• Imagen Slider 18
  • La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 8
  • Todas las noticias sobre el Centenario de la Fundación de la M.I.
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



Novena a La Inmaculada 2017 - 3er dia

 
DÍA 1-Dic.: LA DISPONIBILIDAD

 

Texto bíblico: (Lucas 1,39-41) "En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas ésta oyó el saludo de María el niño saltó de alegría en su seno."

REFLEXIÓN: El sincero interés de María por las necesidades de los demás nos indica claramente que no debemos sólo ponernos a disposición de los que nos buscan, sino que debemos ir nosotros mismos al encuentro de ellos.

De Los escritos De San Maximiliano Kolbe: "Les deseo que se acerquen cada día, cada instante, más a la Inmaculada; que la conozcan cada vez más perfectamente, que la amen cada vez más, que se dejen penetrar cada vez más por su pensamientos, sus sentimientos, sus intenciones, su amor a Jesús en el pesebre, en la casa de Nazaret, en la Cruz, en la Eucaristía y en el paraíso; en una palabra, les deseo que se hagan cada vez más semejantes a la Inmaculada"
 
Jaculatoria: ¡Oh Madre mía, te amo!. Átame a ti para que por muchas vueltas y sinsabores que me depare la vida nunca me separe de tu lado y de tu regazo amoroso.
 
Gesto: Ofrecemos a la Virgen nuestros trabajos y actividades del dia, haciendo de ellas por muy sencillas y humildes que sean, actos de caridad y de amor por nuestros hermanos los hombres.
 
Rezo del Santo rosario
 

Novena a La Inmaculada 2017 - 2º dia

DÍA 30-Nov: EL SILENCIO
 
 

Texto bíblico: (Lucas 2, 7) "María dio a luz a su Hijo primogénito lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre."

REFLEXIÓN: Dios entra en la vida de María y Ella se deja encontrar revestida de las vestiduras del silencio interior, de la humildad. También a nosotros Dios nos pide aceptar en el silencio y la humildad su Voluntad.

De los escritos de San Maximiliano Kolbe: "Su unión de amor con Dios llega a tal punto de que Ella se convierte en Madre de Dios. El Padre le confía a su propio Hijo, el Hijo baja a su seno, mientras que el Espíritu Santo forma, de su cuerpo, el cuerpo Santísimo de Jesús."

Jaculatoria: ¡ Madre mía, que se haga en mi la voluntad de tu Hijo !

Gesto: Buscar un momento durante el dia donde en el silencio y la tranquilidad hablar amorosamente con nuestra Madre y a través de Ella rezar a su Hijo.

Rezo del Santo rosario


Santa Catalina Labouré y la Medalla Milagrosa

Hoy celebramos a Santa Catalina Labouré
“Las gracias serán abundantes para los que lleven esta medalla con confianza”
(extracto del diálogo de La Virgen con Sta. Catalina Labouré)
 
"Haz que se acuñe una medalla según este modelo. Todos cuantos la lleven puesta recibirán grandes gracias. Las gracias serán mas abundantes para los que la lleven con confianza". Con estas palabras, la Santísima Virgen María encargaba a Santa Catalina Labouré, la misión que Dios le había confiado. Originalmente, esta medalla se llamaba “de la Inmaculada Concepción”, pero al expandirse la devoción y haber tantos milagros concedidos a través de ella, se le llamó popularmente "La Medalla Milagrosa".
Aquel 27 de Noviembre de 1830, Sor Catalina estaba en la Capilla haciendo su meditación, cuando volvió a sentir el sonido del traje de seda que en apariciones anteriores le había anunciado la venida de la Virgen María.
Según cuenta esta Hija de la Caridad, la Virgen apareció: “vestida de blanco con mangas largas y túnica cerrada hasta el cuello. Cubría su cabeza un velo blanco que sin ocultar su figura caía por ambos lados hasta los pies. Cuando quiso describir su rostro solo acertó a decir que era la Virgen María en su mayor belleza. Sus pies posaban sobre un globo blanco, del que únicamente se veía la parte superior, y aplastaban una serpiente verde con pintas amarillas. Sus manos elevadas a la altura del corazón sostenían otro globo pequeño de oro, coronado por una crucecita. La Santísima Virgen mantenía una actitud suplicante, como ofreciendo el globo. A veces miraba al cielo y a veces a la tierra. De pronto sus dedos se llenaron de anillos adornados con piedras preciosas que brillaban y derramaban su luz en todas direcciones, circundándola en este momento de tal claridad, que no era posible verla. Tenia tres anillos en cada dedo; el mas grueso junto a la mano; uno de tamaño mediano en el medio, y no mas pequeño, en la extremidad. De las piedras preciosas de los anillos salían los rayos, que se alargaban hacia abajo; llenaban toda la parte baja.”
 
