sobre el camino de la MI, que es el de Kolbe, esto es, la misión.
   No todos conocen el amor de Cristo ni de María, como advirtió S.M.K. Tenemos que hacer conocer este amor a todos los hombres. ¿Cómo podemos hacer llegar este amor hoy a nuestra nación? ¿Qué quiere el Espíritu Santo de esta Asamblea? Ya que estamos en el 75 aniversario del martirio del p. Kolbe, ¿cómo ofrecer nuestro testimonio en España? Somos un movimiento mariano y misionero.
   Mariano: nuestra actitud debe traslucir que estamos enamorados de María.
  Misionero: debemos llevar este amor por el mundo por todos los medios posibles. S.M.K. se refería a los medios espirituales (ofrecimiento de enfermedades y padecimientos, oración) así como otros medios materiales más sofisticados, como la prensa o los medios de comunicación.
  Nuestro camino de santidad es la mejor manera de evangelización. Recordemos que la Inmaculada es el medio más corto.
  Seguidamente, fr. Raffaele anunció su intención de crear un Monasterio invisble en todo el mundo, recordando la importancia de la oración en este momento tan difícil de la Humanidad. ¿En qué va a consistir este Monasterio? Los mílites que quieran ingresar en él ofrecerán un tiempo de oración (1 h de adoración ante el Sagrario o Santísimo, Santo Rosario y Eucaristía cotidiana) para sostener a la MI y a la Iglesia. Obviamente, se trata de un compromiso voluntario. En este sentido, pensamos en S.M.K. como en un publicista, pero él repetía que la oración es la actividad más importante. Gracias a la oración, la actividad apostólica se puede desarrollar. Actitud de oración y escucha necesaria para entender qué es lo que nos pide el Señor en cada momento. ¿Cómo lo hacía S.M.K.?
  En Roma en 1917 S.M.K. fundó con seis frailes más la MI, un movimiento para la Iglesia. Eran siete jóvenes inexpertos que dieron vida a un movimiento actualmente difundido por todo el mundo. Colegimos que S.M.K. supo escuchar la voz del Espíritu Santo, como la supo escuchar en Polonia la comprender que debía difundir la fe mediante publicaciones católicas, incluso por todo Europa. Más adelante, comprendió que debe profundizar esta escucha y crea una Ciudad de la Inmaculada. Escuchó la voz del Espíritu Santo también para llevar a la Inmaculada al Japón. Y finalmente, en su camino a Auschwitz (Oswiecim).
  Tanto el Presidente y el nuevo Consejo que elegiremos hoy deberán escuchar la voz del Espíritu Santo para ver qué tiene que hacer la MI en España. En todo caso –añadía fr. Raffaele- la MI es un proyecto dinámico.
   Así, por ejemplo, destaca la MI en Brasil desde el punto de vista de los medios de comunicación que maneja y que se trata de un movimiento juvenil.
  En Estados Unidos existe una Ciudad de la Inmaculada (Marytown). Especialmente reseñable es esta presencia vigorosa de la MI en sociedades secularizadas como la estadounidense o la canadiense. En Polonia “todos” forman parte de la MI. Por lo demás, en Europa es cierto que la MI es más débil y se nos considera como un grupo de oración más tradicional. Frente a esto, hay un desarrollo de la MI en India, Japón, Corea e Filipinas. Últimamente, ha nacido la MI en Burkina Faso y Australia.
   En este momento, es necesario encontrar la identidad de la MI en España y en el Mundo. Por tanto, en este momento de Pentecostés, debemos dejarnos interpelar por el Espíritu Santo para saber cuál debe ser nuestro camino en España. S.M.K. estaba atento a lo que sucedía en su momento. Discernía las circunstancias políticas y sociales del lugar donde se encontraba, para llevar el Evangelio allí donde se encontrara.
   La oración a la Inmaculada no le bastaba a S.M.K., ocurría pertenecer a Ella y transmitir con toda la fuerza este amor. El amor de María era una medicina para curar las heridas del Mundo.
   El nuevo Consejo y el Asistente Nacional tendrán que poner atención para discernir ese camino.
   Con todo, fr. Raffaele ofreció a tal efecto tres sugerencias, a modo de actitudes corazón:

   A) La santidad de nuestra vida. El primer campo de evangelización somos nosotros mismos. No creemos en nuestra santidad, porque vemos nuestros defectos. Pero el Espíritu Santo puede santificarnos, con los gestos más sencillos, pero que hablan de amor. No son los éxtasis los que nos santifican; sólo las pequeñas cruces cotidianas aceptadas santifican.

