• Imagen Slider 18
  • La Inmaculada
  • Imagen Slider 16
  • La Inmaculada
  • San Maximiliano Kolbe
  • Imagen Slider 8
  • Todas las noticias sobre el Centenario de la Fundación de la M.I.
  • "¡Oh Inmaculada!, ¿quién eres tú?" (San Maximiliano Kolbe)
  • ¿Qué es La Milicia de la Inmaculada?
  • Todas las noticias marianas en España y en el Mundo
  • Todo sobre San Maximiliano Kolbe, el "loco" de La Inmaculada
  • Contacta con nosotros y ¡Conságrate a la Virgen!



CON LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

El día 7 de enero se ha hecho pública la Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe con indicaciones pastorales para el Año de la Fe. Entre las "Indicaciones para el ámbito de Iglesia universal", en tercer lugar aparece: Alentar toda iniciativa que ayude a los fieles a reconocer el papel especial de María en el misterio de la salvación, a amarla filialmente y a imitar su fe y virtud.

Y, en la clausura del "Congreso de la Nueva Evangelización", celebrado en Manresa los días 7 y 8, el obispo de Vic subrayó que es muy importante que confiemos a la Virgen María, fiel discípula de su Hijo y Estrella de la nueva evangelización, esta apasionante, delicada y urgente llamada para toda la Iglesia.

La Milicia de la Inmaculada en España se une de corazón y con todas sus energías a esta iniciativa de la Iglesia, aportando el impresionante legado que nos ha dejado San Maximiliano Kolbe.

Evangelización en el Metro de Madrid

 

 

 

Estamos distribuyendo el nº 4 de EL CABALLERO DE LA INMACULADA. Queremos llevar la Buena Noticia de Jesucristo a nuestros hermanos. Para nosotros es una gracia singular de la Virgen María, nuestra Madre, La Inmaculada, que nos ha elegido para esta sencilla misión. Con una sonrisa, con un saludo, ofrecemos a todos el amor de María, la que siempre nos lleva a su Hijo, Jesucristo el Señor. Con la sensibilidad tan potente de San Maximiliano Kolbe queremos que María reine en los corazones de todos los hombres, para que por fin puedan alabar y bendecir al Dios verdadero, cada vez más libres del pecado y la muerte, cada vez más partícipes del gozo del Resucitado, cada vez más plenos en la plenitud del Espíritu Santo que nos hace gritar con amor: ¡Abba, Padre!