Mientras Sor Catalina contemplaba a la Virgen, ella la miró y dijo a su corazón:
“Este globo que ves (a los pies de la Virgen) representa al mundo entero, especialmente Francia y a cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no piden.”
Con estas palabras La Virgen se da a conocer como la mediadora de las gracias que nos vienen de Jesucristo.
El globo de oro (la riqueza de gracias) se desvaneció de entre las manos de la Virgen. Sus brazos se extendieron abiertos, mientras los rayos de luz seguían cayendo sobre el globo blanco de sus pies.
En este momento, se apareció una forma ovalada en torno a la Virgen y en el borde interior apareció escrita la siguiente invocación: "María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que acudimos a ti".
Estas palabras formaban un semicírculo que comenzaba a la altura de la mano derecha, pasaba por encima de la cabeza de la Santísima Virgen, terminando a la altura de la mano izquierda.
Oyó de nuevo la voz en su interior: "Haz que se acuñe una medalla según este modelo. Todos cuantos la lleven puesta recibirán grandes gracias. Las gracias serán mas abundantes para los que la lleven con confianza".
 
La aparición, entonces, dio media vuelta y quedo formado en el mismo lugar el reverso de la medalla.
En el aparecía una M, sobre la cual había una cruz descansando sobre una barra, la cual atravesaba la letra hasta un tercio de su altura, y debajo los corazones de Jesús y de María, de los cuales el primero estaba circundado de una corona de espinas, y el segundo traspasado por una espada. En torno había doce estrellas.
La misma aparición se repitió, con las mismas circunstancias, hacia el fin de diciembre de 1830 y a principios de enero de 1831. La Virgen dijo a Catalina: "En adelante, ya no verás, hija mía; pero oirás mi voz en la oración".
Un día que Sor Catalina estaba inquieta por no saber que inscripción poner en el reverso de la medalla, durante la oración, la Virgen le dijo: "La M y los dos corazones son bastante elocuentes".
Según narra Santa Catalina, cuando la visitaba la Santísima Virgen, ella se arrodillaba apoyando sus manos en las rodillas de María: "Allí pasé los momentos más dulces de mi vida; me sería imposible decir lo que sentí". Como Madre, la Virgen nos invita a todos a descansar en sus brazos, y si nos apoyamos en Ella como Santa Catalina Labouré, también pasaremos “los momentos más dulces de nuestra vida”.

La explicación de los símbolos de la Medalla y su mensaje espiritual es el siguiente:
 
En el Anverso:
-María aplastando la cabeza de la serpiente que esta sobre el mundo. Ella, la Inmaculada, tiene todo poder en virtud de su gracia para triunfar sobre Satanás.
-El color de su vestuario y las doce estrellas sobre su cabeza: la mujer del Apocalipsis, vestida del sol.
-Sus manos extendidas, transmitiendo rayos de gracia, señal de su misión de madre y mediadora de las gracias que derrama sobre el mundo y a quienes pidan.
-Jaculatoria: dogma de la Inmaculada Concepción (antes de la definición dogmática de 1854). Misión de intercesión, confiar y recurrir a la Madre.
-El globo bajo sus pies: Reina del Cielo y tierra.
-El globo en sus manos: el mundo ofrecido a Jesús por sus manos.
En el reverso:
-La cruz: el misterio de redención- precio que pagó Cristo. Obediencia, sacrificio, entrega
-La M: símbolo de María y de su maternidad espiritual.
-La barra: es una letra del alfabeto griego, "yota" o I, que es monograma del nombre, Jesús.
Agrupados ellos: La Madre de Jesucristo Crucificado, el Salvador.
-Las doce estrellas: signo de la Iglesia que Cristo funda sobre los apóstoles y que nace en el Calvario de su Corazón traspasado.
-Los dos corazones: la Corredención. Unidad indisoluble. Futura devoción a los dos y su reinado.
 
Esta es la historia y la explicación de como nació en la Iglesia nuestra querida Medalla Milagrosa, a través de la mediación de Santa Catalina Labouré, y que San Maximiliano Kolbe acogió como símbolo dsitintivo y de apostolado de la Milicia de la Inmaculada.
Que sepamos llevarla con amor y con agradecimiento, sabiendo que es la propia Virgen Inmaculada la que va con nosotros cuando la llevamos puesta.