  B) Sabernos en misión. Llamados estamos a evangelizar, con pequeños gestos de cada día. Todos intentamos evangelizar a nuestros hermanos y existen tantas iniciativas bellísimas de evangelización. Sintámonos siempre en misión – incluso con una sonrisa se puede transmitir mucho. Hay que hablar con la sencillez de la propia vida. En este punto, fr. Raffele expuso algunos ejemplos actuales misionarios de la MI. Así, la MI desarrolla iniciativas como la presencia en la JMJ de Cracovia, formando parte del Comité que organiza la JMJ. En este sentido, como MI dispondremos de un stand dedicado a Kolbe en la JMJ o se recorrerán los lugares kolbianos en Polonia. Por todo ello, hay que recordar que S.M.K. siempre se encontraba en misión (incluso en Auschwitz). El futuro de la MI es la misión, con la fuerza de la consagración a la Inmaculada.

   C) Escucha. El Espíritu Santo no nos pide siempre lo mismo. Cuando S.M.K., por ejemplo, fue arrestado por los nazis, se dedicó a tranquilizar a sus frailes, preocupados por el futuro de Niepokalanów. S.M.K. les decía que en aquel momento el Señor les estaba llevando a evangelizar los campos de exterminio. Aquí tenemos los testimonios de los supervivientes de Auschwitz sobre los tres meses en los que vivió S.M.K. en el campo de concentración dando amor a todos, ayudando, dando su comida, confesando, etc. Aunque no hubiese dado la vida por el padre de familia, el amor que hubiese dado S.M.K. en Oswiecim hubiese sido igual.

   Por tanto, debemos abrir nuestros oídos como MI. Es la 7ª Asamblea de la MI en España. Un grupo de mílites españoles ha seguido un itinerario de dos años para una nueva misión de la MI en España. El p. Raffaele explicaba que percibía vitalidad de la MI en España. El grupo de Murcia, por ejemplo, viajará a Roma en septiembre para volver sobre los pasos de Kolbe. Hay ganas de conocer a la MI y la intimidad del p. Kolbe.
   S.M.K. invitaba a la MI a seguir, vivir y sufrir por la Inmaculada. Es necesario que la MI en España sea algo vivo en el proyecto que fundó S.M.K. en 1917. Dejémonos conducir por el Espíritu Santo, como S.M.K. Dejémonos conducir por la Inmaculada para encontrar el camino de nuestra misión. Que cada uno de nosotros, como MI, que se sienta partícipe del proyecto de la MI.
   Terminaba fr. Raffaele su exposición anunciando que no sería la última vez que nos acompañaría en España, ya que estamos haciendo un camino juntos. Nuestro amor a la Inmaculada será nuestra propia contribución a la MI. Agradecía además el Presidente de la MI la presencia del Padre Provincial en el día de hoy, por la importancia que significa el acompañamiento de los frailes conventuales a la MI, especialmente en este momento especial de definitorio en España.

   En la segunda intervención de fr. Raffaele, tras la pausa, de carácter más técnico, se preparó la votación que debería tener lugar después de la comida para la elección del nuevo Consejo de la MI en España. A este respecto, fr. Raffaele precisó que la función del Presidente del Consejo requería de un buen conocimiento y relación de la MI española con el Centro Internacional, disponiendo por tanto de movilidad y siendo una persona de comunión. La tarea del Consejo era la de acompañar al Presidente y al Asistente en el camino citado de la escucha al Espíritu Santo. Concretamente, se deberán preparar una serie de eventos relacionados con el centenario de la MI, como es el encuentro en Fátima en octubre de 2016 y en octubre de 2017 en Roma. A tal fin, la MI Internacional ha solicitado una audiencia con el Santo Padre y que se declare 1917 como Año Mariano Extraordinario.
 
3.    Homilía de fr. Raffaele en la eucaristía conclusiva

 

   El misterio de la Santísima Trinidad es difícil de comprender, pero es fácil verlo como María lo hacía (S.M.K.). María se pone delante del Padre como Hija. ¿Qué significa ser hija? Escuchar todo lo que el Padre le comunica – en especial su proyecto de la Encarnación. María nos hace entender además nuestra condición de hijos. Ella es la Madre del Hijo. María acoge el Hijo y da al Hijo al Mundo. Esta debe ser nuestra actitud. María también es la esposa del Espíritu Santo. Jesús no sólo ha sido concebido del Espíritu Santo, sino que María se ha dejado plasmar por el Espíritu Santo. Esta tiene que ser nuestra relación con el Espíritu Santo; dejarnos guiar por Él. Tenemos que tener una relación viva con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo. Se trata de personas. Cuando estamos en comunión con la Santa Trinidad (como hijos, que la acogemos y nos dejamos plasmar por ella), nos divinizamos. Cuanto más en comunión estemos con la Trinidad, más cambiamos. La divinización significa una transformación para nuestra misión. Una misión urgente, que nos alberga en su corazón transformándonos. Podemos ser la gloria de la Trinidad, con nuestro testimonio (S.M.K. en Auschwitz es la gloria de la Trinidad). Tenemos que ser la gloria de la Trinidad, ¿cómo? Haciendo que la Trinidad habite en nosotros.
   Los testimonios de Auschwitz sobre S.M.K. nos revelan que nada le podía separar del amor de Dios. Ni siquiera la tortura más fuerte borraba su amor a Dios. Esta es nuestra misión; enseñar el amor de Cristo a nuestros hermanos. Esta es nuestra misión urgente.
   Terminó fr. Raffaele deseando al Presidente electo, al Consejo y a todos que pudiéramos llevar a cabo esta tarea, transmitiendo el amor de la Trinidad a todos los hombres, con la máxima docilidad. Para que el Presidente y el Consejo puedan hacer de guías en este camino de misión y escucha. Para que María Inmaculada nos custodiase de modo que pudiéramos responder a esta tarea urgente, según la voluntad de Dios Trinidad.

 

 

Crónica de la 7ª Asamblea Nacional de la M.I. en España

 
“¡Hijos amadísimos! Se lo digo a todos juntos y a cada uno en particular en su nombre, anótenlo bien, en su nombre: Ella ama a cada uno de ustedes, los ama mucho y en todo momento sin excepción alguna.”
San Maximiliano María Kolbe

Sí, somos muy amados por la Virgen Inmaculada. Y ese amor lo podemos atestiguar todos los que participamos en la 7ª Asamblea de la Milicia de  la Inmaculada (M.I.) en España que celebramos el pasado 21 de mayo, víspera de la festividad de la Santísima trinidad.
 

¡Qué hermoso es entregarse por entero a la virgen!. Y los que somos miembros de la M.I. llevamos ya 7 años caminando cogidos de las manos maternales de la Virgen. 7 años que no son nada con los 100 que cumplirá la Milicia en octubre del año que viene o los 75 años del martirio de San Maximiliano en Auschwitz que celebraremos este agosto.
 

¡ Parece que fue ayer cuando un grupo insignificante de personas nos reunimos alrededor de Fr. Gonzalo Fernandez, actual Asistente Nacional de la M.I. en España, e iniciamos este camino de santidad trazado con inmensa  ternura por San Maximiliano María Kolbe !.
 

Esta 7ª Asamblea contó con un invitado de excepción: el presidente de la M.I. Internacional, el Padre Rafaelle di Muro. Con palabras de padre entrañable, como nos las hubiese dirigido San Maximiliano de estar entre nosotros, el Padre Rafaelle nos ha pedido a la MI de España que recemos para que encontremos nuestra propia identidad dentro del gran movimiento mundial que es la MI. El Padre Rafaelle nos habló de las diversas realidades de la MI en paises como Brasil, Estados Unidos, Italia y como está surgiendo de un modo muy vivo en África y Asia.
 

El Padre Rafaelle nos mostró el camino a seguir apoyándonos en tres aspectos: nuestra santidad de vida, la misión y la escucha del Espíritu Santo para discernir la voluntad de Dios con nosotros.

Además Fr. Rafaelle nos acompañó en todo momento en el proceso electivo del nuevo Presidente y el Consejo Nacional de la M.I.
 

Sí, tras estos 7 años de vida , la M.I. en España se ha hecho mayor y ha elegido por primera vez mediante un proceso electivo, definido en los nuevos estatutos internacionales aprobados en marzo del año pasado, a su nuevo Presidente Nacional  y al Consejo Nacional.
40 mílites con derecho a voto eligieron por unanimidad a Miquel Bordas, con 35 votos, como nuevo Presidente Nacional de la M.I. en España. Le acompañarán en este camino de 4 años hasta unas nuevas elecciones, 5 consejeros: José García, vicepresidente y tesorero, Cristina Monsalve, Isabel Gutiérrez de la M.I. de Granollers, Fr. Hector Madrona de la M.I. de Murcia y Miguel A. González, secretario.
 

El camino hasta llegar a este nuevo Pentecostés de la M.I. en España se fue fraguando meses atrás, con los retiros que los ya actuales consejeros nacionales realizaron en Roma y en Granollers, donde se nutrieron de la espiritualidad Kolbiana.
 
El dia finalizó con la consagración de 3 nuevos mílites que se entregaron por completo a La Inmaculada.
 
 

“Sólo el Amor crea” nos dijo San Maximiliano Kolbe y el Amor que La Inmaculada ha tenido con nosotros , ha creado la nueva y creciente realidad de la M.I. en España.