Santa Catalina Labouré y San Maximiliano Kolbe, rogad por nosotros
 

Presentación de la Santísima Virgen María

Según una tradición apócrifa, la Virgen María, a la edad de tres años, fue llevada al templo de Jerusalén por sus padres, para ser debidamente educada en la religión junto con otras niñas.

Esta fiesta, típicamente oriental, recuerda la dedicación de la basílica de Santa María la Nueva, construida cerca de Templo de Jerusalén, en el lugar donde se creía que habían vivido los padres de la Virgen.

En verdad, lo que hoy celebramos es la consagración que María hizo de sí misma a Dios, ya desde su infancia, movida por el Espíritu Santo, de cuya gracia estaba llena desde su Concepción Inmaculada.

En esta fecha son muchas las personas que renuevan las promesas de consagración religiosa, recordando la oblación primordial que hizo María de sí misma.

 

Oración

 Te rogamos, Señor, que a cuantos hoy honramos

la gloriosa memoria de la santísima Virgen María,

nos concedas, por su intercesión, participar,

como ella, de la plenitud de tu gracia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

Nuevo Consejo Internacional de la M.I.

Dentro de los eventos por el aniversario del Centenario de la Milicia de la Inmaculada celebrado en Roma, los pasados días 16 a 18 de octubre, también tuvo lugar una nueva reunión del Consejo Internacional de la M.I.


En dicha reunión se renovaron los puestos del consejo, con los siguientes cambios:

- Angela Morais, de la M.I. en Brasil, será la nueva Vice-Presidenta de la M.I. Internacional. Adicionalmente Angela Morais será la responsable de acercar la M.I. a los jóvenes.

 

Angel Morais

con el actual Presidente Internacional

de la M.I. Fray Rafaelle di Muro

- Adele Cerreta, ejercerá de secretaria de la M.I. Internacional y también ha sido nombrada Vice-Directora de la revista bi-anual de cultura y educación mariana y kolbiana: “Miles”

 

Adele Cerreta 

con el actual Presidente Internacional

de la M.I. Fray Rafaelle di Muro

 

- Nuestro actual presidente de la M.I. en España, Miquel Bordas Prószynski, ha sido nombrado nuevo consejero internacional de la M.I., en substitución del P. Patrick Greenough, después de anunciar éste su renuncia por la imposibilidad de conciliar ese papel con sus actuales compromisos pastorales. Miquel compaginará su labor actual de Presidente de la M.I. en España con sus nuevas funciones de vocal en el Consejo Internacional.

Miquel Bordas Prószynsk,

nuevo consejero Internacional de la M.I.

y actual presidente de la M.I. en España

 

A la M.I. en España nos llena de profunda alegría la elección al Consejo Internacional de nuestro Presidente Nacional: Miquel Bordas.

Rezamos para que La Inmaculada bendiga su nueva labor en el Consejo Internacional.

Novena a La Inmaculada 2017 - 1er dia

¡ Nos preparamos para el Adviento ¡

Tiempo de espera de la venida inminente del Señor.

Tiempo de conversión y de preparar nuestro corazón al Niño-Dios que llega.

Y en este tiempo como un faro de Luz que todo lo ilumina y que nos ayuda a llegar a buen puerto, como a los pescadores que se hayan perdidos en el mar, aparece una mujer toda vestida de estrellas y de Gracia:

La Inmaculada

Por todo ello, ¡estamos muy muy contentos¡. Hoy empezamos la preparación a la gran fiesta de La Inmaculada: su novena.

Nueve días en los que la Iglesia nos regala el ir amasando dia a dia nuestro corazón para hacerlo manso y humilde en manos de Nuestra Madre

En esta humilde página de nuestra web de la Milicia de la Inmaculada en España, queremos ayudar a todos aquellos que nos leeis, en hacer este camino de nueve dias.

Para ello os proponemos esta novena a La Inmaculada de las muchas que nos propone la Iglesia, pero que nosotros la vivimos acompañados de la siempre presencia iluminadora de San Maximiliano Kolbe.... ¡el loco de la Inmaculada!

Deseamos y rezamos para que la misma, produzca muchos frutos de conversión a través de la mediadora de todas las Gracias: nuestra querida y Santísima Madre Inmaculada

1er Dia - 29-Nov

Texto bíblico: Lucas 1, 30. 38

"Pero el ángel le dijo: No temas María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a Luz un Hijo y le pondrás por nombre Jesús; Él será grande y se llamará Hijo del Altísimo. María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mi lo que has dicho».

REFLEXIÓN:

Dios no se hubiera encarnado en María sin su consentimiento. Dios hoy puede seguir su obra de Salvación sólo en la medida que también nosotros aceptamos su invitación.

De Los escritos De San Maximiliano Kolbe: "Ella es instrumento de Dios. Con pleno conocimiento se deja conducir por Dios voluntariamente, se conforma a su voluntad, desea sólo lo que Él quiere, obra según su voluntad y todo de la manera más perfecta posible, sin el mínimo defecto, sin que su voluntad se aparte en nada de la voluntad de Él. Ella es un instrumento de Dios en el perfecto uso de los poderes y privilegio que le fueron conseguidos, para cumplir siempre y en todo, única y exclusivamente la voluntad de Dios, por amor a Dio Uno y Trino. Este amor a Dios alcanza cimas tales que produce frutos divinos de amor."

Gesto: Cada una puede renovar su Sí a través de una breve oración... que dejaremos a los pies de la Virgen...

Rezo del rosario

La Medalla Milagrosa: “la munición de la Milicia de la Inmaculada”

 

 

San Maximiliano María Kolbe: “repartir su medalla donde sea posible (...) dejando a la Inmaculada que, tarde o temprano, demuestre lo que Ella sabe hacer”

 

Nuestra Madre Inmaculada nos acerca al tiempo de Adviento, alimentando nuestros corazones con su propia esperanza. En la víspera de este primer Domingo de Adviento, queremos felicitar a la Santísima Virgen, al coincidir con la fiesta de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Para la Milicia de la Inmaculada (M.I.), esta medalla que mandó acuñar la propia Madre de Dios forma parte de su identidad.

San Maximiliano María Kolbe afirmaba que “la señal exterior de esta consagración a la Inmaculada para siempre (vida, muerte y eternidad) es su Medalla Milagrosa, que los miembros de la M.I. llevan al cuello”. De igual modo, añadía que “haciéndose así instrumentos en manos de la Inmaculada, cada día le rezan con ardiente fervor, repitiendo las palabras que ella misma nos mostró impresas en la Medalla Milagrosa: Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos; además, acordándose también de aquellos cuya salvación desean, añaden: y por cuantos a Vos nos recurren, en particular por los masones; al final incluyen también a aquellas personas cuya conversión anhelan y las nombran una por una con una fórmula genérica, por ejemplo: Y por cuantos te son encomendados, incluyendo así a todos aquellos que en cualquier momento se encomiendan a sus oraciones (...). Es la potencia de la acción que cada día se eleva a la Inmaculada de millares de corazones”. (EK 1046).

 

 

Innumerables son las historias de salvación vinculadas a la Medalla Milagrosa... Probablemente son muchas las almas que habrán podido comprobar las “Victorias de María”, con tan sólo acoger esta bendita medalla. Por eso, en el día de su fiesta, recordemos los consejos de San Maximiliano, acerca de las “balas” (como él denominaba a estas medallitas, por su gran poder, vencedor de toda batalla): “Repartir su medalla donde sea posible, también a los niños, a fin de que bajo su protección tengan las fuerzas suficientes para rechazar las muchas tentaciones e insidias que los amenazan, sobre todo en estos tiempos nuestros. También a aquellos que nunca entran en la iglesia, que tienen miedo a acercarse a la confesión, que están sumergidos en la inmoralidad o viven en la herejía fuera de la Iglesia: ¡oh!, a esos es absolutamente indispensable ofrecerles la medallita de la Inmaculada e invitarlos a llevarla y, asimismo, suplicar con fervor a la Inmaculada por su conversión. Muchos alcanzan su fin incluso cuando alguien no quiere aceptarla en absoluto. Pues bien, incluso se la cosen a escondidas en la ropa y rezan, dejando a la Inmaculada que, tarde o temprano, demuestre lo que Ella sabe hacer. La Medalla Milagrosa, pues, es la munición de la Milicia de la Inmaculada” (EK 1122).

 

Kolbe Medaille 1

Testimonio espiritual de San Maximiliano María Kolbe

Niepokalana

“Dejémonos conducir cada vez más perfectamente por la Inmaculada, adónde Ella quiera llevarnos y cómo Ella quiera, para que, cumpliendo bien nuestros deberes, contribuyamos a que todas las almas sean conquistadas para su amor” (EK 960).

Se trata de un fragmento de la última carta que envió San Maximiliano María Kolbe a la Comunidad de frailes del Convento de Niepokalanów, redactada originalmente en alemán el 12 de mayo de 1941, desde la prisión de Pawiak en Varsovia. Pocas semanas después, San Maximiliano sería trasladado al Campo de Concentración de Auschwitz, donde sufrió su glorioso martirio el 14 de agosto de 1941.

Lo que tienen en común Santa Magdalena de Nagasaki y San Maximiliano Kolbe

Santa Magdalena de Nagasaki

El pasado 15 de octubre la Iglesia celebraba la fiesta de Santa Magdalena de Nagasaki, terciaria augustina recoleta y martirizada en 1634. Como en el caso del "mártir de la caridad" San Maximiliano María Kolbe, cuyo cuerpo fue incinerado en Auschwitz, el cuerpo de Santa Magdalena de Nagasaki fue quemado y esparcidas sus cenizas en el mar para evitar la veneración de sus reliquias por los cristianos. Apóstol y misionero, San Maximiliano, trescientos años después, fundaría en Nagasaki su Ciudad de la Inmaculada japonesa -Mugenzai no Sono- donde editaría el Caballero de la Inmaculada en la lengua nipona -Seibo no Kishi.

maximilianjapan2

Santa Magdalena fue beatificada, junto a otros compañeros mártires, por San Juan Pablo II el 18 de febrero de 1981. Su canonización tuvo lugar pocos años después, el 18 de octubre de 1987.

 

Breve biografía de Santa Magdalena de Nagasaki:

Magdalena nació en 1611 en Nishizaki, cerca de Nagasaki, en Japón, hija de los nobles y fervientes cristianos. Narran los manuscritos antiguos que era una joven grácil, delicada y hermosa. Sus padres y hermanos fueron condenados a muerte por su fe católica y fueron martirizados cuando ella era todavía muy joven.

En 1624 se encontró con dos agustinos recoletos, Francisco de Jesús y Vicente de San Antonio, que luego fueron también mártires y beatos. Atraída por la profunda espiritualidad de los dos misioneros, Magdalena se consagró a Dios como terciaria agustina recoleta. Desde entonces, su hábito era el religioso, su única preocupación la oración, la lectura de libros santos y el apostolado. Más tarde se cambia en terciaria dominicana. Los tiempos eran muy difíciles y la persecución que se desencadenó contra los cristianos se había convertido en cada vez más sistemática y cruel. Magdalena infundía valor a los cristianos, enseñaba el catecismo a los niños, y pedía limosna para los pobres a los comerciantes portugueses.

En 1629 se refugió en las montañas de Nagasaki, compartiendo los sufrimientos y las angustias de sus compatriotas perseguidos, animándoles a mantenerse fuertes en la fe, exhortándolos a volver al camino correcto cuando, vencidos por la tortura, habían negado a Cristo, visitando a los enfermos, bautizando a las los niños, llevando a todas palabras y gestos de consuelo.

Frente a la apostasía de muchos hermanos cristianos aterrorizados por las torturas a la que eran sometidos, y dispuesta a unirse eternamente a Cristo, Magdalena pensó en desafiar a los tiranos: Vestida con el hábito de terciaria, en septiembre de 1634 se presentó a los jueces, llevando consigo sólo un pequeño paquete lleno de libros santos para poder orar y meditar en la cárcel. Ni siquiera la promesa de un matrimonio ventajoso, ni la tortura fueron capaces de inclinar su firme voluntad.

A comienzos de octubre que fue llevada al suplicio de la horca y la fosa: suspendida por los pies, con la cabeza y el pecho sumergidos en un hoyo, cubierta de tablas para hacerle más difícil la respiración. La valiente joven resistió al tormento por trece días, invocando los nombres de Jesús y María y cantando alabanzas al Señor. La última noche un aguacero inundó la fosa y Magdalena murió ahogada. Era el 15 de octubre de 1634. Los tiranos quemaron su cuerpo y esparcieron sus cenizas en el mar para evitar la veneración de sus reliquias por los cristianos.

Para su elevación a los altares Magdalena fue agregada a un grupo de dieciséis mártires dominicanos de diversas nacionalidades, todos muertos en tierra japonesa, encabezados por Lorenzo Ruiz, el primer santo de origen filipino. El grupo fue beatificado por el Papa Juan Pablo II el 18 de febrero de 1981 en Manila, Filipinas, y canonizado en Roma por el mismo pontífice el 18 de octubre de 1987.

Si bien la conmemoración individual de Santa Magdalena de Nagasaki se inscribe en el Martirologio Romano en el aniversario de su martirio, la gran fiesta de este grupo de mártires está determinada por el calendario litúrgico para el 28 de septiembre.

Fuente: www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_3769

Magdalene of Nagasaki